El papel de los medios en el conflicto univeristario

En reciente evento de la dirigencia universitaria clasista, Fetrauniversitarios y los sindicatos no federados, una rueda de prensa en la que, los distintos medios fueron presentándose de manera intercalada en el transcurrir de los minutos; habida cuenta que, a esa misma hora, en el escenario de la comunicación paralela, en otro escenario distinto, la torre ministerial en la esquina de El Chorro, sede del MPPEU, declaraba la ministra de educación universitaria, Yadira Córdova y minutos después, Carlos López de Fetrauniversitarios, desde el mismo escenario. En el mismo, se presentó un intercambio de opiniones entre la dirigencia clasista universitaria y una trabajadora que pidió su palabra, preguntando a los presentes en la rueda de prensa sobre el por qué solo Globovisión se había hecho presente y no VTV o alguno de los medios públicos. De inmediato, el camarada vocero general de Fetrauniversitarios, el camarada Eduardo Sánchez, le informó que, minutos antes, dio declaraciones a la AVN, Agencia Venezolana de Noticias; ente estatal que centraliza las informaciones y, luego las difunde a través de los distintos medios públicos. Ante la insistencia de la compañera trabajadora, se dio inicio a un pequeño debate sobre el papel de los medios públicos ante el conflicto permanente de las y los trabajadores universitarios contra las políticas neoliberales impulsadas desde el MPPEU y la OPSU. Pues, como es posible constatar, a lo largo de estos 14 años de Revolución Bolivariana, las y los trabajadores universitarios han sido víctimas de una acentuada política de Censura Informativa, según el ministro de turno. Tan igual, a la vivida en la cuarta república en que fueron invisibilizados.

Estimamos que, la preocupación de la compañera trabajadora vendría por el rol que están jugando los medios de la burguesía en su política de dar al traste con la Revolución Bolivariana. El rol que jugaron en los días de abril de 2002 y, el golpe fascista de Carmona Estanga y la MUD, en aquellos años denominada Coordinadora Democrática. Que, tal como lo evidenciara el ministro de la defensa de Carmona y protagonista del golpe, el vicealmirante Héctor Ramírez Pérez, en las horas siguientes de ocurrido el golpe fascista: “nuestras principales armas fueron los medios de comunicación”. Y, como lo explica el profesor Earle Herrera, en relación a esos funestos hechos de nuestra historia reciente: “Fueron los medios de comunicación quienes asumieron el papel que les correspondía a los partidos políticos, y lideraron toda esa conspiración contra el presidente Chávez y el hilo constitucional. En la madrugada del 12 de Abril, no fue casualidad que los primeros que llegaron fueron los medios de comunicación social…”(http://www.alopresidente.gob.ve/info/6/1666/abril_de_2002el.html). También, nos imaginamos, que la pregunta de la compañera trabajadora pudiera provenir de su preocupación ante el cumplimiento o no, de la orden que diera el camarada Presidente Hugo Chávez a su recién designado Ministro de Información y Comunicación, el camarada Ernesto Villegas, en aquel Consejo de Ministros, el primero del actual período de gobierno, quien en sentido autocrítico reflexionaba: “Veo algunos programas de nuestro canal, el canal de todos los venezolanos y seguimos aferrados a aquello que ya pasó, incluso dándole vocería a quienes casi no tienen nada que decirle al país, poniendo videos, que esta persona dijo tal cosa. ¿Será eso lo más importante en este momento? ¿Y la gestión de gobierno? ¿Por qué no hacer programas con los trabajadores? Donde salga la autocrítica, no le tengamos miedo a la crítica, ni a la autocrítica. Eso nos alimenta, nos hace falta…” (Palacio de Miraflores, 20-10-2012).

La realidad es que los medios de comunicación no son neutros, reflejan la ideología de sus propietarios y quienes los dirigen. Globovisión que, tanto le preocupara a la compañera trabajadora, es un medio propiedad de Mezerhane y Zuloaga, ambos prófugos de la justicia venezolana; uno estafador, que se adueñó de los ahorros de miles de venezolanos (150 millones de dólares) depositados en el Banco Federal y el otro, por acaparador de vehículos, según nota del Ministerio Público: “El artículo 143 por el cual fue imputado el empresario, de 67 años, establece textualmente: “Quien por medio de un acuerdo o convenio, cualquiera que sea la forma utilizada para hacer constar la operación, ocultarla o disminuirla, obtenga para sí o para un tercero, directa o indirectamente, una prestación que implique una ventaja notoriamente desproporcionada a la contraprestación que por su parte realiza, incurrirá en delito de usura y será sancionado con prisión de uno (1) a tres (3) años…”. La política informativa de dicho medio es, obviamente, de marcado carácter opositor. Le da cobertura mediática a las luchas de las y los trabajadores universitarios, porque les conviene mostrar al mundo que, la clase trabajadora, quien debiera ser baluarte fundamental de un gobierno que se proclama como socialista, no está conforme con las políticas de ese, quien debiera ser su gobierno, y el reflejo de sus luchas a través de su pantalla, vendría a ser la mejor evidencia de que el socialismo es rechazado hasta por sus principales benefactores, la clase trabajadora.

En el caso de los medios públicos, la situación no es para nada distinta. La dirección de los mismos está sustentada en la llamada pequeña burguesía, constituida en burocracia estatal. La burocracia, odia tanto a la clase trabajadora como el odio que siente por ella la burguesía. El proverbio popular que dice: “entre bomberos no se pisan las mangueras”, adquiere tanta veracidad en este caso, de encuentro entre la burocracia estatal dirigente ministerial y la burocracia sindical universitaria. No es fortuito que, cada vez que declara la ministra Córdova, minutos después lo hace Carlos López, dirigente de Fetrauve. O que, cada vez que declaran los voceros de Fetrauve, Fenastrauv o Fenasinpres, lo hagan desde la sede del MPPEU o MINPPTRASS, desde sus salas de prensa. La integración de la burocracia sindical de la CBST es total a la burocracia estatal gubernamental. No tienen independencia, al punto que, cuando Carlos López se presenta ante un auditorio conformado por profesores y profesoras universitarias en la Unexpo y, presenta como propuesta económica del Gobierno a trabajadores y trabajadoras universitarias un 40% de ajuste salarial y un bono de 4 mil Bs, pagaderos en tres partes; el auditorio, presente en la asamblea, no supo deslindar sobre quien hizo la propuesta, un representante de la clase trabajadora o el patrón, en este caso el Estado. Y, el descontento como era evidente se hizo presente, habida cuenta que, en la propuesta de Normativa Laboral Unificada, las y los trabajadores universitarios, incluidos las y los profesores, proponen como ajuste salarial 177% y, no ese 40% que, ha comenzado a colocar como propuesta Carlos López, en las poquísimas asambleas a las que asiste.

Bien decía, el maestro de la comunicación y Premio Nacional de Periodismo 2009, el camarada Walter Martínez, que “en toda guerra, hay dos teatros: el real y el que reflejan los medios, que genera la percepción en los ciudadanos y, en la sumatoria, a la opinión pública”, advirtiéndonos: “ahí está la responsabilidad y, a veces, la canallesca irresponsabilidad de los medios”. En épocas de conflicto como el que vive el sector universitario, esta Ley de la comunicación esbozada por el camarada Walter es fácilmente observable. Un ejemplo demostrativo, días atrás las y los trabajadores hicieron tranca de las puertas de la UCV, el dirigente de SinatraUCV, el camarada Alonso Padrón, dio declaraciones a un medio electrónico de la institución: UCV Noticias. Antes de la entrevista, señaló al reportero que trataría tres puntos: el problema de la inseguridad en la UCV, posición ante las medidas cambiarias y el conflicto universitario. La primera nota, reseñada por el medio ucevista hacía hincapié en las medidas cambiarias y el conflicto universitario, en la nota desapareció las referencias al tema de la inseguridad en el campus de la Ciudad Universitaria señaladas por Alonso en la entrevista, obvio, éste punto, tocaba las responsabilidades de las autoridades universitarias de dicha universidad. Esto conllevó, a la petición de una réplica por parte del camarada Alonso, UCV Noticias rectificó y, una nueva nota informativa incluyó sus declaraciones dadas con respecto al tema de la inseguridad que agobia a la UCV. No todos los medios actúan de igual forma, apegados a la ética que debe guiar la profesión de la comunicación, bien por las y los comunicadores de ese medio informativo.

Pero, volvamos a la preocupación expresada por la compañera trabajadora universitaria; veamos, como bien le informara el camarada Eduardo Sánchez, vocero general de Fetrauniversitarios, en la citada Rueda de Prensa, estuvieron los medios públicos de comunicación, representados por la agencia venezolana de noticias, pero qué reseñaron después de haber entrevistado al propio Sánchez, leamos: “Luego de que se llevara a cabo un paro parcial de actividades durante 48 horas por parte de los trabajadores administrativos y el personal obrero de las principales universidades autónomas del país, el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores de la Educación Superior (Fetraesup), Eduardo Sánchez, reiteró que continuarán las medidas de presión para solicitar un aumento salarial extracontrato de 40% que "recompense el salario luego de las medidas económicas tomadas por el Ejecutivo Nacional". Durante una rueda de prensa ofrecida este 28 de febrero en la Universidad Central de Venezuela (UCV), Sánchez indicó que las medidas consisten en una nueva paralización de 24 horas, el próximo 6 de marzo, y una marcha hacia la sede de la vicepresidencia de la República, que tendrá lugar el 14 del mismo mes.” (AVN, 28-02-2013). En esas pocas líneas, reducen una declaración más amplia dada por el camarada Sánchez. Pero, además, la AVN contrasta las declaraciones de Sánchez y, en la misma nota informativa líneas abajo agrega declaraciones de la ministra Córdova y de Carlos López: “indicó que la remoción de la federación liderada por Sánchez obedece a que está inhabilitada por la Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (Lottt) para participar en la discusión, ya que presenta una mora en sus elecciones sindicales.”, sin señalar en qué momento y lugar, tanto Córdova como López declaran lo allí expresado, supuestamente el mismo día, en una nota que expresa la marcada intencionalidad de desacreditar lo dicho por el camarada Eduardo Sánchez.

Esa nota de AVN, no puede pasar inadvertida para las y los trabajadores universitarios, allí se le endosa a Sánchez la solicitud de 40% de aumento salarial que, es lo mismo que estima anunciar la ministra Córdova el venidero mes de mayo como compensación salarial para las y los trabajadores universitarios y, que el burócrata de Carlos López, viene anunciando en las poquísimas asambleas profesorales que se atreve asistir, como respuesta salarial a la clase trabajadora universitaria y el bono de 4 mil Bs, pagadero en tres partes y olvídense de los años precedentes. Intenta AVN, crear un consenso mediático, recordemos a Walter: “en toda guerra, hay dos teatros: el real y el que reflejan los medios”, valga decir, en los medios públicos ya se trabaja para crear las condiciones y percepciones de que ese 40% que anunciará la ministra Córdova reúne el consenso de la clase trabajadora universitaria. Si Carlos López lo impulsa y, Eduardo Sánchez lo anuncia, ese debe ser el aumento. Allí reside la manipulación mediática que, este caso, aplican los medios de comunicación del Estado, recordemos: entre burócratas no se pisan las mangueras.

La manipulación es tan evidente que, cualquiera que tenga a bien a revisar las declaraciones dadas a los diferentes medios de comunicación, del camarada Eduardo Sánchez, en ninguna oportunidad ha hablado de 40% de ajuste salarial. Incluso, ese mismo día en el conversatorio en que la compañera trabajadora universitaria le preguntara sobre los medios públicos, explicó que la propuesta de 50% de “aumento extracontrato”, que es la que ha venido esbozando públicamente, la hace en función de compensar los efectos de la medida devaluacionista, estimados por algunos en 47%. ¿Por qué AVN, en la citada nota periodística introduce el elemento del 40% y se lo endosa a sus declaraciones? Obvio, que se trata de una manipulación mediática y, como tal, debemos denunciarla.

Si bien, como acostumbra hablar la camarada Vanessa Davies de los medios como empresas de comunicación, en el caso de los públicos, los que debieran ser propiedad de todas y todos los venezolanos, reflejar sus opiniones por más diversas que fueran; es obvio, que el término de empresa no les compete, pues bien, en tal caso pareciera que debiéramos hablar de medios de difusión masiva y no medios de comunicación, pues en tanto medios, han perdido su carácter de transmitirnos la realidad tal cual se produce y, en contraste, nos transmiten la realidad tal cual los intereses, de la casta que los dirige: la burocracia estatal.

henryesc@yahoo.es

Caracas, 02-03-2013



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1635 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a160319.htmlCd0NV CAC = Y co = US