Reflexiones

Sobre las movilizaciones de la oposición

1) Las movilizaciones de masas de los fascistas no son producto de las organizaciones políticas, sino del poder de convocatoria y dirección de los medios de comunicación audiovisuales y de los grandes grupos económicos. Los militantes de los diversos partidos que asisten a esas concentraciones aparecen como islas patéticas con sus pancartas y banderas que los identifican.

2) Este gigantesco poder que han adquirido los medios de comunicación audiovisuales plantea varios aspectos que considero de primerísima importancia para nuestro país, como el de cualquier referéndum o elección será totalmente enajenada por el bombardeo constante de los canales de televisión privados a favor de sus posturas e intereses, desvirtuando descaradamente los principios democráticos. Y si no se toman medidas contundentes al respecto, se estará institucionalizando ese poder mediático para toda la actividad política en el país de aquí en lo adelante.

3) Sobre las "inmensas muchedumbres de los fascistas", he notado como parten de cada casa a cada marcha o concentración, grupos familiares que van más allá de los tradicionales cabezas de familia. Se incorporan madres, abuelas, hijos, hermanas, etc. Si contamos que estas concentraciones oscilan entre 60 y 150 mil personas y calculamos unos 6 miembros por grupos familiares, estamos hablando que las "multitudinarias" concentraciones en realidad están compuestas por entre 10 mil a 20 mil familias caraqueñas, la gran mayoría de ellas de las clases medias y altas. Compárese contra las 600.000 familias que habitan la ciudad y se verá que son una verdadera minoría.

4) Tan real es esto, que no es casualidad que muchas de las víctimas de los dos tiroteos que ocurrieron han sido menores de edad que fueron acompañados de sus padres. Lo cual, a mi manera de ver, aparte de lo doloroso de ver perder la vida de niños que no han comenzado a vivir, es signo de una gran irresponsabilidad familiar.

5) De esto se concluye que las familias fascistas han venido a sustituir a los famosos "Comités de Base" de AD, trabajando en forma muy organizada, con gran capacidad de movilización y alboroto y dirigidas por los medios de comunicación.

6) Esta formación familiar tipo comando se puede apreciar en los famosos cacerolazos, en los cuales se ven en cada edificio o grupo residencial, como las familias alborotadoras no pasan de un 15% a un 30% de los vecinos. Esta limitación es lo que impulsó a crear un poder organizativo que amedrente, más por la bulla que por el número.

Lo triste del caso y el verdadero problema es que los dirigentes del gobierno y el mal llamado Poder Ciudadano no entienden estas nuevas realidades sociológicas y políticas, y andan anclados en un pasado en el que los partidos políticos eran los verdaderos dirigentes de la sociedad. Esta miopía le está causando, y le seguirá causando, un profundo daño, no al gobierno que al in y al cabo es temporal, sino a nuestra nación.

Atentamente
Carlos Dallmeier
cdallmeier@usa.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2820 veces.



Carlos Dallmeier


Visite el perfil de Carlos Enrique Dallmeier para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Enrique Dallmeier

Carlos Enrique Dallmeier

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a1600.htmlCd0NV CAC = Y co = US