Elecciones Internas

Una de las características de un Estado democrático es la existencia de un sistema de partidos. Ellos fungen como organizadores y orientadores de las exigencias de la sociedad. De allí la importancia de la legitimidad de la dirigencia partidista, que solo se logra a través del voto de su militancia.

El pueblo venezolano se ha acostumbrado a participar en las decisiones de interés político-social. Y los militantes partidistas son los responsables de impulsar y promover el empoderamiento de la ciudadanía en la toma de decisión. Por ello, la necesidad impostergable de las direcciones políticas-partidista de consultar a la militancia sobre su futuras vocerías a cualquier cargo de dirección. De lo contrario, se corre el riesgo de fracturar la unidad interna de los partidos.

Una de las tantas razones del deterioro de los partidos durante la denominada IV República fue, justamente, las decisiones unilaterales de los órganos de dirección partidista-elitista, es decir, la omisión “adrede” de consultar a las bases e imponer autoridades o candidatos bajo criterios insanos e injustos, dando origen a lo que se denomina el “multipartidismo”, y que yo denomino, el “multipartidisismo”, es decir, muchísimos partiditos sin fuerza real de incidir en la conducción de la República, esto gracias al “bypass” de presuntos demócratas que obvian y subestiman la opinión del espíritu y esencia de los partidos, es decir, de su militancia.

Es necesario e impostergable que los máximos dirigentes partidistas comprendan e interioricen que por la salubridad de su partido y el prestigio individual de su dirección, deben saber interpretar el momento político que vive la sociedad venezolana, así como, el nivel de beligerancia que los caracteriza. No comprenderlo, es exponer la auctoritas política de ese órgano colegiado.

Consultar a la militancia sobre quienes pueden ser sus candidatos a cargo de elección popular, no es solo un principio partidista sino un mandato constitucional. Además, deben ser de carácter Universal, Directa, Secretas, Soberanas de su militancia, por tanto de primer grado. Las únicas limitantes para ser elegido deben ser las establecidas por las leyes venezolanas. Y además, contar con el acompañamiento total del CNE, es decir, con los mecanismos metodológicos-científicos que este ente cuenta y que lo caracteriza como uno de los más transparentes del mundo.

jghuerfano@yahoo.es

.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2017 veces.



Jiuvant Huérfano


Visite el perfil de Jiuvant Huérfano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jiuvant Huérfano

Jiuvant Huérfano

Más artículos de este autor