El Gran Varón

Joven de la Caracas de finales de la década de los sesenta, que formé parte de las multitudes de muchachos que asistimos a ver y oír el renacer de la salsa con Las Estrellas de FANIA a través de la película “Nuestra cosa latina” en el cine Junín de El Silencio. Que todos los medio días nos reuníamos en las esquina con los panas a escuchar en aquellos enormes radios de transistores “La Hora de la Salsa y el Bembé” con Fidias Danilo Escalona y después “La bachata” de Cesar Miguel Rondón por Radio Aeropuerto y a Lil Rodríguez en
Rumbos. Escuchábamos las disertaciones del Flaco Álvarez sobre el Sonero Clásico del Caribe en la facultad de Arquitectura y fuimos testigos de excepción del surgimiento de ese retoño urbano, caribeño- barloventeño que fue El Grupo madera con el Afinque de Marín.

O sea, somos salseros de esa Caracas que mucho de lo bueno le llega por Barlovento: la Luz, el aire puro, la lluvia y ese sabroso tumbao producto de uno de los más fecundos mestizajes de la historia nuestramericana. De cuando no había aparecido el término “afro descendientes” y todos éramos iguales. Al menos así era en nuestras calles.

Cuando Willie Colón sacó su canción “El gran varón” agarré una gran arrechera. Al decir Simón en nuestra América, yo inmediatamente lo asociaba con el Libertador Simón Bolívar. Y Simón el gran varón de Willie Colón, se va al norte y se convierte en homosexual, recibe al papá vestido de mujer y muere prematuramente de sida en un hospital. No es que tuviera ni tenga nada contra ese cuantioso conglomerado del género humano, pero me molestó que esa canción me sugiriera la relación de nuestro más grande héroe con una realidad y un destino tal lamentable. ¿Por qué no le puso Pedro o Estanislao? Me preguntaba.

Ahora se me ocurre que se trata de uno de esos latinos en Norteamérica tan profundamente colonizados que no perdonan ni el menor atisbo de dignidad en sus hermanos. Se me ocurre también que fue cómplice, al menos complaciente de la forma como esa máquina trituradora de la industria discográfica norteamericana acabó con Héctor Lavoe; la guerrera voz de la resistencia cultural de los latinos en el Bronx.

A Willie Colón se le atribuyen estrechas relaciones con la ultra derecha del partido Republicano y ha ocupado determinados puestos en los organismos de administración municipal en Nueva York, seguramente en reconocimiento a sus servicios como agente mediatizador de las minorías latinas en los Estados Unidos. Así mismo su hijo Patrick es funcionario de Informática en el área de turismo del Ayuntamiento neoyorquino.

Este chamo, Patrick, con apenas 21 años, acaba de ser capturado por la policía con una serie de fotografías de menores, en posiciones y actitudes sexuales en su computadora, particularmente las de un joven de 17 años, lo cual lo llevará a un juicio por pedofilia que podría acarrearle hasta siete años de prisión. Coincidencialmente con este hallazgo, sale el trovador ejecutando la más miserable de sus presentaciones, insultando de la manera más cruel e irrespetuosa al Presidente Chávez y al pueblo venezolano.

Como sería de esperarse, el miserable chiste alborotó el avispero, generándose una cortina de humo que restó importancia y prácticamente hizo olvidar por los momentos el escandaloso problema en que está metido su carajito.

Por otro lado, se me ocurre también que con esta salida política al aire, refresca los lazos con lo más abyecto de la ultraderecha latino-anglosajona norteamericana, renovando compromisos que seguramente le serán de gran ayuda para sacar de problemas a su retoño. No olvidemos que estamos hablando de un país que es capaz de proteger contra viento y marea a un criminal de la calaña de Luis Posada Carriles y de mantener contra todo concepto de justicia, casi incomunicados y atropellados a cinco jóvenes héroes de la seguridad cubana.

Eso si es lo más podrido de la historia. Pobrecito trombonista que vendió su arte por un plato de lentejas y ahora sí, la vida le está enseñando que el nombre para su Gran Varón es Patrick.

mundoiribarren@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 9204 veces.



Edmundo Iribarren


Visite el perfil de Edmundo Iribarren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Edmundo Iribarren

Edmundo Iribarren

Más artículos de este autor