Fuerza, Hugo

Cuando a comienzo de la década de los setenta, José Esteban Ruiz Guevara, nuestro padre, tutor político e ideológico de todos nosotros, le regaló a Hugo Chávez el libro “El papel del individuo en la historia”, de Plejanov, quizás nunca se imaginó lo trascendente que sería el liderazgo del hoy presidente de la república. Eran los tiempos de fragua de un gran movimiento subterráneo dentro de las FAN que a posteriori marcaría la historia contemporánea de Venezuela.

Trascendencia que sería sólo equiparable a los mejores tiempos de Simón Bolívar, cuando en 1816 decretó la libertad de los esclavos, desde la población de Carúpano, y partió la historia de los inicios de la gesta republicana en un antes y un después, a la hora de hacer el balance de la triunfante independencia nacional. Bolívar torció el rumbo de la guerra a favor de la causa patriótica desde ese entonces.

Similar al 4F de 1992, cuando los insurrectos patriotas de las FAN marcaron lo que a posteriori sería la línea de separación con respecto a la cultura prevaleciente en la cuarta república. Una demarcación histórica, pues, junto al Caracazo de 1989, establecieron un nuevo rumbo, en conceptos y estrategias, de lo que es hoy la República Bolivariana de Venezuela.

De allí, lo impactante de la alocución presidencial del pasado ocho de diciembre a la colectividad nacional, cuando en forma franca y descarnada, el hoy presidente en ejercicio y, además, reelecto para un nuevo período constitucional, planteara la posibilidad de su inhabilitación política por razones de salud.

Justo cuando vivimos un momento estelar de nuestra historia. Con la aprobación popular de un ambicioso programa socialista, con un partido político en construcción y una madeja de movimientos sociales emergentes con un concepto de patria, disyuntivo entre el ser o no ser del alma nacional, se presenta esta puesta a prueba de la historia, más allá de tu protagonismo individual en ella.

Te puedo tutear, no es una osadía, pues nuestra camaradería, es y ha sido a toda prueba, a lo largo de los años, desde los inicios de esta ruptura con la tradición de la dominación oligárquica e imperial, así que puedes estar seguro que tu legado, más allá de los resultados de tus complicaciones de salud, serán justipreciados por el pueblo de Venezuela y por todos nosotros.

Fuerza Hugo, desde lo más profundo de nuestras convicciones, abrazo revolucionario.

wladimiruiz_t@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2168 veces.



Wladimir Ruiz Tirado


Visite el perfil de Wladimir Ruiz Tirado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Wladimir Ruiz Tirado

Wladimir Ruiz Tirado

Más artículos de este autor