A diez años del golpe petrolero

El 2 de diciembre de 2012 se cumplieron diez anos del comienzo del llamado paro petrolero, el cual no fue otra cosa que la continuidad en los hechos del golpe de Estado,  perpetrado contra el gobierno del presidente Chávez en abril de 2002. Casi con los mismos actores que embistieron contra un gobierno legítimamente constituido, electo popularmente y acogido a la normativa constitucional de la CRBV.

Un golpe que convoco la oposición golpista con la finalidad de minar las bases de sustentación  económica y financiera de la republica, paralizar la exportación de petróleo y liquidar políticamente al gobierno, utilizando para ello la mas canalla y pervertida acción antipatriótica, como lo fue la paralización completa de la principal fuente de recursos de los venezolanos todos.

Los antecedentes de esta acción descabellada tuvo su telón de fondo en la existencia de agentes anti democráticos y golpistas en las mas importantes gerencias de la empresa estatal PDVSA, quienes valiéndose de sus posiciones privilegiadas se la jugaron todo en un acto de desespero y  frustración. Obviamente hay que concluir que no había sido suficiente el alcance nacionalista y popular de la ley de hidrocarburos, recién promulgada por vía habilitante, y que el flanco débil estaba justamente dentro de la propia empresa. Hasta la data de la misma estaba en manos de los lacayos del imperialismo petrolero.

Por ello, no fue fácil desmontar tan demoledor ataque contra la soberanía de la nación y contra el pueblo de Venezuela que , en cuestión de días se vio privado del suministro de combustible y de gas, así como de los principales derivados que genera esta actividad industrial.

Con la claridad política del gobierno y de la vanguardia de los trabajadores petroleros, así como la reserva de estos, la mayoría ya jubilados, y el apoyo de amplios sectores de la población, especialmente de las FAN, tras dos meses de tenaz lucha se logro la recuperación de este bastión de la economía nacional.

Puede decirse sin ambages que si la victoria popular de abril de 2002 significo la restauración de la CRBV y del gobierno, con una marejada popular en las calles, la recuperación de PDVSA debe interpretarse como una reafirmación de la independencia nacional.  Triunfo trascendente contra los apartidas del golpismo. Estos diez anos transcurridos, luego de tan deplorable episodio, deben ser recordados como ejemplo de lo que somos capaces a la hora de las dificultades.

wladimiruiz_t@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1825 veces.



Wladimir Ruiz Tirado


Visite el perfil de Wladimir Ruiz Tirado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Wladimir Ruiz Tirado

Wladimir Ruiz Tirado

Más artículos de este autor