Chávez y la Constitución de 1999

A propósito de la mala noticia sobre la salud del Presidente, los diputados de la oposición insistieron en recordar artículos de la Constitución que tocan el tema de las ausencias del Primer Mandatario y sus mecanismos de sustitución.
El señor Irán Gaviria insinuó la nulidad de los actos que el ciudadano Presidente dictara fuera de Caracas, apelando a una errónea interpretación del Artículo 18 constitucional.

Ciertamente ese artículo establece que Caracas es la capital de la República y el asiento de los poderes públicos nacionales. Pero obviamente ello no obsta que la institución de la Presidencia de la República se ejerza en cualquier lugar del país, y que, en nombre de la República, el titular de ese altísimo cargo, actúe en algún punto del planeta.

El asunto de fondo en este falso dilema, es que la esencia de la representatividad que ostenta el Presidente emana de la soberanía popular, única fuente de poder legítimo en una sociedad democrática.

Cuando la mayoría ciudadana se expresa en votación, su decisión es de universal y obligatorio cumplimiento; por eso Chávez es Presidente de Venezuela en Caracas, Tucupita, Maracaibo, Pequín, New York y Paris.
Los diputados de oposición piden que se cumpla la Constitución, enorme ironía o milagro político, ellos que la derogaron en abril de 2002 tras una juramentación narcisista del jefe de la cúpula empresarial, quien soñó brevemente ser dictador de un pueblo que se ríe de los dictadores.
Estos personajes redundan en la sustitución temporal que debe ejercer el vicepresidente, algo realmente necio cuando el propio Chávez le dio el testigo a Nicolás, un chavista puro consagrado a la Revolución en cuerpo y alma.
De manera que pueden estar tranquilos los burladores de la Constitución, los que se opusieron a su aprobación hace trece años, los que la anularon el 12 de abril de 2002, los que la pisotearon con el sabotaje petrolero y las guarimbas.
Hay un pueblo chavista dispuesto a hacerla cumplir. Estamos dolidos, llorosos, pero no se hagan ilusiones, que nuestro dolor se vuelve compromiso de triunfo. Porque a Chávez no le fallamos, ni de verga.

Constituyente de 1999


Con Chávez en ristre y venciendo, por la gloria vivida y las victorias por venir.


caciquenigale@yahoo.es

El Socialismo es Vida.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2006 veces.



Ildefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: