Oposición de izquierda, lo que hace falta

¿SON INGENUOS O SE HACEN LOS LOCOS?

En lo único que coincido con los “expertos” que hablan del tema es que hace falta una oposición seria, pero esa no la van a encontrar en la derecha, sería actuar contra su propia naturaleza si esa gente fuera leal, sincera, reconociera los derechos del pueblo y viera lo que no quieren que el pueblo vea.

Hay que ser bien ingenuo para creer que los enemigos de los pueblos, de la humanidad, combatientes tarifados del imperio más asesino del mundo (Más que los nazis, que es mucho decir), que esa especie mercenaria, va a reunirse con el gobierno para discutir el programa para la construcción de un socialismo que es lo que precisamente ellos adversan. O son frases hipócritas, o representan la ingenuidad más rampante, impropia de políticos que manejan un país como el nuestro, que está a la vanguardia de un movimiento revolucionario mundial que se ha propagado como un incendio, sólo con la chispa que hemos producido aquí, a pesar de todos nuestros errores.

LOS PARTIDOS POLITICOS Y LAS RELIGIONES

Nada tan parecido como los partidos políticos y las religiones, ambos han realizado hasta este momento la labor oscura de dividir a los pueblos y enfrentarlos contra sus propios hermanos. A pesar de las buenas intenciones que eventualmente puedan tener algunos personeros de unos y otras, hasta las organizaciones que comienzan orientadas hacia el bien común, terminan cayendo en la tradicional política de camarillas, mafias y negociantes doble discurso. Igual ocurre con las religiones, que separan al ser humano de sus potencialidades, y cuando éstas afloran a pesar de sus manipulaciones psicológicas y control mental, atribuyen sus efectos, ya a terribles demonios que “poseen” a la víctima, o a dioses inexistentes de los cuales las jerarquías religiosas son intermediarias. Para acceder a esos dioses, por supuesto, hay que pagar.

Lo mismo que en los partidos políticos.

LA IZQUIERDA DEL SIGLO 21, EL PCV Y EL PSUV

La experiencia ha demostrado que los partidos políticos, por su propia naturaleza, no son aptos para proteger, impulsar y favorecer al poder popular, que es lo que diferencia el socialismo del siglo 21 del que se intentó construir en el siglo anterior. No sólo son diferentes sino diametralmente opuestos al interés del pueblo llano.

Fui militante de célula del partido comunista de Venezuela, hasta que les dio por apoyar a Caldera, un candidato del enemigo histórico del proletariado, que persiguió al partido y que finalmente, tal como estaba previsto, trabajó para su gente, para la oligarquía. En tiempos recientes, decepcionada por la adequización del PSUV y la vergonzosa política de cooptación, intenté volver al PCV, hasta hablé con Figuera, pero el apoyo a un tipo como Porras en Mérida, en contra de un luchador social como Alexis Ramírez, me hizo replegarme cautelosamente, recordando que el PCV, partido político del siglo 20, cumplió ya su función y, a pesar de que en su interior hay muchos camaradas con ganas de hacerlo bien, no ha logrado colocarse a la izquierda del PSUV, más bien, en el caso de Mérida, se sitúan abiertamente a la derecha.

En cuanto al PSUV, a pesar de las buenas intenciones de Chávez al crearlo y de mucha gente que se resteó para crear un referente organizativo sólido para la lucha revolucionaria transformadora, este partido joven hizo como el burro flojo: Corrió bien un tiempo y después achantó. La cooptación (adequísimo método de elección de directivos) es un indicador de cuán a la derecha se ha ido moviendo ese partido desde su fundación.

Es verdad que algunos dirigentes nacionales y regionales, y muchos colectivos que están dentro del PSUV, luchan de verdad verdad por construir el socialismo. Pero la estructura del partido, la tradición electoralista en la cual se fundamenta y de la cual no sólo no se ha apartado sino que se ha afincado con exclusividad, el macollerismo, las mafias y “familias”, el nepotismo, el engaño y la mentira y, sobre todo, la negociación chimba que bulle por debajo de la mesa; son hechos que derrumban todo esfuerzo de los socialistas que desean de corazón que ese partido funcione bien y que se construya el socialismo más allá de las consignas falsas y teatros que se montan para mantener a Chávez en un mundo paralelo que en verdad no existe.

He hablado de los partidos más decentes que hay en Venezuela.

LA NATURALEZA DE LOS PARTIDOS POLITICOS Y EL PODER POPULAR

Es su estructura, su propia naturaleza lo que hace que los partidos políticos no sirvan para la revolución, pues fueron creados especialmente para la contrarrevolución y aunque a Chávez no le guste, si quiere de verdad construir el socialismo, deberá prescindir de los partidos y apoyarse en los colectivos organizados y aquellos grupos revolucionarios que surgen espontáneamente dentro del pueblo; porque lo que son los consejos comunales y comunas de maletín, los que le presentan para que crea que ese ministerio funciona y para que una pila de funcionarios ineficientes sigan cobrando, eso no es sino la escala para descender a la sima de la contra revolución, impulsados por el desengaño de tanta gente honesta y revolucionaria.

LOS ÓRGANOS DEL PODER POPULAR

Los consejos comunales, estudiantiles, obreros y todas esas estructuras que tienen hasta base jurídica, sólo serán poder popular cuando surjan de las propias bases, y no cuando se traten como si fueran pequeñas juntas parroquiales en las que obligadamente deben estar los engañados por la derecha, mismos que entran con el fin de sabotear el funcionamiento de tales órganos. Tal vez hay excepciones, pero son muy raras.

Tanto el PSUV como el PCV, únicos partidos realmente de izquierda, debieron asumir como su principal actividad diaria, la organización de esas estructuras de poder popular, lo cual no han hecho hasta ahora. Es al pueblo mismo al que le toca, más allá de las presiones y manipulaciones de aquellos que no quieren que eso se dé. Y son esos órganos los que pueden realizar contraloría social, los que pueden multiplicarse a sí mismos, los que podrían constituir la oposición de izquierda que se necesita.

LA OPOSICIÓN DE IZQUIERDA.

Hasta ahora la única oposición ha sido de la ultraderecha, y dentro de la derecha del PSUV se ha propalado la mentira de que todo aquél que tiene una crítica al gobierno está vendido con los escuálidos. Mario Silva mismo lo ha dicho, y mira que es un vocero serio del PSUV.

La experiencia que se ha vivido, con esa colcha de retazos oportunistas y partidos de maletín que se adosaron al polo patriótico como pulpos, en el que se popularizaron los saltos de talanquera, es el caldo de cultivo para que se propaguen los chantajes contra quienes critican de forma honesta y sincera.

La oposición de izquierda no puede proceder de partidos políticos, porque la estructura de éstos no lo permite. Debe situarse en un equilibrio tal, que apoye las acciones positivas del gobierno y respalde a los gobernantes revolucionarios de verdad, que lo demuestren con sus acciones; pero de la misma manera, debe ser implacable en la lucha contra la tendencia burguesa dominante, contra la corrupción, contra la hipocresía de los que fabrican un socialismo virtual de consignas, que en la realidad es capitalismo químicamente puro, alimentando el objetivo final del imperialismo.

El hecho de que la embajada de Estados Unidos anunciara que iban a sacar a un ministro “como a un perro, por su collar”, y antes de un mes eso se realizara, indica que el imperialismo tiene dentro del gobierno más poder del que parece.

Eso quiere decir que los camaradas que están en el PSUV y en el gobierno van a necesitar una base popular organizada que el PSUV no va a proporcionar, para el momento en que la derecha se quite la máscara y empiece la verdadera confrontación interna.

Y esa base pueden ser los colectivos revolucionarios, los organismos de poder popular que no sean de maletín, y el pueblo de a pie, que no se postulen a ningún cargo del Estado burgués, y tomen como cuestión de principios la organización y consolidación del poder popular.


andrea.coa@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1625 veces.



Andrea Coa


Visite el perfil de Andrea Coa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: