Cerrando filas con el Comandante Chávez

Es la hora de cerrar filas con el Comandante Hugo Chávez. Quien haya podido tener dudas del liderazgo del camarada Presidente y su conocimiento sobre estrategia política, pudo recibir todos los elementos para cerrar filas en torno a él y disponerse a avanzar hacia la nueva etapa del proceso revolucionario. Nunca antes, en proceso electoral alguno se habían puesto las cosas tan claras, el debate centrado entre los programas permitió desenmascarar una vez más a los sectores opositores quienes aun mimetizados en un discurso “progresista” no pudieron sino sembrar frustración entre sus seguidores. Colocar en la discusión cual camino seguir: socialismo o neoliberalismo, terminó de afianzar la convicción que con el liderazgo del Comandante Chávez y el Programa de la Patria podremos dirigirnos con toda seguridad hacia la construcción del Estado de Derecho y de Justicia. Cerca de nueve millones de personas así lo creemos.

Ahora nos aproximamos a las elecciones regionales y municipales. Otra vez el Comandante nos guía hacia otra victoria. En esta oportunidad, en el marco de un proceso de crítica y autocrítica, el planteamiento es hacer que el pueblo sea realmente poder y acortar las distancias entre la gente y la solución de sus problemas. La estrategia es formar las Comunas como el espacio geohumano, transfiriéndole competencias hasta ahora de las Alcaldías y Gobernaciones, de manera tal que la justicia social sea un objetivo factible a lograr sustentado en la premisa de que “solo el pueblo salva el pueblo”. Esta línea de acción implica trabajar aceleradamente en el fortalecimiento del conocimiento científico y técnico e ideológico en las comunidades, además de la aplicación de las leyes del poder popular. La construcción del socialismo exige compromiso, entusiasmo, alegría, militancia pero formación reflexiva sobre los procesos y métodos sobre todo calidad y eficiencia de los mismos. Esta formación es urgente en los gerentes de dichos procesos, quienes tienen la responsabilidad de distanciarse de empirismo, el despotismo, la corrupción y la ineficiencia.

Cerrar filas con el Comandante Chávez, más allá de las simples palabras, implica participar con él en esta cruzada contra la ineficiencia y por la calidad de la gestión socialista. Desde las instancias del poder popular organizado como son los Consejos Comunales hasta los altos niveles de la administración pública debemos dar muestras significativas de avance en la ruta segura de la construcción del socialismo, otra conducta es un contrasentido o sea es contrarevolucionario.

Cerrar filas con el camarada Presidente Chávez, no solo es corresponderle a su esfuerzo a pesar de las adversidades por las cuales ha atravesado, es luchar y vencer los vicios y desviaciones presentes en el proceso revolucionario para que se haga irreversible, es respetar su liderazgo, es acompañarlo en los éxitos y en los errores, es no condicionar el apoyo a sus decisiones.

El combate contra el capitalismo no es un juego, es algo muy serio, es un enemigo no fácil de vencer y para lograrlo requerimos del pueblo organizado y consciente que enarbole un programa que guíe estratégicamente la lucha por el socialismo y el liderazgo del camarada Chávez.


scamachocastejon@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1043 veces.



Salvador Camacho


Visite el perfil de Salvador Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a153717.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO