Venezolanizar

Quien hoy se autoproclama: oficialista, es el reflejo de quien ayer se autoproclamaba: opositor. Quien ayer se autoproclamaba: oficialista, es el reflejo de quien hoy se autoproclama: opositor. Quien el futuro lo autoproclamó: apolítico, es el confuso espejo de la voz que abre los ojos e inquieta tu conciencia al leer mis palabras.

La riqueza natural de los ancestrales paisajes criollos, exaltan a Venezuela como una tierra de gracia que traspasa los cuatro puntos cardinales y que enaltece el orgullo de nuestras raíces bolivarianas. En la poesía llanera, en los andes turísticos, en el soleado oriente y en el afanoso centro del país, se encuentran pueblos llenos de: tradiciones, leyendas y anecdóticas razones para autodescubrirnos cada día un poco más.  La buena fe de la gente en refrendar sus lazos culturales dentro de la cotidianidad, viene siendo el ancla de un estilo de vida que diariamente desafía su propia idiosincrasia.

Lamentablemente, la llegada de los medios privados al país, siempre se han encargado de transculturizar y distorsionar la realidad “real” en la identidad de gran parte de la ciudadanía. Sigue siendo evasivo culpar a esas inicuas plantas radioeléctricas de la problemática socio-cultural que afronta el territorio criollo, pero es el alto nivel de audiencia que sus nefastas programaciones y contenidos audiovisuales ejercen en las personas, lo que por décadas permitió autoproclamarlos como: la principal fuente de antivalores en Venezuela. Es la triste verdad, la gran mayoría de la gente se acostumbró a sintonizar todo el show circense del Diablo que bajo la fuerte influencia “Made in Usa”, deja congeniar al pecado con el entretenimiento.

Escenas explícitas de sexo sin importar el horario al público, las interminables balaceras en la guerra fílmica que transmiten, el desinformar a la gente con la rotativa amarillista, las perversas publicidades que agudizan el absurdo consumismo y por ende, la necesidad de obtener algo de alguien como sea posible. Toda esa promiscuidad a full color no hace más que generar un clima de tensa calma en la interacción Hombre-Medio y aunque parezca más evasivo aún, se proclama al medio privado como: el principal responsable de alentar el delito, la ilegalidad y el adiós a una ética y moral que muy probablemente nunca le dio la bienvenida.

Vivimos dentro de una encarnizada batalla ideológica revolucionaria, que libra a diario no sólo con el choque frontal de opiniones sino con la tentación de acelerar por los caminos verdes que te conducen al abismo de la irracionalidad y que se alejan del civismo por doquier. De allí, que nuestro interés es conceptuar, explicar e internalizar expresiones socio-culturales en la mente de aquellos quienes desean un “back to basic” y cambiar al retome de una Sociedad Venezolana mucho más: humana, agradable y bien intencionada entre todos sus habitantes.

La voluntad, es la facultad de decidir y ordenar la propia conducta. Es una propiedad que se expresa de forma consciente en el ser humano. Es la elección de algo sin precepto o motivo externo que a ello obligue. En párrafos anteriores, se comentaba como el alto nivel de audiencia de los medios privados se apodera de las personas. Usted debe saber que NO está obligado a sintonizar esos canales de TV. El hecho de que sus: amigos, vecinos o los padres le inculcaran ese mal hábito, no prohíbe conocer otras formas de verdadera sana recreación. Podría pasar tiempo de calidad en familia, leer las páginas de lo desconocido, ir a un parque por la tarde, viajar a Gliese 581g o ver documentales ecológicos que transmiten en los medios públicos venezolanos.

El Humanismo, es una doctrina o actitud vital basada en una concepción integradora de los valores humanos. Se plantea: la razón, el conocimiento y el análisis como expresiones filosóficas que el Hombre pondera e incentiva al ser el actor principal de su propio destino. Su ideología, aprecia el pacifismo por encima de la guerra. Aunque en la última década, Venezuela ha valorado los senderos humanistas en la proyección de: la inclusión social, la posibilidad de llevar la educación a los sectores más rurales y el intento de rescatar la solidaridad entre la ciudadanía, sigue existiendo una violencia aunada al plano político, que deja entrever los antivalores en el seno de la colectividad y que no distingue raza, dogma o afer.

La Soberanía, es el derecho que tiene el pueblo en elegir a sus autoridades públicas, las leyes constitucionales y el respeto a su territorio. Se expresa como el poder de la gente en tener voz y voto en las decisiones que le competan, bajo su representación de ciudadano que interactúa a diario con la Sociedad que lo alberga. En Venezuela, siempre se lucha con la intromisión de agentes externos que pretenden desestabilizar y usurpar aspectos democráticos inherentes a la agenda pública del país. Debido a las potencialidades de los recursos naturales que se extienden en la geografía criolla, han existido trasnacionales que desean: irrumpir, explotar y rentabilizar la naturaleza foránea que responde a la naturaleza ecocida de quienes tratan en imponer lo “verde” de la anarquía sobre la genuina biodiversidad que los repele.

La Ecología, es la ciencia que estudia las relaciones de los Seres Vivos entre sí y con su entorno. La interacción de los organismos con el Medio Ambiente y la generación de cambios positivos o destructivos en el dinamismo que se origina, va de la mano con la necesidad del Hombre en preservar los recursos naturales, la flora y la fauna que los ecosistemas adoptan. Vale aclarar, que Venezuela está planteando una Revolución Ecosocialista gratamente demostrable por todos, debido a que: leyes conservacionistas, misiones “verdes” y proyectos socio-ambientales son una perenne realidad para quienes defendemos a la Tierra y que se ponen al servicio de la ciudadanía como agentes de cambio. Usted puede llamar al 0 800 26243683 y denunciar oportunamente cualquier delito ambiental del que se sospeche, presencie o sea cómplice en su comunidad.

La Integración, es el conjunto de acciones que tienen como fundamento el consolidar una meta en común con: la participación, el apoyo y la unión de todos los factores. Dicha corresponsabilidad, genera intereses mutuos a conllevar para el logro de un objetivo. Hemos visto como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de nuestra América (Alba), se ha convertido en una plataforma integracionista para las naciones que la conforman, y que expone proyectos: sociales, culturales, educacionales y geopolíticos en la búsqueda de la reivindicación de los derechos de la gente y en el trace de un mundo “Pluripolar” que garantice una mayor calidad de vida.

La cooperación entre países, como: Venezuela, Ecuador, Cuba y Bolivia, impulsó la creación de iniciativas bilaterales para el usufructo colectivo. En la “Cumbre de la Tierra” Río+20, realizada en junio de 2012, el Alba logró que se firmara un documento que reconoce una “economía verde social”, basada en el respeto y la soberanía de los pueblos y sus recursos naturales, por encima del canibalismo corporativo que apremia el reenfoque en la forma de interactuar con el Medio. A su vez, el 5 Gran Objetivo Histórico planteado por la Revolución Bolivariana en el “Plan de Gestión” (2013-2019), propone la necesidad de preservar a la especie humana y ayudar a que la “Pachamama” no siga sufriendo por culpa de la apatía ecológica suscitada.

La Conciencia, es la propiedad del espíritu humano de reconocerse a sí y al entorno que lo integra. Abarca el autodescubrimiento del Hombre en conocerse como ser independiente y reflexionar sobre su propio accionar positivo o destructivo en la vida. Es la recepción moral que admite: la duda, la confusión, el discernir y la relatividad en lo que somos, fuimos y podríamos llegar a ser. En Venezuela, necesitamos que las personas despierten de la pesadilla etnocida que la “Transculturización” personificada a diario en los medios privados, ha intentado vender en la Patria de Bolívar y así todos juntos seguir construyendo una Revolución de palabra, acciones y hechos.

Si autoproclamas el amor en esos sagrados Valores, tendrás la posibilidad de reforestar el pensamiento y agraciar a la Venezuela que sueña con no dejarse confundir por el azufre norteño, a quien se le apuesta toda su toxicidad, a cambio de nunca visitar lo rojo de su infernal destino. El retome de una Sociedad en la que prevalezca la paz al convivir, depende de la Voluntad de ser Soberanos en un entorno Ecológico que inste a la Integración de una Conciencia social por revelar.

carlosfermin123@hotmail.com

http://goo.gl/kaQs6



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1484 veces.



Carlos Fermín

Licenciado en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso, LUZ. Ekologia.com.ve es su cibermedio ecológico en la Web.

 carlosfermin123@hotmail.com      @ecocidios

Visite el perfil de Carlos Ruperto Fermín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: