La última esperanza

Los accionistas clase “B” de SIDOR nos las jugamos con CHAVEZ

En la reunión de junta directiva de SIDOR del 28 de agosto de 2012 se hizo la propuesta que para la próxima asamblea se incorporara el punto sobre la transferencia de acciones clase “B” a CVG y en la Resolución se acordó celebrar una nueva sesión de Junta Directiva para dentro de 15 días continuos a partir de la presente fecha. El 12 de septiembre se cumplieron los quince días. Los accionistas esperan una decisión favorable de parte del gobierno nacional, que se concrete la transferencia al Estado y que le paguen sus acciones.

Es largo el peregrinar y el vía crucis de los accionistas clase “B” de SIDOR, en muchos casos estigmatizados y no tomados en cuenta porque su mayoría son ex trabajadores (6.916) y 2.440 son causahabientes de trabajadores fallecidos, jubilados y pensionados de SIDOR o trabajadores pasivos y 5077 trabajadores activos. Son 15.033 ciudadanos accionistas con 6.349.447 acciones clase “B” que representan el 19.95% del capital social de SIDOR, C.A. Son 8.300 accionistas que han manifestado su voluntad de venta a la CVG. El valor de una acción clase B de SIDOR ajustada por inflación al 4 de agosto de 2012 es de 465,17 Bsf.

Es desesperante la situación de más de siete mil accionistas clase “B” de SIDOR; a pesar de sus enfermedades ocupacionales y sus carencias económicas se mantienen en pie de lucha, esperando que el gobierno nacional tome la decisión de honrar el compromiso para el reembolso o compra de las acciones La situación es tan crítica y triste que algunos accionistas ante la falta de dinero y al no tener una pensión o jubilación se ven obligados a recoger latas de aluminio en las vías públicas para vender y poder subsistir. No cuentan con pensiones ni jubilaciones, además la mayoría padecen enfermedades ocupacionales.



Son más de 9 mil ex trabajadores y causahabientes de trabajadores fallecidos que anteriormente vivían del pago de los excedentes de caja, excedentes que eran pagados en medios de fraudes contables para escamotearles este beneficio a los accionistas de parte del Consorcio Amazonia de TECHINT. Este dinero recibido era para ser utilizado en la alimentación de la familia, estudios de los hijos y medicinas para paliar las enfermedades ocupacionales que merman la salud y fuerza de los accionistas de avanzada edad, hay más de 500 camaradas accionistas que han muertos en su mayoría por las enfermedades que les ocasionaron las condiciones críticas de trabajo. Además no piden limosnas, ni dadivas ni regalías, reclaman lo que les pertenece, lo que pudieron arrancarle al capitalismo salvaje en los tiempos de la cuarta republica, ni son concesiones otorgadas por el puntofijismo, estas acciones les fueron vendidas a los trabajadores a un precio de 47 mil bolívares cada una de las acciones. Es justo y legitimo que el gobierno nacional se las reconozca al mismo precio que le pago a la trasnacional.



Los accionistas clase “B” de SIDOR apelan al humanismo, al amor por prójimo y la solidaridad del gobierno del presidente Chávez para resolver su problemática, son 15.033 accionistas, entre lo que se encuentran 9.356 accionistas que son ex trabajadores y causahabientes, no gozan de pensión ni jubilación a pesar de los años de servicio de SIDOR y la mayoría padecen de enfermedades ocupacionales por haber laborado en condiciones ambientales criticas, varios cuando jóvenes trabajaron en Acería en los hornos Martin-Siemens y en Hornos Eléctricos de Arco, Laminación, Planta de Electrodos, conocida como la Planta de Pasta Electródica; departamentos que se trabajaban en condiciones infrahumanas.



Los accionistas Clase B de SIDOR, centenares trabajaron bajos estas extremas condiciones de trabajo. La industria siderúrgica es una de las más peligrosas, se pueden producir accidentes fatales por los grandes riesgos existentes y hay exposiciones físicas, químicas y mecánicos y en muchos casos fallaba la seguridad y la higiene industrial y además se ocultaban y se negaban las enfermedades ocupacionales que padecían los trabajadores. De estos 15.033 accionistas clase “B” dependen más de 75 mil personas que son familiares directos.



Estamos claros que la deuda con los accionistas es grande, el Valor total de las 6.365.342 acciones es de 647.535.342 dólares (US$) y el Valor en moneda nacional 2.900.501.756 Bsf., que la decisión final la tomara el presidente Chávez, por las enormes cifras en bolívares que debe desembolsar el Estado venezolano, pero entre las propuestas, la más manejable es pagar las 191 acciones clase “B”, que fueron las últimas acciones compradas o adjudicadas a los accionistas, el resto se pagaría en fechas a establecer en el acuerdo, en dinero efectivo, en bonos o PetroOrinoco. Los 15033 accionistas y sus familiares esperan en estos próximos días la resolución del presidente Chávez; es la última esperanza, porque sabemos del humanismo, solidaridad y sensibilidad social del presidente. Repetimos es nuestra última esperanza y apelamos con todos los valores y sentimiento de amor al prójimo del Corazón de la Patria hará feliz a más de 75 mil corazones que necesitan seguir activos al servicio de la patria. Si el presidente cumple, estamos seguros que la mayoría de los accionistas clase “B” de SIDOR nos las jugamos con CHAVEZ.

jlrlinares@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2866 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: