Entre tanto

El sectarismo, enfermedad infantil del egoísmo

Hemos querido parafrasear a Vladimir Ilich Ulianov, Lenin, en su famoso texto conocido como El izquierdismo, enfermedad infantil del comunismo, porque estamos hablando de defectos, de desviaciones, de deformaciones en la manera de actuar, por parte de las y los revolucionarios, en la organización militante de las vanguardias que -se supone- participan en la conducción de los procesos de cambios radicales.

El líder de la Revolución Bolivariana, Comandante Hugo Chávez, ha llamado la atención sobre el peligro de ese gigantesco enemigo interno de nuestro proceso de construcción del socialismo, que es el sectarismo.

El sectarismo es hijo legítimo del egoísmo. Y éste constituye uno de los valores característicos de la cultura del capital, de la burguesía, de los explotadores. Y como valor emblemático de los dominadores, el egoísmo ha prendido en las conciencias de las grandes masas de trabajadoras y trabajadores, de militantes socialistas, diezmando silenciosamente nuestras filas.

El sectarismo, como enfermedad infantil del egoísmo, es reproductor de éste. Fomenta el individualismo, disuade del ejercicio de cualquier tipo de solidaridad, exacerba la egolatría y hace prevalecer espíritus grupalistas y fragmentarios, atentando contra la unidad de los revolucionarios y, en consecuencia, con las posibilidades de victoria real en la construcción de la Patria socialista.

El sectarismo es un peligroso enemigo interno en las filas de la organización del proletariado y de los sectores aliados a éste. Y, en la conformación de movimientos y propuestas de unidad, al estilo del Gran Polo Patriótico, como propuesta para aglutinar fuerzas en torno a objetivos estratégicos claros, de propinarle derrotas al enemigo de clase, a la burguesía y al gran capital y construir cotidianamente la alternativa de sociedad socialista, hace falta estar vigilantes y luchar, con firmeza y constancia, contra el espíritu grupalista y sectario, contra los falsos liderazgos y la egolatría de ciertos dirigentes que, en el fondo, desconocen que esta Revolución Bolivariana tiene un único e indiscutible líder que sabe mandar obedeciendo la clase de los proletarios, al pueblo, genuinamente anticapitalista y antiimperialista.

La lucha actual, hacia la victoria en la Batalla de Carabobo y la Misión 7 de octubre, debe encontrarnos unidos. Derrotar esa penosa enfermedad infantil del sectarismo, es avanzar en la derrota del egoísmo, de los antivalores del capitalismo y trabajar con firmeza hacia la construcción de la sociedad de los iguales, de las y los solidarios, de las y los patriotas que queremos, para siempre, independencia y Patria socialista.

Contra el sectarismo: ¡Unidad, unidad y más unidad!

ivanpadillabravo@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1861 veces.



Ivan Padilla Bravo

Director del semanario cultural "Todos Adentro", medio adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Cultura. http://www.mincultura.gob.ve/

 ivanpadillabravo@gmail.com      @IvanPadillaB

Visite el perfil de Iván Padilla Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a149928.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO