Venezuela: a 38 días de elecciones presidenciales

Nunca antes en nuestra historia electoral desde 1958 unos comicios estuvieron antecedidos de tanta clarividencia y, a la vez, de tanto riesgo. Desde el año pasado anuncié en mis artículos que esta sería la campaña electoral más aburrida de nuestra historia. ¿Por qué? Porque todo el mundo sabe con antelación su resultado.

Las empresas encuestadoras han sido las vedetes del espectáculo, ya que ellas tienen a mano datos, más o menos serios, pero números al fin, y en este país de aficionados a rifas y caballos, la estadística es algo más común de lo que el profesor Elías Eljuri se imaginaba cuando llegó a dirigir el INE. (Conste que soy un admirador de la gestión del camarada Eljuri).

Es que en política, hay situaciones que se respiran. Es cuando lo obvio se vuelve cotidiano. Como decir que si hoy es miércoles, mañana será jueves. Claro, alguien a quien se le increpa en una entrevista con la pregunta de si esta realidad ¿puede se reversible?, entonces esa persona pudiera llegar a especular un extremismo, al estilo: “bueno, si hoy se acaba el mundo, entonces no habrá mañana, por tanto, no habrá jueves”. Este tipo de cosas hemos escuchado de analistas y opinadores de todos los bandos.

Pero algo que si es verdaderamente inédito, es que las encuestadoras, todas, o casi todas, el 99%, dan ganador a Chávez con amplio margen. Es decir, en vez de “guerra de encuestas” como había en tiempos del bipartidismo, ahora podemos hablar de un consenso estadístico, o una coincidencia de sondeos.
¿Cuál es la causa de este fenómeno? Una visión simplista nos dice que hay dos perspectivas: una desde el chavismo y otra desde la oposición.

Chávez: una utopía de carne y hueso

Para no hablar de los demás, hablaré de mi familia. Somos cinco hermanos. Ninguno ha recibido ningún beneficio directo concreto del Gobierno, pero cuatro somos chavistas 100% y la otra la convenceremos antes del 7 de octubre.
Sólo yo trabajo para el Estado, los otros cuatro se defienden como pueden. Ninguno ha recibido vivienda, crédito, divisas, contrato o prebenda alguna. Los cinco somos gente humilde.

Cuento estos detalles familiares para decir que el voto chavista no necesariamente obedece a clientelismos típicos de la demagogia populista. Si hay personas que miden con esa vara su adhesión, pero es una minoría. La mayoría chavista está enamorada del ideal que pregona nuestro líder.
A mí, por ejemplo, me basta con el aporte histórico que ha hecho Chávez en la construcción de una conciencia patriótica, antiimperialista y socialista. Con eso se ganó mi apoyo de por vida. Gente del pueblo que aún pasa penurias, que quizá no tenga empleo, que deambula por las calles vendiendo baratijas para comer, está con Chávez.

Gente que apenas recibió gotitas de cariño de las Misiones, las valora como un milagro porque antes nunca fue tratada con dignidad. Gente que vio frustradas sus inquietudes juveniles y se hizo adulta sin poder estudiar, hoy sacian su sed de saberes en las Misiones educativas que por millones multiplicaron el ser estudiantil de esta Patria de estudiantes por doquier.

He escuchado los discursos del Comandante con sumo cuidado todos estos días de campaña, y de veras que comparto con él esa aseveración revolucionaria de que no es que está en juego lo que hemos logrado hasta el presente, sino lo que estamos por lograr en los años por venir. Chávez se transfigura así en una poderosa motivación de realizaciones futuras que son el aliciente de movilización más fuerte que ha tenido la humanidad en toda su historia.
¿Pero son acaso ilusorias estas expectativas esperanzadoras que abraza la mayoría de nuestro pueblo? Decimos tajantemente que no. Porque hemos probado el fruto de sus acciones y hemos palpado el brillo de su mirada al soñar, vamos con este hombre que nos ha prometido que seremos nosotros mismos.
 

El Otro: la utilería como señuelo de la muerte

Todo intento de Revolución desatará su propia contrarrevolución. En el mundo dominado por las relaciones capitalistas en su fase superior del Imperialismo, toda Revolución tendrá su fórmula contrarrevolucionaria “Made in USA”.
Ya nosotros en Venezuela conocemos el “Golpe” y el “Sabotaje Petrolero”, entre muchas otras intentonas de derrocar al Gobierno Bolivariano, magnicidio incluido.

En cada elección la oligarquía cipayo ha optado por diversas marionetas, pero esta vez se la jugaron con uno de los suyos. Enrique Capriles Radonski es un político sin méritos, un candidato de utilería.

Su carrera política la inició en 1998 cuando las viejas castas partidistas se sintieron obligadas a maquillarse por el alud chavista que se les venía encima.
Entre otras artimañas adelantaron las elecciones parlamentarias para no verse barridos del antiguo Congreso. En esas triquiñuelas se tropezaron con los millones de la familia Capriles Radonski y le vendieron al bebé querido una curul para diputado. Los copeyanos del Zulia denunciaron en su momento que pagaron cien mil dólares.

Ya electo diputado por una región que nunca había visitado y donde nadie le conocía, fue cuestión de unos dolaritos más para presidir la Cámara. Con esos grandes méritos y la financiación de PDVSA, fundó el partido Primero Justicia, con su alter ego Leopoldo López, cuya mami firmó el cheque oficial. Siempre bajo el influjo de un extraño brebaje de Sionismo y Opus Dei, que probaron siendo tiernos antropófagos en la secta Tradición, Familia y Propiedad, de la mano del agente de la CIA Alejandro Peña Esclusa.
 

En el puño de la bestia

  El coronel Muhammad al Gadafi lideró por cuatro décadas una revolución en Libia. Sacó a aquel país del régimen colonial feudal y lo arrimó a la modernidad dentro de sus cánones culturales ancestrales, respetando la organización social originaria de las etnias que conforman su nacionalidad. Lo derrocaron y asesinaron tras una invasión mercenaria imperialista.

El modelo libio lo aplican en este instante en Siria, con la escandalosa complicidad de esa fantasía llamada “comunidad internacional”, y la traición aberrante de la aristocracia árabe, una verdadera plaga para la humanidad, sólo comparable con la pestilente mafia sionista. A la vanguardia de la trama mundial de falsedades que campea, los decadentes Estados Unidos y sus acomplejados socios europeos, tan glamorosos como falsos y rastreros.

China y Rusia jugando a un juego titubeante, típico de operadores de casinos globales, donde la apuesta siempre estará por encima de cualquier valor moral. Vacilaron en Libia y perdieron, ahora arrimarán fichas a donde apunte la ruleta. Es un asunto de cultura dominante, un problema de economías.

Si nos escapamos para pasar una aventura entre las páginas de El Capital, descubriremos lo que se sabe desde la sabia mudez de Chaplin, que la lógica del capital sigue dominando el mundo terrenal, y con algo de ayuda de mis chamanes halógenos, sabremos que la bestia manda entre los espectros.

Decía Lenin que “En lo político, el imperialismo es una tendencia permanente a la violencia”. ¿Qué podemos esperar de la ansiosa máquina de muerte que traga ganancias a nivel global?
 

Juegos de videos

A partir de 1999 el aparato imperialista internacional centró muchas de sus actividades en Venezuela y su región estratégica. Establecieron nuevas bases militares, realizaron más maniobras bélicas en aguas cercanas, fortalecieron el financiamiento a sectores políticos y ONGs lacayas, azuzaron sentimientos antibolivarianos, sembraron desestabilización regional, y jugaron a la guerra.

En la OTAN se concibió el Plan Balboa, ícono de traiciones arteras y recolonización absurda. Los gringos realizaron la maniobra más gigantesca jamás imaginada en El Caribe, bautizada paradójicamente “Confraternidad con las Américas”, donde desplegaron portaviones atómicos, fragatas misilísticas y más de diez mil marines.

Voceros de alto gobierno del Pentágono y el Departamento de Estado, así como de la CIA, el Congreso y pastores religiosos, periodistas y faranduleros de oficio, han llamado abiertamente al derrocamiento del Gobierno Bolivariano.
Mientras un actor de adicciones peligrosas llama a asesinar al Presidente Chávez, un predicador evangélico lo reafirma y varios políticos irresponsables lo insinúan.

Pero si alguien creyó en la inocencia de los amagues imperialistas mírese en los ejemplos históricos. Golpes en Guatemala, Chile, Brasil, Argentina, Uruguay. Invasiones directas en República Dominicana, Haití, Granada. Invasiones mercenarias en Cuba por Bahía de Cochinos y en Nicaragua desde Honduras. Miles de operaciones encubiertas en todo el mundo.

Y siempre Hollywood, el genial alcahuete. “Por el engaño se nos ha dominado más que por la fuerza”. La dominación cultural es la anestesia para la puñalada opresora. Es que hasta la reciente explosión de unos tanques de almacenamiento en Amuay fue “pensada” por un juego de video yanqui. ¡Esos no son juegos!
 

Pa bravo yo

  Yo siento –aunque tenga diferencias innegables- una gran admiración por la Revolución Islámica de Irán, y asco por las rastreras monarquías árabes. Hay que tener coraje para tutear al sionista israelí en sus dominios donde le tiemblan saudíes y demás cobardes petroleros con batas. Si a la gloriosa Revolución Cubana no la tumbaron hace rato, fue por la recia disposición de defensa que tiene ese pueblo y su dirección política.

Nosotros ganaremos el 7 de Octubre por una ventaja aproximada de 20%. Chávez se reafirmará como Presidente Constitucional para un nuevo período. Eso está seguro como que el año que viene es el 2013.

Pero para que haya en Venezuela una verdadera Revolución Socialista, hay que conjugar las efectivas realizaciones económicas y sociales, con una férrea ideología revolucionaria que haga nacer una nueva ciudadanía.

La paciencia forma parte de la sabiduría. El 8 de Octubre seguro emprenderemos una rebelión contra nuestras propias deficiencias. Eso sí, señores imperialistas y serviles de turno, no se atrevan a perturbar nuestros sueños de mejor humanidad. Les puede pesar.
Con Chávez en ristre y venciendo, por la gloria vivida y las victorias por venir.

caciquenigale@yahoo.es

El Socialismo es Vida.
"... los Estados Unidos que parecen destinados por la providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad..."
Simón Bolívar, El Libertador. Guayaquil 5 de agosto de 1829.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2499 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: