¿Dejad que los niños vayan a ellos?

Son más de dos mil años de engaño, de farsa, de manipulación, de burlas, de mentiras descaradas. En todo ese tiempo miles y miles de triquiñuelas religiosas, de mitos y dogmas se construyeron por parte de elites de ladrones, engañadores que se inventaron dioses, vírgenes, santos, símbolos, logos, signos y libros supuestamente sagrados, para identificar cada cual su clan estafador de la fe de los hombres y convertirlas en negocio.

Si, en negocio vil y vulgar que justifica la pobreza, la explotación, el robo y la oscurana ideológica, educativa y moral de las mayorías. Sobre todo por el temor a un dios cómplice de todas las aberraciones que se han cometido históricamente contra los pueblos, contra los pobres, contra los indios, contra los negros, contra los inocentes.

Todo el que se rebela contra el poder impuesto a sangre y fuego, es amenazado con el infierno, el purgatorio, más miseria, más dolor, más sufrimiento y menos conformidad. Ésta, la conformidad, es el gran premio a quienes soportan estoicamente todo ese pillaje religioso, político y social que se comete contra ellos, por parte de esas elites eclesiásticas, judías, evangélicas, pentecostés, mormonas, empresariales, capitalistas, etc. etc. etc.

Cuando los pueblos se alzan contra la dominación, enseguida los altos jerarcas del poder religioso en general, político, económico y social, se pronuncian en contra. Esas aberraciones dogmaticas, oran, defienden y propulsan el egoísmo, el individualismo, el sometimiento, la ambición personal, la avaricia, la gula y la especulación.

Esas religiones y poderes capitalistas avaros condenan al pobre que roba un pedazo de pan para comer. Pero premian al banquero, al obispo, al empresario; que se apropia de los bienes del estado o de los clientes de sus bancos o que estafa con los precios de los productos que vende o fabrica. Al político, al juez que vende su decisión al acaudalado, pero que es implacable con el pobre, con el pueblo al juzgarlo por algún error.

Los niños son las más grandes y dolorosas victimas de ese poder diabólico y mortal. Es común encontrar a curas sádicos o pedófilos, a ejércitos violadores y enfermos sexuales, a empresarios degenerados que venden la pornografía por televisión, prensa y radio, que promueven la violencia en general en sus programaciones cinematográficas, televisivas, o teatrales, pero que van impunes en una sociedad enferma y distorsionada de valores y éticas humanas (que no me vengan a salir ahora los que se dicen excepciones. Por que ese es un mal general)

http://www.aporrea.org/internacionales/n208681.html http://h3dicho.ticoblogger.com/2011/07/justo-orozco.html  

http://forocristiano.iglesia.net/archive/index.php/t-32916.html  

http://www.libroscatolicos.org/libros/defensa/iglesia_abuso_sexual_menores.doc

Por ejemplo en Venezuela, la cúpula de la iglesia católica apoyó un golpe de estado que dejo tras de si decenas de muertos y hasta pidieron la renuncia públicamente del presidente legitimo elegido libérrimamente por las mayorías. Lo mismo hizo la iglesia católica de Paraguay en el golpe de estado contra Fernando Lugo y el Vaticano que reconoció al presidente golpista, la de Honduras contra el presidente Zelaya, la de Chile contra Allende, etc.

En el vaticano se asesina a un nobel papa, por que sospecharon que podía desarraigar los negocios turbios de la logia P2, del banco ambrosiano, y de una madeja de nexos con el narco trafico, las dictaduras latinas y el narco negocio en USA (ver libro. en nombre de dios de David Yalop) ahora recientemente se descubre otro negocito del vaticano con las mismas implicaciones y hasta el secretario del papa aparece implicado en el jueguito ¿seria extraño que el mismo papa esté dentro del negocio?

En Irak, centenas y centenas de miles niños mueren en una guerra que no entienden, ni conocían el por que de tal cosa. En palestina los niños mueren carbonizados por las bombas judías, otros son expulsados de sus viviendas junto a sus familias y destruidos sus sembradíos. En Libia decenas miles de niños murieron, otros están mutilados, por el capricho de poder dominante en USA e Israel. En Afganistán otras miles de niños mueren a diario, o pierden a sus padres y familias por una guerra del mismo poder Sion yanqui, en una sinrazón agresiva por posecionarse en la región y controlar la energía y recursos naturales de la región. O por que tienen otro dios, otra fe, otra religión.

Para los asesinos dogmaticos religiosos, el dios mas bueno es el que permite mayor cantidad de muertes en su nombre. De mil trescientos millones de personas que padecen hambre crónica en el mundo, más de la mitad son niños.

Las religiones solo hacen labores filantrópicas para después hacer propaganda de sus bondades, que acaban en negocio lucrativo para esas trampas religiosas. Ellos no atacan el fondo del problema, pues son ellos mismos parte del problema. La religión católica tiene sus arcas que revientan de dinero y tesoro. Pero no son capaces de aportar aunque sea una pequeña parte para mitigar esa hambruna. La religión judía tiene controlado el mercado mundial de alimentos, dineros, armas, petróleo, farmacéuticas, narco trafico, prostitución y otras empresas más. Pero no aportan un céntimo para la solución del asunto del cual son también responsables.

No me vayan a decir señores inmorales que estoy escribiendo con odio o con rencor. Lo que pasa es que la verdad es cruda y cruel. Mas mi corazón goza de paz, por que se que hago algo solo un poco, pero algo al fin, por los más débiles, por los que usan como conejos de laboratorio. Por aquellos que convierten en números y estadísticas de lucro.

No comprendo, si de verdad existiera ese dios que venden, con el que trafican influencias y poderes, como les permite comer, dormir en paz ¿Tienen esos seres idea del mal, del dolor que sus religiones, dioses, sistemas económicos elitezco, su ambición ha ocasionado a la humanidad? Como dice el camarada Alí: “reza el rico, reza el pobre y te maltratan al peón…pero también reza el piloto cuando monta en el avión para ir a bombardear a los niños de Vietnam” hoy, van a bombardear a los niños de cualquier parte, donde exista riqueza que saquear. Incluso promueven guerras solo para experimentar el poder de las nuevas armas que desarrollan.

Respeto al que de buena manera profesa una fe. Pero no respeto la hipocresía de decir que creen en un dios de amor y que permite la calamidad que existe en el mundo por culpa de esas alimañas egoístas, traficantes de fe, comercio, política, guerra y poder de destrucción malvado. Esos que ven el dolor ajeno y son incapaces de gemir o exclamar por esas personas que sufren, menos aun mover un dedo en su beneficio. Que mas bien maldicen, vejan ofenden y denigran del pueblo y luego se meten en un templo de concreto y palo a rezarle a un muñeco o hacer un rito con un gorro ridículo, dándose golpes de pecho pidiendo perdón por sus malvadas obras y complicidades, para luego volver a la calle cargados de iniquidad y fariseísmo

No señores hipócritas, los que así actuáis, son hijos del demonio, de la maldad, de la hipocresía. Solo son sacos de vanidad, complejo y apariencia, preñadas de vanidad y mentiras. Si hubiese existido un dios, alguien con poder divino para ayudar y velar por los humildes, Uds. lo secuestraron y seguro lo mataron para proteger sus intereses particulares y sus capitales. Son tan falsos que hasta sus libros y que sagrados los escribieron en parábolas, para que cada cual haga su versión acomodada a sus intereses particulares.

Salvemos a los niños, alejémosles de toda esa calamidad de odio y perversión que son las religiones, el capitalismo, el sionismo y el terrorismo imperialista.

unum die stipendium malitia

Abogado Bolivariano

Javerdelvallemonagas@gmail.com http://planetaenpeligro.blogspot.com/2012/06/dejad-que-los-ninos-vayan-ellos.html Facebook:



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1473 veces.



Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: