Juego abierto

En lo personal pienso que la tan mentada visita de María Corina Machado a Bush fue una afortunada jugada. Fue la brillante decisión de alguien que piensa como gerente de negocios y no como la dirigente política que nunca ha sido. Sólo visto así se entendería. Al fin y al cabo, las empresas venezolanas no son sino una raquítica extensión del gran poder económico que tiene su asiento en el Norte. De allá viene la tecnología, el “know how” y las líneas maestras que mueven el mercado.

Machado es una ejecutiva y Bush el presidente de la empresa.

Ella se saltó la cadena de mando, pero la foto de antología justifica cualquier irreverencia.

Basta verle la sonrisa para entender su sensación de éxito. Cualquiera la comprende porque percibe en su cara el triunfo que cree tener.

Tanto al chavismo como a la oposición le van a faltar marcos para mandar a montar las coloridas gráficas que nos mandaron las agencias de noticias.

A los primeros, porque esa era la velita que le faltaba al pastel. La confesión de una de las partes ya no requiere del esfuerzo del contrario por enseñar las pruebas. Pero quienes tienen que ponerle portarretrato dorado a la foto son los dirigentes de la oposición.

¿Qué estarán pensando todos esos líderes acciondemocratistas, copeyanos, primerizos y los demás coleados, cuando ven a esta “outsider” de la política venezolana retratada nada más y nada menos que con el líder de la primera potencia del mundo? ¿Qué sentirán ellos, que no se entienden entre sí y a cada rato se están sorprendiendo unos a otros, cuando ven a esta joven y bonita mujer de la mano con ese señor de quien mejor es guardar distancia?
María Corina Machado le ha hecho un gran favor a su contrario.

De tanto buscar oponérsele, lo ayudó. Ya no es necesario buscar pruebas de que Súmate es financiada por la NED, ni que los gringos tienen la mano metida aquí en las estrategias opositoras, todo lo cual habían negado hasta ahora.

No hace falta. MCM se retrató muy bien. Chávez abrió primero el juego y se declaró socialista del nuevo milenio.

No hay igualdad social posible cuando el capital priva sobre las personas.Y ella va y se fotografía con el viejo imperio. Por lo menos en mi casa, la foto tiene su marco asegurado.

Periodista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2466 veces.



Mariadela Linares*


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas