¿Se preguntará Usted para qué sirven la lucha contra el terrorismo, y la insulsa OEA?

Al vocero de la Casa Blanca, Ricarard Boucher, se le ve con frecuencia aparecer ante una pantalla y un micrófono, especie de pulpito global, y hablar al…mundo. No habla simplemente al público ni a los llamados periodistas “libres” embedded (empotrados en los carros blindados que recorren Irak) encargados de transmitir el mensaje (noticia). Habla para todos y todas los seis mil millones de habitantes del planeta, así solo unos cientos de millones tengamos los medios y las ganas de escucharlo. Sin embargo, el mensaje es para que lo seis mil millones lo acatemos o comprendamos democráticamente. No ordena tampoco, the spokesman for the State Departmen, dice lo que van a hacer y cómo van a actuar ante determinado problema o crisis en cualquier rincón del mundo. Un emperador ha hecho eso. Simplemente aparece él o su vocero, en el púlpito global cuando necesita cumplir con el rito, y anuncia lo que va a hacer y nada más.

The Department of State’s Spokesman ha tocado dos temas las dos últimas veces que apareció en la pantalla global. En la una dijo que no iban a actuar bajo presión de nadie, en referencia el pedido de extradición formal que hizo el gobierno Bolivariano de Venezuela del terrorista Luis Posada Carriles, quien en un solo acto terrorista de su obsesiva mente asesina, mató 73 personas de distintas nacionalidades, de las cuales la mayoría eran deportistas cubanos que viajaban en un avión de Cubana en 1976. Éste terrorista, a quien el imperio protege desde que la Revolución cubana parió el proyecto social y ético más digno que conozca la humanidad (los otros como el chileno, guatemalteco, nicaragüense, etc., han sido aplastados o abortados por el imperio y sus aliados locales) es hoy protegido por ellos. Es de su propia cosecha. Made in Usa.

El firme reclamo de extradición hecho por el gobierno venezolano y la marcha de más de un millón en la Habana hace dos semanas denunciando la doble postura moral (¿tiene el imperio moral?) de los Estados Unidos reclamando su extradición para ser juzgado por crímenes terroristas, ha hecho que Richard Boucher saliera al púlpito desde donde nos habla a decir que no iban a actuar bajo presión de nadie. ¿Ha visto o escuchado alguien al imperio alguna vez, digamos los últimos años, ponerse a la defensiva? ¿Dar explicaciones a alguien, a gobierno alguno?

La segunda vez que el vocero imperial salió al púlpito, fue para decir que estaban atentos con los acontecimientos que se presentaban en Bolivia, y pedía a la OEA que aplicara la carta democrática allí para resolver la crisis. Los “acontecimientos” en Bolivia tienen que ver con el poder. Y el poder allí tiene que ver con la nacionalización de los hidrocarburos (cien mil millones de dólares en contratos con la Shell, Chevron, British Petroleum, Repsol, Texaco y Petrobras) y con la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente. A los bolivianos que están en las calles protestando, la OEA les parece una cosa insulsa, no les importa. Las asambleas verdaderas de los pueblos están en la calle. Así está la cosa pública en Bolivia. Se cansaron de botar presidentes. Quieren el poder directo, deliberativo y decisivo a través de la Asamblea Constituyente. ¿Les importa lo que diga la OEA y su carta democrática? ¿Les importó a los ecuatorianos la OEA? No, solo a quienes la necesitan como instrumento de dominio.

Richard Boucher, el mensajero imperial, ha salido las dos últimas veces al púlpito para dirigirse al mundo. La una para defender lo que no es defendible. A un terrorista que ha causado la muerte a más de 73 personas. Y la otra para pedirle a la OEA, una cosa que los pueblos que marchan y practican el poder desde la calle no saben qué es, y menos les interesa. ¿Se ha preguntado Usted para qué sirve la lucha antiterrorista, y para qué sirve la OEA?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2628 veces.



Olafo Montalbán


Visite el perfil de Olafo Montalbán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas