La usura, la especulación y los precios justos

Esto es un disco rayado que suena en varias ocasiones cada año, que me perdonen, pero es altamente sospechosa la conducta de algunos diputados, me disculpan soy un mortal y puedo ser pesimista; esto da a pensar que cada vez que ciertos legisladores quieren carros nuevos, sacan de las gavetas el problema de los precios de los carros en Venezuela. Negocio que es una estafa una especulación, una usura y un robo en Venezuela. Así tengamos leyes. No hay palabra, no hay seriedad en la manera de hacer políticas. Los venezolanos, además de tener problemas con los precios de los alimentos y artículos de primera necesidad, tenemos que batallar diariamente con los precios de la vivienda, con los precios de los carros, con los precios de las clínicas, de los seguros HCM y paremos de contar, los funcionarios públicos, porque distan mucho de ser servidores públicos no cumplen con la misión que les corresponden, los diputados de la Asamblea Nacional les corresponde legislar y hacer cumplir las leyes. Los verdaderos revolucionarios no pueden negociar con la oligarquía criolla que especula y practica la usura con los precios hasta de las cajas de fósforos. Es una burla de algún funcionario del gobierno decir que en otros países las cosas son más baratas y al llegar a Venezuela los precios se elevan hasta un 300%, entonces las cárceles y los tribunales son para los pendejos.

En la exposición de motivos de la Ley de Costos y Precios Justos nos dice que “los abusos flagrantes del poder monopólicos de muchos sectores de la economía han originado que la base de acumulación de capital se materialice en los elevados márgenes de ganancia que implica el alza constante de precios sin ninguna razón más que la explotación directa e indirecta del pueblo. Sabido es que las asimetrías de los agentes en la dinámica económica han derivado en precios altos y en daños incalculables a la economía de los consumidores.

El poder monopólico o monopsónico y la cartelización, se han constituido en la política aplicada, por los empresarios, para dominar el mercado, siendo ellos quienes fijan los precios y condiciones comerciales, que no se corresponde a referentes internacionales, ni obedecen a una estructura de costos justificable.

La generalización de prácticas especulativas produce niveles de inflación exacerbados, que terminan erosionando no solo el poder adquisitivo de la población, sino el potencial de las pequeñas y medianas empresas (PyME’s) y con el comercio minorista, impidiendo el desarrollo económico de alternativas productivas y de mayor número de iniciativas empresariales.

La existencia de precios altos en el mercado de insumos y en los servicios, reduce la rentabilidad mínima necesaria y resta capacidad para financiar nuevas inversiones.

El pago de precios altos por parte de los consumidores reduce la capacidad de adquirir otros bienes o de ahorrar.

Las utilidades que legítimamente podrían obtener las empresas de menor tamaño, o del ahorro que sería posible para los consumidores, son transferidas en forma de precios altos a empresas que realizan prácticas especulativas”.

La Ley de Costos y Precios Justos establece: Artículo 1º. El presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley tiene por objeto establecer las regulaciones, así como los mecanismos de administración y control, necesarios para mantener la estabilidad de precios y propiciar el acceso a los bienes y servicios a toda la población en igualdad de condiciones, en el marco de un modelo económico y social que privilegie los intereses de la población y no del capital.

Esta la Ley, falta hacerla cumplir de verdad, no lanzar cortinas de humos ni hacer enuncio que al día siguiente son periódicos de ayer, los problemas hay que abordarlos con seriedad, ética y moral, hallar una solución definitiva y enfrentar las bestias del poder monopólico y especulativo.

Esta semana aparece nuevamente la noticia que la Asamblea Nacional investigará que investigarán concesionarios por venta irregular de vehículos, por incrementar hasta un 300% por encima del comportamiento internacional, así lo indicó el diputado Elvis Amoroso, presidente de la Comisión de Política Interior de la AN. Además el diputado señalo que “cuando revisamos lo que debe ser el comportamiento de la venta de vehículos a nivel internacional, nos damos cuenta que aquí en Venezuela hay una estafa por parte de la mayoría de los dueños de los concesionarios, cuando uno ve precios que están por encima del 300%”. El parlamentario indicó que los carros de la Fiat o Chevrolet se consiguen a través de la banca pública por 140 mil bolívares, en otros medios los precios oscilan hasta 400 mil bolívares.

Buscando en Internet los precios de los automóviles en otros países, se puede observar la gran diferencia que los precios con Venezuela; aquí los precios son escandalosos y reina la usura y la especulación:

Chevrolet Spark GT 1.2 L Full 28.520.000 pesos colombianos equivalente a 68.012,63 bolívares fuertes.

Chevrolet Spark GT 1.2 L C/A. 26.770.000 Pesos colombianos equivalente a 63.839,34 bolívares fuertes

Chevrolet Aveo Family: desde 22.990.000 pesos colombianos equivalente a 54.825,04 bolivares fuertes.

Chevrolet Aveo Sedan: desde 27.990.000 Pesos colombianos equivalente a 66.748,72 bolivares fuertes.

Chevrolet Aveo GT Emotion: desde 30.570.000 pesos colombianos equivalente a 72.901,33 bolivares fuertes.

Chevrolet Aveo Emotion Sedan: desde 35.740.000b pesos colombianos equivalente a 85.230,41 bolivares fuertes

Chevrolet Cruze: desde 46.990.000 pesos colombianos equivalente a 112.058.67 bolivares fuertes.

Ford Fusion Sedan V6 3L AT: 64.990.000 pesos colombianos equivalente a 154.983,89 bolívares fuertes

Ford Fiesta sportback mecánico: 38.990.000 pesos colombianos equivalente a 92.980.79 bolívares fuertes

Precios en dólares americanos del Toyota Corolla 2011

El precio del Toyota Corolla 2011 en Argentina oscila entre pesos argentinos 94.300 y 132.600 dependiendo del nivel de equipamiento que se desee, equivalente entre 21.100 a 29.600 $US

En México, los precios van desde pesos mexicanos 216,600 a 275,000, equivalente entre 15.541.81 a 19.732.22 $US

En Venezuela, cuesta entre 238.381 y 300.039 bolívares, equivalente entre 55.441 a 69.781 $US

Los precios a los que hemos tenido acceso para el mercado de Colombia, se encuentran entre los $ 38.000.000 y $ 51.800.000, equivalentes a 21.075.87 a 28.729.74 $US
Desde el año 2007 la AN ha citado a declarar a los representantes de los concesionarios de vehículos y se decía que había sobre precios de 150% en el año 2010 y ahora en el 2012 se dice que la especulación tienen margen de ganancias de 300% y en muchos modelos la estafa llega a 500%. Que tal! Para nadie es un secreto que los representantes de los concesionarios que hacen vida comercial en el país y que las denuncias que tienen es por sobreprecio, estafa, cobro de comisiones y usura de vehículos en venta. Es hora de hallar una solución definitiva a este problema. La credibilidad y la responsabilidad de la Asamblea Nacional está en juego.

El SENIAT, INDEPABIS Y CADIVI debe revisar esta situación, porque el Estado otorga dólares para la importación de partes y brinda privilegios en los aranceles aduaneros y pago de impuestos de importación.

Los protagonistas principales en este proceso, que es el pueblo, cuentan con un artículo sobre la Participación Popular, donde deben trabajar coordinadamente con los organismos del Sistema Nacional Integrado de Costos y Precios.

Artículo 27. La comunidad organizada apoyará coordinadamente a los órganos y entes del Sistema Nacional Integrado de Costos y Precios, a fin de lograr la eficacia en el control social, los órganos y entes del Sistema Nacional Integrado de Costos y Precios estarán obligados a crear las condiciones necesarias a fin de lograr esta coordinación. Entonces nos corresponde a todos los ciudadanos de ejercitar de forma organizada e individual la contraloría social, contraloría social que nos debería permitir estar atentos y consignar pruebas de comercios que insistan en el aumento desmesurado y artificial de precios. Nuestra responsabilidad está en la exigencia diaria a las autoridades responsables (tales como SENIAT y CADIVI) de los datos (armas de lucha, a nuestros efectos) necesarios para ejercitar esa contraloría. Y por supuesto, preparar y remitir dichas pruebas a donde corresponda.

En Venezuela mucha gente está siendo estafada con el precio de los vehículos, en algunos casos por el vehículo se le mete un sobreprecio que supera el 400%. La estafa la usura y especulación ocurre igualmente con los repuestos y autopartes de los automóviles para los cuales el gobierno otorga los dólares y estos establecimientos del sector automotriz, vende con sobreprecios.

Hay que revisar el papel de las empresas aseguradoras de vehículos y la banca privada, ahí está la raíz del problema que conjuntamente con los concesionarios y tienen una política criminal de la usura, la estafa y la especulación en contra del pueblo. Revisen en que parte del mundo los carros viejos se revalorizan y cada año aumentan de valor, en Venezuela, donde no hay autoridad y las leyes no se cumplen por tener funcionarios ineficaces y corruptos; y las aseguradoras cada año aumentan el valor del carro, lo hace así para aumentar los precios de las pólizas de seguros de automóvil, y quienes son los que obtienen jugosas ganancias en detrimento del pueblo venezolano: bancas privadas, los concesionarios y los seguros son el trío especulador. La Asamblea Nacional debe revisar también esta situación y legislar para garantizar que las aseguradoras le devuelvan el dinero por el alto precios de las pólizas que forman parte del entramado de los altos precios de los vehículos en Venezuela

La Asamblea Nacional debe reunirse para investigar las presuntas irregularidades cometidas por los concesionarios en las ventas de vehículos con representantes de las empresas importadoras de vehículos Honda, Chrysler de Venezuela, Mazda, Toyota, Fiat Automotriz, General Motor, MMC Automotriz y la Cámara Automotriz de Venezuela, Pero igualmente tiene que hacerlo con la banca privada y las aseguradoras de vehículos y elaborar un informe definitivo sobre la materia y exigir penalizaciones de acuerdo a las leyes venezolana y que pueden

Con el objeto de corregir las presuntas irregularidades que se vendrían presentados en los altos precios en la venta de vehículos por los concesionarios, la Subcomisión Especial que conoce la materia está analizando establecer una sanción, la cual pudiera ser ejecutada por los Ministerio del Poder Popular para el Comercio, Ministerio del Poder Popular de Industrias y Ministerio del Poder Popular para la Planificación y Finanzas

º jlrlinares@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7602 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: