Sínderesis

El chavismo en PDVSA

Chávez se apuntala, y de eso ni la MUD tiene dudas, hacia una aplastante victoria, la primera semana  de octubre de este año. Hay sin embargo y no obstante esa realidad incontrastable, sectores que se resisten a la idea de cambios que impulsa la revolución compartiendo el pensamiento egoísta de preservar sus odiosos privilegios. Y no solo en PDVSA, existen sectores en esa perversa frecuencia de actitudes. Algunas otras instituciones presentan  situaciones en la prestación de sus servicios donde no hay mas cabida que pensar en una seria posibilidad de saboteo y estropeamiento de la acción publica. La escasez de cabillas y cementos para la construcción y el apagón como abono de malestar público, son muestras clara de ello. Ahora, en PDVSA, ente principalísimo en la economía nacional, fuente de ingresos de la república y propiedad de todos los venezolanos, se ha constituido en los años de la revolución, en blanco fundamental de los sectores mas conservadores y sobre todo de quienes dentro o fuera ya de ella, suspiran al recuerdo de las prebendas, que otrora la vieja gerencia obsoletizada les otorgaba.  Y entonces, después de los duros años del golpe de abril y el golpe petrolero de diciembre,  muchos fustigadores  de la revolución de los primeros años, posaron sus sentaderas en los despachos petroleros, desde donde, hasta a ratos reían con sorna el haber coronado sus apetencias no logradas inclusive en los tiempos de la cuarta república. Ya de estos, se ha logrado detectar algunos y la nueva PDVSA los ha quebrado en el curso de sus tropelías, pero quedan unos cuantos todavía. Y en el  proceso electoral que se avecina es necesario que la revolución examine toda esta situación. Porque cuál es la razón por la que la revolución secunda electoralmente  a sectores sindicales opositores en las zonas petroleras más importantes. Se cuela allí la conclusión de que algunos gerentes petroleros no están a la altura de las exigencias principistas de la revolución en la orientación de captar adeptos por procedimientos de concienciación civilista y revolucionaria. Ya a estas alturas con todas las alternativas obreriles que la revolución ha generado, no tiene sentido que importantes segmentos petroleros de PDVSA la adversen obsecuentemente. Y como lo expresara el social internacionalista Fernando Buen Abad, sin conciencia no vale la pena ganar elecciones. Por eso,  el cuerpo de la revolución que es el pueblo chavista consciente y sus dos bazos fundamentales, el armado inspirado en sus Fuerzas Armadas, y  el otro brazo, expresado en el apoyo  para el avance y el desarrollo socioeconómico que constituye una PDVSA sana, garantizan que todos los octubres de siempre la revolución recicle su andar.

n_lacruz@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1916 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: