La batalla de hoy...

Cada vez se ve con mayor claridad las falencias de una derecha venezolana, convencida que ya no tiene nada que buscar en el plano electoral este 7-O. Esto que parecía ser una tetra de los sectores que propugnan por una salida violenta, de manera drástica se concreta en una realidad insoslayable, el candidato majunche no sube de ninguna forma, a tal punto que hay quienes salen a plantear un escenario catastrófico ante una anunciada debacle electoral opositora y anuncian “peligros” para el sistema democrático… la interrogante, en un escenario de estas características es: ¿Qué hará la derecha y el imperio ante el escenario venezolano? Pareciera ser la pregunta obligada en donde se nos lleva a tomar en cuenta un conjunto de factores que cada quien lo analiza en concordancia a sus intereses, aquí trataremos de hacerlo, modestamente, desde la óptica de los intereses del pueblo.

En Venezuela no solo se libra una batalla contra el adversario  abierto, o externo, que son los integrantes de la MUD y los mecanismos imperialistas, la batalla paradójicamente toma ribetes mucho más profundos en la confrontación entre el socialismo y el capitalismo, por primera vez se internaliza aquella consigna de Socialismo o nada, no hay términos medios, aunque la ideología pequeñoburguesa, conciliadora y timorata, he allí su peligrosidad, pretende matizar la lucha de clases en plena efervescencia,  y establecer una “sociedad acordada” con la burguesía imperialista, en este sentido hace esfuerzos tremendos, aunque la propia dinámica histórica, como siempre, la dejará a un lado y terminará confrontándose los irreconciliables históricos Socialismo contra el Capitalismo, por algo Benedetti, cuando se refirió a la clase media, sector social donde abunda esa ideología, la llamó “media rica, media culta” http://www.aporrea.org/medios/a61401.html  . La elección del 7-O es una batalla apenas en el camino que nos toca transitar, una batalla dada en la propia cueva del sistema burgués y sus mecanismos electorales, ganada en casi todas las confrontaciones, a excepción de la elección de la reforma por la revolución, pero como la burguesía si sabe lo que debe hacer, tiene consciencia de clase, ya entendió que las elecciones no son otra cosa sino la consolidación de la revolución y por ello ahora desinflan a Capriles para buscar la salida violenta. Para lograr su fin la burguesía se apoya en su clase media, en la ideología inodora e incolora, pero muy resonante de la pequeña burguesía que ya comienza a sacar cuentas de cómo se acomoda en escenarios catastróficos, mientras tanto siguen gritando ¡Viva Chávez!

Para entender este proceso nuestro, vital es estudiarlo en su desarrollo y a partir de allí construir una estrategia coherente que nos permita avanzar aprendiendo de los errores cometidos, es decir, aprender de los errores forma parte de la consolidación de un proceso revolucionario. Cuando leemos a un gigante como Fidel, señalar con suficiente argumento, que es imposible que la derecha gobierne este país si no lo hace bajo una brutal dictadura, algunos podrían pensar que somos apologistas de los quiebres violentos, pero no es así, al contrario, una de las principales virtudes del presidente Chávez ha sido lograr llevar este barco con la menor violencia posible, aunque sería inocente negar la violencia por parte de la oligarquía y el imperio (Golpe de estado, paro petrolero, paracos, guarimba, etcétera, no se puede considerar como un camino lleno de rosas y jazmines). En el camino está el golpe de abril, el saboteo petrolero, las guarimbas, vivas aún hoy en día y todo un conjunto de factores que en otra circunstancia hubiera desatado un espiral de muerte y desolación. Chávez ha logrado aferrarse al timón del barco revolucionario y tragando grueso muchas veces ha logrado llevarnos a este escenario de 2012 con una fecha electoral y una derecha entrampada y cada día más aislada, al igual que su aliado natural, el de la burguesía, la ideología pequeñoburguesa.

Sería ingenuo pensar que la oligarquía respeta los mecanismos democráticos cuando éstos no les favorecen; la derecha no entrega el poder por desgano o un revés electoral. Ahora, el problema está que cuando por la vía electoral la burguesía ve imposibilitado el acceso al poder entonces recurre a la vía violenta, o a cualquier otra que signifique el rescate de “su poder”. ¿Ahora bien, la respuesta revolucionaria a esta situación de la burguesía sería cual? Aquí es donde, en un escenario de confrontación directa, ante un pueblo desplegado y con ansias de conseguir el objetivo supremo, el socialismo y una oligarquía enloquecida, apostando por una cruenta salida a pesar de que se les da todas las garantías para que puedan construir una propuesta opositora que sin duda, en Venezuela tiene su espacio, y en el medio, con su esencia oportunista la ideología pequeñoburguesa intentando encontrarle “lógica” a todo en el marco de la conciliación.

El ejemplo más claro está en que la oposición al día de hoy posee una cantidad importante de gobernaciones, alcaldías y gobiernos locales, sin embargo, si observamos detenidamente la gestión de los oposicionistas en sus respectivas regiones, nos podemos dar cuenta que la atención a sus funciones es casi nula… surge la siguiente interrogante ¿A qué están jugando? Por otra parte vemos el panorama de quienes traicionaron la revolución y se pasaron con maleta y todo para la oposición, Falcón en Lara, Briceño en Monagas, Guarulla en Amazonas, entre otros. Obviamente se deja entrever que la derecha quemó los cartuchos, o parte de ellos, para intentar buscar una desestabilización del liderazgo de Chávez y cortar con el lazo amoroso de Chávez-Pueblo. El resultado, catastrófico para la burguesía, pareciera que entre más pequeño burgués se marche a la acera de enfrente el pueblo se consolida más con Chávez, entonces el temor en estos sectores cunde, comienza el lanzamiento de puentes con la derecha y hacen planes para la traición al pueblo y al comandante.

Decíamos antes que es imposible entender lo que está ocurriendo, sobretodo con la debacle electoral burguesa, que no podemos dejar de analizar lo que nos plantea Toby Valderrama en su artículo La Turbulencia Venezolana, publicado en el suplemento Debate Socialista Nº 180, en el se nos habla de los periodos que ha vivido la revolución desde el momento del ascenso de Chávez al poder y es importante que lo estudiemos; el nos habla de un periodo inicial y nos dice: “de hegemonía de la derecha interna, que desprecia la fuerza espiritual de Chávez y tiene como consigna las palabras del embajador gringo, abrimos paréntesis, (“fijarse en lo que Chávez hace y no en lo que Chávez dice”). Luis Miquelena, cabecilla de la derecha civil interna, y ministro del interior, les prometía a los yanquis el control sobre Chávez”…fueron aquellos tiempos de las visitas de Aznar y las referencias del comandante a la propuesta de éste, “vente con nosotros”, pero más pudo la dignidad de Chávez, su compromiso con el pueblo que los cantos de sirena de la burguesía nacional e internacional. Prosigue Toby Valderrama, “Esta primera etapa culmina en el golpe de abril”… la oligarquía y el imperialismo se dieron cuenta que no sería posible utilizar a Chávez para adormecer a este pueblo, por ello le dieron el golpe de estado, pero luego temieron por un megacaracazo y se les enfriaron las bolas para ejecutar el plan de asesinar al comandante y el golpe se les deshizo en cuestión de horas.

Como es lógico, el imperio en su prepotencia, poca o nula consideración le da a los pueblos, craso error por cierto, no se dan cuenta que por debajo de la tierra, en el país nace una consciencia bolivariana, ellos saben lo que significa la consciencia bolivariana diseminada en las masas, que llegado el momento de los grandes puntos de quiebre histórico, surge sin que ellos se den cuenta y cuando consiguen un líder que les de fuerza somos capaces de actos altruistas inauditos…Debieron aprender de abril, su torpeza y prepotencia no les permite mirar hacia el pueblo, hacia las bases, solo hacen sus análisis colocando la lupa en prominentes cuadros de la burguesía y pequeña burguesía que timorata como siempre, el pueblo ya sabe que traicionará a la revolución y a Chávez.

Sigamos leyendo al Toby… “A esta  etapa le sigue la hegemonía de la pequeña burguesía, con una rara mezcla de democracia burguesa y anarquismo.

…Esta hegemonía en lo político propone una suerte de concertación. En lo económico, estimula fórmulas de propiedad no social. Y en la organización sociopolítica, unidades locales aisladas que reafirman el egoísmo. La política de concertación tras el golpe de abril de 2002 abre camino al sabotaje petrolero a finales de ese mismo año, derrotado por la conducta valiente de los obreros petroleros y de la Fuerza Armada. Sin embargo, el triunfo no dejó ver las debilidades de la conducción de la ideología pequeñoburguesa”.

No hace falta agregar muchas palabras para entender y dar a entender lo que hemos vivido y lo que nos jugamos hoy; está planteada la batalla contra la burguesía y esa hegemonía pequeñoburguesa que no da más, pero que dentro del proceso hace daño porque confunde y dilata.

Pero sigamos de la mano del Toby para obtener mayores luces… “Esta hegemonía vuelve a demostrar su debilidad cuando se pierde la reforma de la constitución en 2007, esta es la primera derrota electoral de la revolución. La pequeña burguesía no asimila la derrota, y continúa el despliegue de una política francamente agotada”… estas reflexiones son oro para el pueblo, nos advierte, pero también nos llama, a los pobres de esta tierra, a los obreros, a los que no tenemos nada que perder y si mucha gloria que ganar…una revolución hecha y orientada por su propio pueblo, surgidos de allí los cuadros que la dirijan junto a quien ha permitido que la esperanza popular se mantenga en el camino correcto, Hugo Chávez.

¿Quien puede negar el enredo a que somete esa pequeña burguesía para conservar nichos de poder, quien puede negar el arrinconamiento de sectores populares por exquisitos dirigentes con mentalidad pequeñoburguesa que se adueñan de un puesto y son capaces de cualquier cosa para no perder el control de éste?. Eso es mezquindad absoluta, individualismo y todo tipo de desviación. Sin duda que el Toby nos alecciona de manera extraordinaria para entender muchas cosas de la evolución de este hermoso proceso revolucionario.

Seguimos con las lecciones de Valderrama: “Se produce un fenómeno que es la alta aceptación del comandante y la disminución acelerada de la aprobación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y del gobierno. Se comprueba la tesis de lo indispensable del líder.

…Así arribamos al último periodo con una hegemonía pequeñoburguesa agotada, pero apoyada en la popularidad de Chávez y con altos precios petroleros, con fuerte retórica socialista pero con una práctica capitalista, inventora de atajos teóricos para evitar los cambios necesarios, perseguidora, aisladora de los cambios y sus proponentes, que se bate entre la necesidad de avanzar o el desgaste definitivo” … aquí se ve retratado el pueblo llano, aquel camarada que intenta crear algo en base a los lineamientos del comandante y se ve truncado, algunas veces perseguido y aislado cuando no forma parte de los aduladores del reyezuelo local o regional de turno. Esa ideología pequeñoburguesa no hace otra cosa sino usar la imagen y el prestigio de Chávez, a cualquier vaina que se les ocurre le llaman “socialista”, inventan de más, pero en función de un tipo de propiedad no social, pero igual, el nombre de socialista y la foto de Chávez no se pela, hablan de acciones socialistas, pero acordadas con grupos económicos que enfrentan a Chávez, en conclusión, una merengada de varios sabores ideológicos, pero que no es otra cosa que pretender evitar a toda costa el avance del verdadero socialismo. Sigamos con el Toby.

“Esta situación abre actualmente un periodo de turbulencia que reclama una nueva hegemonía. Si la revolución no avanza, si no profundiza su paso hacia el socialismo, entonces la nueva hegemonía será el capitalismo franco, que se impondrá con un periodo de fascismo: la restauración será con (“terapia de choque”)…

…Hoy la confrontación principal dentro de la revolución es entre la restauración pequeño burguesa y la tendencia revolucionaria, que impulsa el camino hacia le socialismo verdadero. Es entre la carga revolucionaria de Chávez, y la rémora de un gobierno impregnado de restauración, de acomodo al poder, de pérdida del ímpetu revolucionario”

Más claro no se puede ser, además de la batalla por el 7-O, batalla que la derecha sabe perdida, pero eso no nos debe dejar llevar al triunfalismo, al contrario, mientras más derrotada está la derecha electoralmente más peligro de la agresión violenta se presenta. El pueblo debe tener claro que solo marchando hacia el socialismo es posible triunfar, solo arrasando con los vestigios del capitalismo se barre con esas desviaciones pequeñoburguesas, finamente retratadas por Toby Valderrama… retórica socialista y chavista, pero práctica capitalista a las anchas; populismo, manipulación, engaño, concentración de poder económico y pactos con las burguesías en función de “la tranquilidad”. Esa ideología pequeño burguesa añora un nuevo escenario donde se pacte con la burguesía, pero este pueblo no es tonto, los revolucionarios tampoco. Por eso, compañeros, camaradas, ahora es cuando veremos desfilar hacia la derecha a un montón de pseudorevolucionarios que están allí, muy ciertamente en medio de un terreno minado, con una política agotada, por un lado las fuerzas revolucionarias propugnando, liderados por Chávez,  por la profundización del socialismo, del poder popular, de la autogestión obrera y de la necesidad de constituir al PSUV en un partido para hacer la revolución, no en una maquinaria solo para ganar elecciones. En medio de esta batalla, en medio de esta molienda, al pueblo y su líder nos toca enfrentar a la burguesía a todos los niveles, la gran burguesía y la pequeña burguesía restauradora del capitalismo para seguir disfrutando a sus anchas de lo logrado económicamente, y el pueblo que se joda. La burguesía externa representada en la MUD y la interna representada por los que solo en el discurso son socialistas, revolucionarios y chavistas, pero en la práctica se involucran en  cualquier cantidad de negocios, hacen de las instituciones sus barreras particulares y salen enloquecidos a secuestrar cualquier iniciativa popular. Más temor les da cuando esas iniciativas tienen que ver con planteamientos ideológico claro, revolucionario y socialista, cuando se trata de iniciativas socialistas y revolucionarias tiemblan y se pliegan a las burguesías y al imperialismo.

Afortunadamente en esta batalla contamos con Chávez, su liderazgo, su espíritu de sacrificio y su convencimiento de hacer una revolución socialista. En la medida en que se profundiza el proceso hacia el socialismo, a la pequeñaburguesía se le limita la capacidad de maniobra, pero aún así se niegan a reconocer una realidad, son algo gracias a Chávez y al amor que este pueblo siente por el comandante, no llegaron a donde están por méritos propios y eso como que los llena de más rabia y encono contra el pueblo, en el fondo desprecian al pueblo, lo persiguen y lo arrinconan para socavar el amor Comandante-Pueblo.

El escenario se presenta bien interesante, por una parte están quienes temen la confrontación y consideran que se necesita a una oposición fortalecida, como si esto fuera garantía de que ellos no buscarán la obtención del poder político, a costa de lo que sea…, del lado del pueblo, la única esperanza de los oprimidos y humildes de la tierra que es construir el socialismo, erradicar las estructuras burguesas y construir las bases de una sociedad socialista está Chávez y su conexión amorosa, ganada con una actitud valiente e intransigente contra la burguesía.

Sigamos leyendo al Toby… “El futuro de la revolución se decide en la batalla por retomar el rumbo de los cambios socialistas apoyados en la clase obrera encontrada con su papel histórico, esto es, que supere el economicismo y se ponga al frente del avance socialista. De esta manera apuntalará la fuerza revolucionaria que es el comandante Chávez”. Y para finalizar una advertencia… “Si la revolución persiste en intentos conciliadores, si continúa por el camino de la restauración, entonces inevitablemente perderá el empuje que le dio en el inicio la esperanza de cambio, confundirá si imagen con la de sus enemigos externos, no habrá diferencias sustanciales, la masa no encontrará la emoción de apoyar a la revolución. Se abrirá así el camino para un golpe fascista, única vía para que la burguesía retome el control del país”.

No deja espacio para la duda estas reflexiones de Toby Valderrama, es una gran verdad, hoy más que nunca requerimos de un pueblo que sin temor salga a convertirse en vanguardia, para ello la organización y consciencia revolucionaria es fundamental; los humildes de este mundo si podemos disputarle a la burguesía y pequeñaburguesía espacios que han utilizado para aflorar la mezquindad y el individualismo, ese es el reto, nosotros, los pobres y humildes contamos con Chávez y su liderazgo, ellos cuentan con las viejas estructuras burguesas y la cultura capitalista que nos carcome, es una batalla en la cual tenemos que poner el alma, pero total, los pobres no tenemos nada que perder y mucho que ganar…una sociedad de justicia, amor y paz, una sociedad socialista.

¡CON Chávez… RESTEAOS HASTA LA VICTORIA, QUE ES NUESTRA!


latojeda@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1319 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor