El Gulag Gringo

No me pertenece esta definición.

La tomo porque forma parte del informe que Amnistía Internacional hizo público esta semana, en el cual expresa duros conceptos en relación a las reiteradas violaciones de los derechos humanos por parte de Estados Unidos, especialmente en Irak y Afganistán.

El informe está en internet (por supuesto no lo va a encontrar en nuestros medios) y allí se leen cosas como éstas: el organismo califica el nuevo orden internacional como “peligroso” particularmente por la actitud de doble discurso que frente al terrorismo ha venido poniendo en práctica la primera potencia mundial. Esta definición es un respirito para nosotros porque ya nos estaban convenciendo de que los peligrosos vivimos al sur.

Irene Khan, secretaria general de AI, expresa en el prólogo que “la tragedia de Bagdad fue un claro recordatorio... de la amenaza global que representan los que están dispuestos a avanzar de cualquier modo en sus objetivos políticos. Condenamos sus actos de forma inequívoca.

Son culpables de abusos contra los derechos humanos y de violaciones del derecho internacional humanitario, en algunos casos equiparables a crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad”.

El Folha de Brasil, que sí dio amplia difusión al informe, manifiesta que Amnistía Internacional calificó de Gulag moderno la base de Guantánamo donde los detenidos no son juzgados de acuerdo con las normas del derecho internacional.

“El camino hacia una seguridad viable -dice AI- pasa de forma ineludible por el respeto a los derechos humanos. El programa de seguridad global divulgado por la administración estadounidense está falto de principios y desprovisto de perspectiva. La política de sacrificar los derechos humanos en nombre de la seguridad nacional, cerrar los ojos a los abusos en el resto del mundo y utilizar de forma preventiva la fuerza militar donde y cuando convenga no ha aumentado la seguridad ni garantizado la libertad”.

En su doble discurso, como lo señaló la secretaria general de AI, “Estados Unidos y sus aliados aseguraron que hacían la guerra de Irak para proteger los derechos humanos; sin embargo los menoscabaron abiertamente con el fin de ganar ‘la guerra contra el terror’”.

Ello, de acuerdo al informe, “ha oscurecido el mayor desafío al que se enfrentan los derechos humanos en nuestra época”.

Como era de esperarse, Washington hizo uso una vez más de su lenguaje cínico para dar respuesta al informe de Amnistía. Scott MacClellan, portavoz de la Casa Blanca, calificó de “ridículas e infundadas” las críticas de Khanporque “Estados Unidos defiende los derechos y la dignidad humana. Nosotros liberamos a más de 50 millones de personas en Irak y Afganistán”.

Amnistía denunció en el informe que “algunos, con el mayor cinismo, buscan imponer una nueva definición edulcorada de la tortura para evadir la prohibición total aplicada a ese tipo de técnica interrogatoria”.

Pero para MacClellan las acusaciones son desestimables porque la prueban sólo fotografías. Al parecer, al portavoz de Bush le hace falta una sesión en vivo del sadismo militar gringo para convencerse de que en verdad el terror son ellos.

Periodista
Publicado en Últimas Noticias
29-05-05


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2559 veces.



Mariadela Linares*


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas