El 7 de octubre y el Plan Uribe

Teniendo en cuenta la estrategia electoral de la oposición, los resultados de los últimos sondeos electorales, -incluyendo la actitud poco profesional de Datanálisis, quien para complacer peticiones analiza escenarios y oculta información-, vienen suscitándose varios hechos que parecieran desconectados, pero que en mi análisis muy particular opino que no están ni desconectados ni aislados, unos de otros .

Las cifras de las encuestas que se han medido mes a mes en Venezuela, a propósito de las próximas elecciones presidenciales, muestran ya a estas alturas una tendencia que apunta a que, el Presidente Chávez será reelecto.

Y esto tiene muy preocupado al status quo internacional, -léase las transnacionales de la guerra, de la energía, de las finanzas y de la comunicación- debido a que Chávez representa el desafío, de que se puede vivir en un mundo mejor y distinto del que día a día estos modelos de democracia liberal, nos muestran alrededor del mundo.

Ya sus teóricos están desarrollando toda una suerte de teorías políticas basadas en las experiencias latinoamericanas, para tratar de “definir” con qué se come lo que Chávez y los presidentes latinoamericanos están tratando de construir. Unos le llaman populismo, otros más elaborados en su pensamiento y teorías, lo llaman democracias iliberales. Incluso llegan a la desparpajo de llamarlo democracias totalitarias????.

Los que hemos estudiado un poco sabemos que es absolutamente incompatible –teóricamente hablando- la presencia de una democracia totalitaria. Sin embargo, desde las academias nuestras y de ellos, siguen construyéndose explicaciones racionales al fenómeno Chávez.

Sin embargo, esa es una de las caras visibles de lo que desde los centros de poder se está edificando para atacar al modelo Bolivariano y latinoamericano. La cara oculta de este plan de largo y mediano plazo son definitivamente las próximas elecciones de 7 de octubre. Necesitan buscar un plan B, frente a lo que ellos mismos saben sucederá en esta fecha. El triunfo de Chávez significaría que hay un pueblo que mayoritaria y conscientemente le dice al status quo: No te queremos, no satisfaces nuestras necesidades y vamos pa´lante con otra alternativa.

Esto sin duda alguna seria un mal ejemplo para el mundo entero. Un pueblo del que ellos llaman Tercer Mundo los desafía en su propio patio. Y digo un pueblo porque Chávez sólo es nuestro mejor vocero. Chávez somos nosotros mismos con nuestra propia voz, diciéndole a los centros de poder: inventa lo que quieras, ya nos hartamos.

Ante este escenario, los tanques de pensamiento han ideado varios planes: el más claro de ellos es acudir a la violencia para evitar llegar a las elecciones. No es casual por ejemplo las declaraciones de Uribe –el padre del paramilitarismo y genocida conocido- en contra del Presidente Chávez y alabando a CAPpriles, el aumento de las tensiones en los centros carcelarios, los asesinatos selectivos, las constantes trancas en la ciudad y con ello la movilidad reducida –todo esto pensado en crear un clima de insatisfacción y terror- que haga al 25% de indecisos inclinar la balanza y convencernos además, que todo esto es “culpechiavez”.

Esta sensación que busca crearse de hastío y cansancio de la conflictividad reinante en el país, viene acompañada de otra estrategia y es la de mostrar a CAPriles conciliador y en fin, como Chávez pero sin conflicto y con un verbo y discurso que invita a la paz y al progreso.

Esto no ha permeado suficientemente, como se esperaban los asesores y por ello insurge un oscuro personaje como Uribe para alentar a los sectores más radicales, -y creo yo darle la señal a los miles de paracos que están en nuestra Venezuela viviendo con nosotros-, para que inicien el plan con miras a incrementar la violencia. Creo que no debemos extrañarnos si comienzan a poner bombas, asesinar a personajes connotados que impacten en la opinión pública nacional e internacional, sabotaje de servicios e incluso el magnicidio.

Y he ahí el alerta que lanzo: se saben perdidos y necesitan a toda costa acabar con el símbolo que representa el desafío al status quo: Chávez. Por ello Presidente haga caso: no se sobreexponga, más aún, cuídese demasiado porque estos locos -a quienes Uribe les mandó un mensaje- tienen mirillas telescópicas apuntando hacia Usted para eliminarlo, sin importarles lo que después suceda en Venezuela. No les importa el caos que pudiera generarse, pues eso precisamente es lo que quieren, para poder ocupar el país con una excusa válida y además avalados por el Sistema Interamericana, la OEA, la ONU y hasta los Tribunales celestiales.

No se descuide, cuide su salud ante todo, pero cuídese de estos paracos que conjuntamente con Uribe son el plan B que desde los centros de poder se fraguó para acabar con la esperanza que usted representa para latinoamericana y más allá de nosotros, del mundo.


alecucolo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1686 veces.



María Alejandra Diaz


Visite el perfil de María Alejandra Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



María Alejandra Díaz

María Alejandra Díaz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a143670.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO