Por favor no hagamos las estupideces del enemigo. Es cansón

¡Basta! ¿Hasta cuando esa mariquera?

(Que lluevan piedras sobre mi techo)
 

 Tengo una semana intoxicado, saturado, acogotado, lleno de presión, hasta podría decir que hostigado. Esta bien recordar la historia, pero también es necesario buscar el por que de los sucesos, sus consecuencias y sus correctivos.  Una lluvia de propaganda recordando el suceso del abril del 2002, me acorraló  ¿Pero eso que pasó no era algo esperado? ¿Es que no sabíamos o, no sabemos con quien o quienes lidiamos? ¿No tenemos suficientes antecedentes de las barbaridades de los gringos y sus instrumentos? quedo impávido;  esperando cuando sería el momento en que el proceso, la revolución, el cambio, los lideres, los ideólogos; asuman sus responsabilidades respecto  a lo que pasó hace diez años, y a lo que queremos construir como sociedad, métodos, las acciones serias y responsables que debemos asumir en el momento actual frente a las circunstancias, entre ellas a la agresión directa del imperio sionista, que ya no cuida apariencias.  Nunca recibimos una orientación o percibimos  una indicación seria. ¿Sera hasta que los sabandijas Sion imperialistas sorprendan otra vez con una jugada no esperada que reviente todo lo avanzado y ¡zas! A la mierda?  El enemigo envía señales, anuncia sus estrategias y acciones por sus medios de comunicación, en sus sucias jugadas y no le paramos bolas. Ellos dicen lo que van a hacer. Pero como que somos idiotas o súper engreídos o  subestimamos el potencial del enemigo. Así pasó en aquel abril del 2002 ¡Coño es verdad! Si hubo un golpe de estado mediático. Ellos lo anunciaron de todas las maneras que tenían que hacerlo, incluso fueron ilusos, fueron pendejos y se delataron. Pero mi presidente Hugo Chávez, mis líderes revolucionarios, mis funcionarios, mis ministros, mis servicios de inteligencia,  fueron incapaces de frenar lo obvio. La presión y el temor a provocar al imperio, cerrando esos medios nos desactivaron y permitimos la impunidad, estaban asustados o no tuvieron bolas para frenar lo que venia o estaban comprometidos en la vaina. Y al final, pasó lo que pasó, murieron unos pendejos del pueblo. Éllos creyeron en sus ideales, pero sus verdugos fueron perdonados y sus restos olvidados. Diez años después, la saturación de unos por repetir, sin mas novedad que lo pasado. y otros por olvidar, mantienen en ascuas a las mayorías que si queremos que esta mierda cambie para bien, pero para bien general, no para lucros o negocios de familia o de esposas o de queridas de lideres revolucionarios, que se acabe la corrupción, los privilegios, los negocios familiares, los abusos contra los débiles jurídicos, que el sistema judicial funcione, que se acaben las alcabalas del color, aunque no hay que darle participación a los enemigos traidores (como, lo hacen algunos infladores de liderazgos), que mas que favorecer al proceso,  lo deterioran. Que las políticas nacionales para favorecer el proceso y la concientización, no sean convertidas en instrumento de promoción de individuos asociados a tendencias y corrientes políticas dentro de las organizaciones ¿revolucionarias?, que al final se convierten en nada, en sal y agua, en repartir dinero a personas, grupos y hasta poblaciones, que convierten ese dinero en pistolas, motos, drogas, llegándose al extremo, que hoy muchas alcaldías y gobernaciones pasaron de la mano de supuestos revolucionarios, a las del enemigo pro yanqui.   
   
En verdad que veo que se ha avanzado  respecto a una sociedad socialista. Pero aun el rico, el empresario, el patrón sigue marcando las pautas. El gobierno se conforma con arreglos con ese enemigo, para que mantenga existencias de cosas que supuestamente son necesarias. Pero cede el espacio y el margen a lo que no es según ellos no necesario, mientras la publicidad, el manejo de la información, la inducción a la disociación es una herramienta y un espacio casi exclusivo de los capitalistas privados, quienes chantajean con su poder al gobierno y a algunos funcionarios débiles, incluso manipulan al pueblo contra si mismo. La respuesta absurda de una revolución, es estimular el consumismo, trayendo cosas mas baratas, para que el pueblo compre, inyectando en la mentalidad de la gente, el reforzamiento de la propaganda capitalista de: consume, compra, te lo doy más barato, pero cómprame a mí y no a los capitalistas  ¡es la mima vaina! Mensaje, que al final se vuelve contra lo que se quiere imponer: LA CONCIENCIA Y  LA RESPONSABILDAD AL VALORAR Y USAR, LO ESTRICTAMENTE NECESARIO Y NO LO QUE IMPONE LA PUBLICIDA, O LA MODA. En pocas palabras el estado se convierte en su propio enemigo y aliado de capitalismo consumista.
 
 Quizás estas letras me traerán problemas, no me importa.  Pero si me gustaría que sirvieran de vehículo para la reflexión, para la rectificación,  para la compresión del momento y de la obligación que hemos asumido. No hemos tirado una piedra en un techo.  Lo que hicimos como pueblo en el año 2002 / 13 /4, no fue una simple gesta. No, fue una expresión mayoritaria de un pueblo luchando para vivir en colectivo, sin dominados ni dominadores, con un orden social necesario, donde los privilegios sean para servir a los demás y no para servirse de ellos. Apoyados y apoyando a un líder, que pese a sus virtudes y defectos, sirve de factor de unidad para el avance.
 

Quien se ofenda, es por que tiene una culpa
 

 (*)Abogado Bolivariano


 

Facebook: Javier Del Valle Monagas
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2248 veces.



Javier Del Valle Monagas (*)


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: