(Con respeto, solidaridad y convicción a Hugo)

Las metas y etapas de la vida

La eternidad es una indefinición que se comprende subjetivamente al decir que nunca termina. Pero ¿quien puede realmente definir lo finito o lo no finito? Los seres humanos ¿racionales? hacemos conclusiones y conjeturas en base a nuestro limitado saber. En la medida que vamos descubriendo las leyes naturales, en esa medida nuestras definiciones se van cambiando. Podríamos decir entonces, en base a nuestra ignorancia, y no a nuestro saber, que quizás la muerte sea un principio y la vida un final. Y si a eso le aplicamos la tesis aun en vigencia, de que “en la naturaleza nada se destruye, todo se transforma”.

Entonces el que vive transformando, aunque sea un poco lo rutinario, lo tosco, lo vulgar, lo represivo y lo injusto de esta vida; si muere en esa actitud, seguirá transformando y transformándose en lo que podríamos decir, nueva etapa (Aquí caemos en la ley de las probabilidades, pues nadie lo puede negar, pero tampoco negarlo).

Hugo Chávez es un ser humano. Con sus aciertos y sus fallas. Este hombre ha logrado reventar en unos casos y, forzar en otros, las barreras que mantenían un orden social criminal, injusto y de degradación, en un país con inmensas riquezas. Donde las mayorías vivían en la inmensa pobreza, en una danza de abusos e imposiciones de normas legales o jurídicas, según las cuales, en el papel, se era igual, pero en la práctica el dinero marcaba la calidad y la cualidad del ser humano. Un cuerpo legal que se erigió en la balanza de los poderosos, que las ajustaron para siempre ser los que tenían la razón, mientras el pobre, las mayorías, los discriminados, estaban condenados a perder con o sin razón.

Claro que aun permanecen esos desvíos. Pero se ha instalado en la consciencia de las mayorías revertir esa desgracia. He allí la causa fundamental hoy de la conflictividad denunciada por la oligarquía. Cuando ellos hablan de división, se refieren al espíritu participativo y protagónico del pueblo, que ahora reclama y exige sus derechos. La paz social de ellos, refiere al silencio forzado que esas mayorías debían guardar ante sus imposiciones, so pena de sufrir cárcel o de ir al cementerio.

El problema hoy para esa oligarquía y sus patrones foráneos, es que ya Hugo Chávez transcendió la etapa del hombre - individuo y, se convirtió en idea. Lo más grave, es que se multiplicó, se sembró en las mentes de los pobres. Aun de los que están en contra de este proceso, pues ellos también aprendieron a defender sus derechos y a exigir respeto y responsabilidad. Ya el complejo de inferioridad que inyectaron históricamente a los pobres, a los negros, a los indios, se diluye y se convierte en rebeldía. Una rebeldía que entiende y comprende el sentido de la unidad como fortaleza de los intereses colectivos. Que han entendido que no hace falta el rico, el explotador, el ladrón de saberes y fuerzas productivas. Toca reforzar ese conocimiento que enseña lo innecesario del individualista que se Apodera de la plusvalía y de la fuerza del trabajo.

Con Hugo Chávez o sin Hugo Chávez, la maquina de la liberación echó a andar y ya no habrá fuerza capaz de detenerla. Pero lo más grandioso de todo, es que quienes desean la muerte del comandante, solo se convierten en leña para el fuego sagrado de la voluntad popular mayoritaria, que convierte todo lo negativo de esas minorías, en una poderosa medicina que da salud, vigor y fortaleza a Chávez. Ellos saben que es así, y por eso es que desde 1992, se han topado con el fracaso, con la derrota, con la miseria de sus humores putrefactos diluyéndoles las entrañas, mientras el pueblo, Venezuela y el presidente se fortalecen.

Que honor poder asistir a los tiempos en los cuales se rompieron los velos de la servidumbre y nació la liberación popular. El solo hecho de ser testigo de cómo mueren: la avaricia, el egocentrismo, el dogma, el capitalismo, las falsas creencias de que hay pueblos elegidos, el esclavismo, y la gula. Es suficiente recompensa de vida.

Ahora verán a Chávez en el rostro de cada indio, negro, zambo, blanco, marrón, hombre, mujer y niño de pueblo. Chávez se multiplicó y se seguirá multiplicando. Las ideas y las buenas obras no mueren jamás. Es cierto. Chávez tiene sus errores ¿y no es humano acaso? Pero de allí cometer la torpeza de montarse en el autobús del infierno, es otra cosa. Esto lo digo por aquellos engañadores que dicen ser más revolucionarios que la revolución y caen torpemente en los brazos del enemigo proclamando que no están con elecciones o con el proceso, por que no se camina como ellos quieren ¿pero si ellos vienen de derrotas tras derrotas, deserciones, delaciones, fracasos y divisiones tras divisiones? Incluso muchos comerciaban con el enemigo secretamente al principio y no tan secreto últimamente, incluso conspiraron contra los trabajadores y campesinos para arrebatarles lo poco logrado, tras ríos de sangre y luchas interminables ¿verdad Teodoro, verdad Douglas? No comparto algunas decisiones del comandante. Pero de allí a traicionar la fe, la esperanza y los logros obtenidos ¡coño! Hago críticas, a veces se escuchan, hago mi trabajo ideológico, para tratar revertir lo que considero debe cambiar. Pero apoyo a Chávez por lo que representa y lo que representará. No creo en la perfección, es mejor virtud con error, es más manejable y más confiable y eso es Chávez.

VIVA CHAVEZ POR SIEMPRE
Abogado Bolivariano
Javierdelvallemonagas@gmail.com www.planetaenpeligro.blogspot.com / lo que será
Facebook: Javier Del Valle Monagas


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1333 veces.



Javier Del Valle Monagas Maita


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: