A una década del golpe de la MUD

Se cumplen diez años del golpe de estado plutocrático que dio la MUD, para aquel entonces con otro apodo pero con el mismo proyecto y los mismos actores, contra el más legítimo de los gobiernos que ha tenido Venezuela al menos en los últimos 60 años.

Fue un golpe contra la Constitución Nacional, aprobada por primera vez en nuestra historia en referendo popular, y en general contra el proyecto antiimperialista encabezado por el Presidente Hugo Chávez.

Es importante alertar, una vez más, que los sectores comprometidos en el diseño, planificación y ejecutoria de ese repudiable hecho de aquel 11 de Abril de 2002 son los mismos, casi sin ningún cambio, que hoy revestidos de un supuesto talante democrático y cívico pretenden derrotar al proceso bolivariano utilizando cualquier táctica que les sirva para su principal e inmediato objetivo estratégico (el mismo desde 1998): su regreso a Miraflores.

A diez años de ese hecho, llenos de una euforia alimentada por propios errores del proceso bolivariano, especialmente por malas gestiones regionales y municipales, los golpistas hoy agrupados en la MUD, y en otras instancias como un tal Frente Progresista, plantean un escenario táctico abierto para la “restauración”: las elecciones presidenciales de este año, escenario que luce lejano para sus fines por diversas razones: su mal candidato, la fortaleza del candidato de la revolución y la conciencia popular que respalda a un gobierno que más allá de fallas y debilidades de urgente superación ha sabido cumplir con históricas reivindicaciones populares entre ellas el rescate de la soberanía de nuestro país.

Esta dificultad planteada para la MUD en el escenario electoral abre de nuevo para Venezuela la posibilidad de la violencia, fomentada por la oligarquía apátrida y sus asociados nacionales como parte del guión imperialista; este escenario no descarta, y así lo promueven, la intervención extranjera contra nuestro país. Es sin lugar a dudas el escenario menos deseado por ninguna de las fuerzas políticas revolucionarias ni por ningún venezolano de bien pero sobre el cual es necesario advertir cada vez con mayor insistencia a fin de evitarlo.

Hace una década fuimos testigos de lo que este oposicionismo proyanqui, operador político de la burguesía parasitaria nacional, es capaz de hacer, esa vez, luego de la ejecución de un crimen casi perfecto, se impuso en el poder, por pocas horas, lo más oscuro de la política nacional con vinculaciones con el capital transnacional y desataron sus instintos fascistas.

Han sido 10 años de grandes aciertos y enormes fallas para un gobierno que sigue siendo expresión de la necesidad de cambios profundos en la política venezolana, algunos ya cumplidos y muchos otros aun pendientes, pero que sin lugar a dudas, por lo hecho y por lo ofrecido, cuenta con el apoyo mayoritario del pueblo venezolano y de sus sectores de avanzada que sabrán defender lo hasta ahora conquistado.

Ante los escenarios planteados en tan decisivo año para Venezuela, el llamado a la paz y a la unidad en torno a la figura del Presidente Chávez es lo más pertinente y consecuente con la revolución; la mejor lección de aquel abril fue plasmar con claridad meridiana de que lado está el imperialismo, el fascismo y los medios de la dictadura mediática mundial y de que lado los intereses del pueblo.


(*)Militante del PCV

edgarml79@gmail.com

@edgarmelendez79


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1927 veces.



Edgar Meléndez(*)


Visite el perfil de Edgar Meléndez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: