El rescate del Presidente en la Isla La Orchila

Aproximadamente a las 11:30 p.m. del 13 de abril de 2.002 se informa que se disponía de 3 helicópteros Súper Puma y que se designa al General Alí Uzcátegui Duque como Comandante de la Operación Rescate  del Presidente Hugo Chávez. Hacia La Orchila en el primer helicóptero iba Uzcátegui Duque, en el segundo los miembros de Casa Militar  y en el tercero un grupo comando y un grupo jurídico. Se despegó de Maracay a las 12:15 de la madrugada del día 14. En el recorrido de aproximadamente una hora y cincuenta minutos de Maracay a la Base Naval de la Orchila no hubo comunicaciones radiales, la operación era en estricto secreto. Los pilotos dirigieron las naves  bajo instrumentos.  Se tenía información que había una nave norteamericana en aguas venezolanas y cualquier comunicación sobre lo que se estaba realizando podía ser captada por los sistemas de telecomunicaciones gringos. Cuando se llega a La Orchila las aeronaves aterrizan de forma directa. Al desembarcar, se observa a un avión King 200 de siglas norteamericanas aparcado en la pista. El general Uzcátegui aborda a los pilotos de la aeronave y les pregunta qué hacían allí. Ellos manifestaron que estaban recibiendo instrucciones  para un apoyo que habían solicitado desde Caracas. El general no quiso insistir en un interrogatorio porque la prioridad de la misión era el rescate del Presidente.

En ese momento de incertidumbre pasa una camioneta de la unidad de la Armada que estaba acantonada en la isla, se captura el vehiculo y el sargento que se encontraba manejando fue abordado por Uzcátegui Duque que le ordena le traslade donde está el Presidente. A  500 metros de la residencia el General Uzcátegui detiene la marcha y decide efectuar una operación en línea. Allí había tres helicópteros de la Armada parqueados del lado derecho de la residencia. Ya frente  a la residencia, un  oficial de Casa Militar pide al General Uzcátegui Duque que le permitiera ir solo a hacer el reconocimiento porque en caso que sucediera algo era mejor que cayera uno y no cayeran todos. Era un poco más de las 2 de la madrugada del día 14 de abril. El oficial se traslada y cuando regresa a los 5 o 6 minutos informa que no había resistencia y que ya nos estaban esperando. Al llegar a la residencia el General le pegunta al oficial de guardia por el Presidente, éste responde que en la habitación. Al entrar a la sala se ve sentados en un sofá al Cardenal Ignacio Velasco acompañado por un general del ejército y también un coronel de la aviación. Posiblemente la gente allí desconocía lo que estaba sucediendo en tierra firme, así como nosotros desconocíamos lo que sucedía en la Base, por la imposibilidad de comunicarse por celulares. Uzcátegui vio al Presidente que estaba de espaldas reunido con varios oficiales,  se cuadra oficialmente, lo saluda y luego se abrazan. El General Uzcátegui le informa que está comandando una operación para rescatarlo y que el pueblo de Venezuela lo espera en Miraflores, y le pregunta “¿Presidente, usted quiere ir al Palacio de Miraflores o a la Brigada de Paracaidistas donde se encuentra la Operación Restitución de la Dignidad Nacional?” El Presidente responde inmediata y enfáticamente “¡Vamos a retomar Miraflores!”

Al salir de la habitación y pasando por la sala, donde se encontraban los tres personajes señalados anteriormente, el Cardenal Velasco se levanta del sofá y dice: “Presidente yo quiero ir con usted” El Presidente se le queda observando y le pregunta “Cardenal ¿usted está seguro?” “Si estoy seguro Presidente”, “Bueno, si usted lo quiere así será” Entonces se hace acompañar del Cardenal y del Almirante Échelo Márquez, comandante de la Unidad Aérea de la Armada, el que había dirigido la operación de traslado de Chávez desde Turiamo a La Orchila, Chávez dice al general Uzcátegui “No importa, déjalo que vaya con nosotros” Al regresar a donde habían aparcado los Pumas acababa de aterrizar otro helicóptero Súper Puma del Palacio de Miraflores con el piloto presidencial. El Presidente mientras está saludando a todos, ve el avión con siglas norteamericanas y entabla una conversación muy corta con los pilotos. Dos helicópteros debían regresar a la Base Aérea Libertador y el Súper Puma de la Casa Militar única y exclusivamente debía trasladar al Cardenal a la Base de la Carlota. El Cardenal Ignacio Velasco estaba en La Orchila porque era portador de una carta para que el Presidente la firmara renunciando y  es posible que el remordimiento de los cuales él fuera actor sobresaliente acelerara su muerte poco después. Cando se llega a Caracas se ve alrededor de Miraflores se observaba una la grandísima cantidad de gente. El Presidente al llegar saluda al pueblo y entra al Palacio de Miraflores en donde se abraza con los presentes, minutos después se encontraba dando su alocución.    

joseameliach@hotmail.com                              




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5262 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a141633.htmlCd0NV CAC = Y co = US