Agua, Alimentos y Energía

Se reafirma el PUDO del Presidente Chávez

En reiteradas oportunidades y muy especialmente en sus más recientes apariciones el Presidente Chávez, le ha venido exigiendo a su dirigencia alta y media cumplir con los requisitos de avance para el proceso revolucionario: Planificación, Orden, Disciplina y Unidad. De allí la composición del PUDO.

Indistintamente de su orden verbal, el PUDO en las múltiples acciones de gobernabilidad que acontecen a diario, tienen que ir impresas por los cuatro, ocho o diez y seis costados e ir garantizando la profundización de la transición al socialismo.

La PLANIFICACION debe ser y tener la visión prospectiva. Independientemente de la cultura extractivista y consumista que repetimos a diario y que tengamos 2 mil millones de barrilles de petróleos (reservas certificadas) como tantas en recursos minerales para utilizar, negociar y contaminar; ello no excluye, que debamos afrontar los cuellos de botellas y avanzar en superar las contradicciones que se presentan. Especialmente cuando se debate, se programa y planifica en materia de sustentabilidad ecológica.

Lo social y lo ambiental siempre irán de la mano. Uno no excluye a lo otro. Mientras más afectemos y degrademos al ambiente también estaremos agudizando las condiciones de pobreza y disponibilidad de recursos para las poblaciones no sólo mas desasistidas, también todos nos vemos afectados por los distintos problemas ambientales que cursamos. Las faltas de agua, energía y alimentos afectan a todo el mundo sin excepción. Por ello, cualquier tipo de PLANIFICACION debe establecer prioridades frente a pre-supuestos restringidos de recursos; crear espacios de participación y concertación con la gente e ir clarificando la visión estratégica hacia el futuro para reducir los tantos niveles de incertidumbre que nos vienen en camino. Esta visión a futuro debe considerar la actitud del ser humano y su compromiso con lo grupal y comunitario. En especial la preservación de nuestros recursos naturales frente a los tantos efectos colaterales que nos están ocasionando los cambios climáticos.

La DISCIPLINA convoca al ORDEN. En materia ambiental y cumpliendo con otro objetivo más del milenio, nuestra Venezuela como primer país del mundo tiene en acción: La Estrategia Nacional para la Conservación de la Diversidad Biológica de la RBV. Su ORDEN se soporta en siete ejes transversales que mueven siete grandes líneas estratégicas conjugando ochenta y seis acciones. Ver (http://diversidad2010.blogspot.com) Los franceses e ingleses tienen un plan para manejar su diversidad todavía sin acciones.

Para el manejo sustentable del aprovechamiento de nuestra biodiversidad debemos tener conocimiento de dicha DISCIPLINA. No podemos seguir demostrando improvisaciones y los fatuos protagonismo circenses, en aparentar tener ORDEN en las propuestas de desarrollo que se hacen y que contradicen el espíritu de sustentabilidad que cualquier política agrícola hoy día exige.

La charlatanería llega a tal fin, que se definen ejes de producción agroecológicos y se aplican tecnologías extractivistas, acelerando los problemas de afección de suelos y deterioro de recursos hídricos y biodiversidad. Igualmente es pertinente hacer un llamado de atención en lo que se refiere a la multiplicación de la producción de fertilizantes agrotóxicos. Agropatria exige una severa re-ingeniería. Los bajos rendimientos que se han reportado en algunos cultivos, no pueden ser por falta de la aplicación de agrotóxicos. Son de origen y de orden estrictamente tecnológicos, lo que hace seguir demostrando, lo atrasado y vulnerable que se torna el modelo de producción agrícola dependiente de los agroquímicos.

Un ORDEN tecnológico racionalmente sustentable exige la agricultura venezolana. Los costos en externalidades ambientales son irreversibles y no se incluyen los diferentes estragos en materia de salud pública que se han venido ocasionando. Para que exista el ORDEN tecnológico, debemos superar la prepotencia cientificista agrícola, que sigue reinando en las instituciones gubernamentales dedicadas a la actividad de docencia e investigación agrícola. Pasos agigantados debemos dar por la implementación de nuevas propuestas tecnológicas fundadas en la ciencia agroecológica. Como lo hemos venido reiterando, esta ciencia técnicamente puede alimentar el mundo, siempre que no se trate de la misma forma que la reducción cientificista agrícola trata a los procesos productivos, con el carácter rentista y productivista. Esta ciencia emergente exige trabajar con el enfoque de la complejidad, haciendo uso de metódicas de multicriterios, donde concurren diferentes variables sociales y agrológicas, las cuales están siempre interactuando e interrelacionándose. Este enfoque necesariamente tiene que incubarse en los procesos educativos que tímidamente comienzan a ofrecerse en el aprendizaje venezolano.

Para avanzar en los procesos productivos y en la formación agroecológica de nuestros educandos, debe existir una mínima UNIDAD de criterios. Tendientes a superar, las tantas inconsistencias ideológicas, pedagógicas, académicas y metodológicas que se han venido registrando en recintos donde se enseña tal área del conocimiento.

En Venezuela y el proceso revolucionario donde la agroecología ha llegado para siempre, su principal enemigo es: la continua falta de voluntad política para seguir cumpliendo con los requisitos de avances. También la deformada y protagónica charlatanería de sectores productivos y educativos con oscuros intereses, les han hecho daño a la agroecología para avanzar y consolidar las nuevas y tantas iniciativas científicas y tecnológicas que en la actualidad se demandan.

Los daños agroambientales que vienen en camino contra el agua, energía y alimentos; son saldos de cultivo para la oposición política y los tantos infiltrados que el gobierno mantiene como informantes. Todo ello para avanzar en las nuevas acciones de desestabilización que la oposición política tiene programada.

Urgentemente invitamos y convocamos de manera consecuente y responsable a iniciar los debates que sean necesarios por la aplicación y consecución del PUDO del Presidente Chávez en materia de soberanía y seguridad agro-energética-eco-alimentaria. Sobradas razones tenemos para hacerlo y muy especialmente a caras el 7/1O, donde nos jugamos la defensa de nuestra independencia que en materia alimentaria debe ser la principal, como otra de las vanguardias de nuestro proceso revolucionario a defender y consolidar.

email: ipiat2000@yahoo.es




Esta nota ha sido leída aproximadamente 1827 veces.



Miguel Angel Núñez

Director del Instituto Universitario Latinoamericano de Agroecologia " Paulo Freire" Venezuela

 ipiat2000@yahoo.es      @17MiguelAngel

Visite el perfil de Miguel Angel Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: