La exhumación de los restos del excombatiente revolucionario Américo Silva

El pasado 28 el marzo nos dimos cita junto con una numerosa representación de lo más granado del movimiento revolucionario de Ciudad Guayana, en el cementerio de San Félix. Fue un acto muy emotivo donde salieron a relucir las mejores facetas de este líder irreductible; que jamás se tranzó con el enemigo. En ese reencuentro vimos a hombres y mujeres brotar lágrimas de amor por los ausentes y de indignación, para aquellos que una vez empuñaron un fusil y se escondieron en aquellas siglas; para que hoy luzcan como unos verdaderos traidores y conversos. Inicialmente fungió como presentador el destacado luchador revolucionario Alonso Valdez Mederico; luego lo segundo Americo Perez; otro luchador intransigente. Los presentes entonaron el Himno Nacional, la Internacional y el Himno al Guerrillero. El poeta Urbano canto canciones de Ali Primera y los Hermanos Marín canciones de su propia inspiración. Hablo Ana Elisa Osorio. Estaban presente Marco Aurelio Alegría, Luis Cumana de la CVG y otros revolucionarios que sería interminable la lista. No hubo representación alguna de la gobernación del estado, ni de la alcaldía; ni del PSUV; allí estaban los irreductibles de siempre, los casados de verdad con esta revolución, los que volverían a tomar un fusil si alguna fuerza extraña logra torcer los designios del pueblo.

Ya en horas de la tarde cuando se habían llevado a cabo los honores, la participación de un grupo de cantores y las emotivas palabras de Ítalo Américo Silva; uno de sus hijos, que trajo a colaciones algunas de los momentos más estelares que le toco vivir en el poquito tiempo que disfruto de su compañía. Partió el cortejo fúnebre; luego de haber abandonado el estado Bolívar y haber pasado el puente Orinoquia, nos esperaba un grupo de ex combatientes del FRENTE AMERICO SILVA (FAS); allí en medio de los cañonazos de salva le rindieron honores militares este grupo, vistiendo con los atuendos de esta organización.

En la entrada a la población del Tigre se dieron cita otro grupo de revolucionarios y ex combatientes del FAS; allí le volvieron a rendir honores. Prosiguiendo luego vía a Cantaura, donde según la programación se llevarían a cabo otros actos; recordemos que allí un 4 de octubre de l982, fueron masacrados más de 60  venezolanos y extranjeros. La mayoría eran jóvenes que militaban en Bandera Roja y que formaban parte del Frente Américo Silva (FAS). El gobierno de turno para ese momento era el de Luis Herrera Campins. Menos de la mitad fueron identificados. Que dijo para ese entonces la OEA, los EEUU y sus derechos humanos, las ONG. Nada. Hoy tan explícitos cuanto  les mete un empujoncito a cualquier opositor por ahí.

A la mañana siguiente del día 29 fue recibido en el peaje Los Pacotos a la salida de Barcelona por el gobernador del estado Anzoátegui Tarek W. Saab. Donde le rindieron honores. El cortejo fúnebre siguió hacia el Guapo; los actos fueron en la plaza Bolivar allí intervino el ex combatiente del frente guerrillero Ezequiel Zamora, Fernando Soto Rojas. Los días 30 y 31 la cita fue en la Asamblea Nacional; allí el velorio fue en capilla ardiente y en presencia de los representantes de los poderes públicos; como la defensora del pueblo Gabriela Ramírez; la fiscal general de la Republica Luisa Estela Díaz y el primer Vicepresidente ante la Asamblea Nacional Aristobulo Izturiz, Blanca Eckhout, Marelis Perez Marcano, diputada al Parlatino. Todos ellos le rindieron honores. Ya el día 31 sus restos fueron trasladados a la Guairita,  a su última morada al lado de su esposa, también luchadora revolucionaria Argelia Velásquez de Silva.

Con estos sentidos actos en honor a Américo Silva estamos siendo consecuentes con la predica de rescatar la memoria histórica de los pueblos y el derecho inalienable que tiene ese mismo pueblo para que conozcan quienes fueron los que una vez abandonaron todo; ahí si había entrega; para  ir en la búsqueda de una nueva patria. Este es el primer acto, que se da en 13 años, con estas connotaciones, con esta organización y con estas particularidades; salvo la ausencia de individualidades miembros del alto gobierno,  que fueron motores en el accionar de aquellos años. Para finalizar podemos decir que se hizo justicia con la memoria de Américo Silva y nos dimos cuenta que existe una vanguardia de resistencia y esta es una esperanza.

Luisroa519@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1587 veces.



Luis Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: