Dos poemas en homenaje a la "mujer trabajadora"

Es indudable que este homenaje a la MUJER TRABAJADORA, ha pasado por varias interpretaciones `pero también ha evolucionado a la par de la sociedad, en este momento, el movimiento de liberación de la mujer esta ideológicamente mas avanzado que en aquel fatico día en el cual el explotador de Nueva York de la manufacturera Cotton, le pego candela a la fabrica con 196 trabajadoras adentro, quienes fallecieron en tan horrible acto realizado para contrariar su solicitudes de mejoras salariales. También hemos avanzado, referente aquella solicitud de Clara Zetkin ante la 2da. “Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas” realizara en agosto de 1910, en Copenhague solicitando el derecho al voto de la mujer sin distinción alguna.

Hoy compartimos la premisa sobre el origen de la opresión de las mujeres: Histórica y social: Solo la liberación de la clase, la sustitución de un sistema explotador, por otro profundamente humanista, nos libera a todas y todos de la opresión de la clase dominante.

MEA CULPA

Yo tengo la culpa, lo confieso por ser bruja, por comerme la manzana, por ser cenicienta en espera permanente, por ser hormiga haciendo pan todo el día, por ser útero abierto sin deseos ni testigos, por ser comadre con vecinas que lamentan, por llorar sin razones objetivas, por cuidar el parto, el fruto y la cosecha, por ser amante o perdida.

Por los chismes, la mentira, la lengua viperina, los trapos las cremas, las medidas perfectas.

Loa amores, los eternos o los fugaces de un día.

Mea culpa, oh Dios, esta epopeya de siglos entre la placenta y la hoguera, sembramos todo el trigo, tengo la culpa antes, por callarme, hoy por hablar, antes por no salir de la casa, hoy por leer y pensar, antes porque no opinaba, hoy por decir LIBERTAD.

DOLORES PADILLA

POR CADA MUJER…HAY UN HOMBRE

Por cada mujer fuerte cansada de tener que aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de tener que ser fuerte.

Por cada mujer fuerte cansada de tener que actuar como una tonta, hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo

Por cada mujer fuerte cansada de ser calificada como “hembra emocional” hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser delicado.

Por cada mujer catalogada como poca femenina cuando compite, hay un hombre que se ve obligado a competir para que no se dude de su masculinidad.

Por cada mujer cansada de ser objeto sexual, hay un hombre preocupado por su potencia sexual.

Por cada mujer cada mujer que se siente atada por sus hijos, hay un hombre a quien le ha sido negada el placer de la paternidad.

Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o a un salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica de otro ser humano.

Por cada mujer que desconoce los mecanismos los mecanismos de un automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar.

Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que redescubre el camino a la libertad

martaortega4@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4890 veces.



Marta Ortega

Docente jubilada, militante por la transformación social desde el voto nulo hasta hoy. Pionera en la formación de la Liga Socialista y defensora de los Derechos Humanos

 martaortega4@gmail.com

Visite el perfil de Marta Ortega para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: