En Puerto Ordaz

Hospital Américo Babó de Ferrominera Orinoco

El pasado 29 de febrero un grupo de trabajadores del hospital Américo Babo de FMO contagiados por el fervor religioso, la adhesión y el afecto de los muchos que están rogando por el restablecimiento de la salud de nuestro Presidente; quisieron elevar una plegaria; realizando un acto religioso en las instalaciones de este hospital; en lo que se ha venido llamando servicio de oraciones. Estaba presente el Presidente de la empresa, la representación sindical y un grupito de tres gerentes; de mas de varias decenas de estos ejecutivos que tiene la planta, los niños cantores pertenecientes a los centros educativos de la empresa y algunos representantes. Lo que nos llamó la atención fue la conducta asumida, entre ellos, la Gerente y el Director de Servicios médicos y algunos de los 40 médicos que activan en los partidos de la oposición; salvo dos o tres que apoyan a nuestro Presidente. Allí estaban estos profesionales con su conducta avinagrada, beligerante y algunos de ellos saboteadora, imbuidos por sus altos decibeles de disociación psicótica, con sus posiciones necrofilias hacia el primer mandatario, que casi rondaban la paranoia. Un medico es un profesional con sensibilidad social, formado para salvar vidas, no individualidades que anden por ahí deseándole la muerte a nadie. Muchos de ellos asumen estas actitudes a sabiendas que en la empresa no se sanciona a nadie. Recordemos que en el golpe del 11 de abril y el paro petrolero muchos gerentes andaban con un hacha en la mano pidiendo a gritos la destitución del Presidente Chávez, utilizando las instalaciones de la empresa, entre ellas el club Caronoco para conspirar, esto era a la luz pública sin necesidad de estar escondiéndose.

Recordemos que en la IV República esta empresa funcionaba como una franquicia de Acción Democrática y de sus acólitos. La plana mayor de este partido tenía tarjeta del comisariato y cualquier chistar o resquemor hacia esta tolda política era despedido sin miramiento alguno. Los médicos del hospital tenían un pool medico, donde las intervenciones quirúrgicas, así como las hospitalizaciones a extraños de la planta, este ingreso no llegaba a la empresa, era sacrosantamente repartido entre ellos; llego el reeeegimen y prohibió este desnaturalizado manejo y decidió la gratuidad de este servicio para quien requiera de una asistencia médica ajeno a la empresa. Esto por supuesto produce piquiña para estos mercaderes de la medicina; cuando le hablan que algo no le producen dividendos les ocasiona un prurito.

Luisroa519@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4058 veces.



Luis Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: