Había que alzarse, coño

Así ha sido la historia de la humanidad: hay alguien que asume la responsabilidad de encender la pradera. De bajar de la montaña y encender los pueblos. Alguien que se ha preparado largamente, porque pocos son siempre aquellos cuyos corazones además de arder de arrechera  además están decididos a llevar hasta las últimas consecuencias sus palabras, sus juramentos.

Son los que dan un paso al frente porque el resto es débil, ambiguo, cobarde.

El Comandante Hugo Chávez pudo haber muerto aquel 4 de febrero. Se pedía su cabeza; David Morales Bello solicitaba en el Congreso que lo fusilaran.

¿Cuántos de nosotros hubiese hecho un gesto similar a aquel acto de valentía que nos sacó del bostezo de cien años de ignominia?

¿Cuántos?

Millones de razones había para alzarse:

· El 21 de enero de 1990: el Congreso de la República decide el allanamiento de la inmunidad parlamentaria de José Ángel Ciliberto (durante el mandato de Jaime Lusinchi) fue ministro de Fomento, 1986, y de Relaciones Interiores, 1987-1989.

· El 21 de marzo de 1990: se aprueba investigar al expresidente Jaime Lusinchi por el caso de RECADI. Se habían evaporado más cinco mil millones de dólares que se los habían llevado para el exterior.

· El 12 de julio de 1990: el Tribunal de Salvaguarda del Patrimonio Público ordena la detención de Blanca Ibáñez, José Ángel Ciliberto y otras diez personas relacionadas con el delito de los Jeeps. Todo el mundo se ríe de la justicia.

· El 3 de diciembre de 1990: grupo de intelectuales (los Notables) emiten un documento donde plantean que los partidos no toman en cuentas inaplazables cambios en el sistema electoral y una reforma del poder judicial. Puras pamplinas.

· El 21 de enero de 1991: denuncian ante la Fiscalía a Antonio Ríos, presidente de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) y diputado de AD, por peculado y tráfico de influencias. Antonio Ríos huye a Miami, se casa allá con una peluquera y muere impoluto como lo hacen todos los adecos ladrones.

· El 2 de junio de 1991: estalla el escándalo que envuelve a perros y perras de la guerra en el asunto de venta de armas a las Fuerza Armada Nacional (FAN). Un escolta de CAP, Orlando García, resulta ser accionista de la Corporación Margold, que le vende armas a las FAN[1]. No tuvimos en cuarenta años un solo general con bolas. Y el ladrón Orlando García muere en olor de santidad en Miami junto con todos los gusanos cubanos que le defendían.

· El 5 de junio de 1991: el general Carlos Julio Peñaloza denuncia una presunta estafa cometida por la empresa Margold en la venta de pertrechos militares al Ejército. Este Peñaloza vive feliz y bonchón en Miami, la meca de todos los ladrones de Venezuela.

· En 7 de junio de 1991: un auto BMW –registrado a nombre del director de la DIM, general Herminio Fuenmayor– aparece involucrado en el decomiso de media tonelada de cocaína. Hoy este personaje trabaja para Uribe y los paramilitares.

· El 8 de junio de 1991: Herminio Fuenmayor responde que efectivamente él tenía ese carro pero que ya lo había vendido. Dice que todo es una confabulación contra el gobierno y la cúpula militar, y dice que hay una conspiración en marcha.

· El 21 de junio de 1991: CAP destituye a Carlos Julio Peñaloza y a Herminio Fuenmayor para mejor tapar sus dfesquicios.

· El 9 de agosto de 1991: privatizan Venezolana Internacional de Aviación S.A. (VIASA), para luego destrozarla, e Iberia apoderarse de todos sus negocios.

· El 28 de agosto de 1991 comienza a perfilarse un movimiento revolucionario bolivariano dentro de las Fuerzas Armadas: asume un nuevo Comandante en el 422 Batallón de Paracaidistas en Maracay. Así, el ministro Fernando Ochoa Antich toma una decisión en contra de lo dispuesto por los dos últimos Comandantes del Ejército y por su antecesor en el ministerio de la Defensa, y entonces un grupo de oficiales que se encontraban apartados en funciones administrativas y sobre los que pesaban sospechas de andar en actividades conspirativas, pasan a ocupar puestos de Comando.

· El 16 de octubre de 1991: se produce una balacera en Los Anaucos cuando pasa la caravana presidencial, y CAP sufre una crisis espantosa.

· El 21 de octubre de 1991: Un tribunal penal dicta seis autos de detención por el escándalo con la Margold. Pero todo para ocultar a los verdaderos culpables del desfalco.

· El 21 de noviembre de 1991: un informe conjunto de la Dirección General Sectorial de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) y de la Guardia Nacional revela que está en marcha una conspiración militar. La CIA crea una oficina en Miraflores.

· El 1 de diciembre de 1991: Uslar Pietri, en el programa Primer Plano, dice que es idiota negar la posibilidad de una rebelión militar.

· El 30 de diciembre de 1991: se presenta un nuevo esquema para el aumento de la gasolina en efecto hasta diciembre de 1992, para incrementos progresivos mensualmente.

· El 4F estalla la GRAN REBELIÓN DEL SUR.

jsantroz@gmail.com

[1]              A la proveedora Margold se le pagó un lote de munición de 105 mm para artillería que nunca entregó. La dueña de la empresa era la señora Gardenia Martínez; ella recibió el pago completo pero no entregó absolutamente nada. En el guiso estaba Orlando García, cubano y jefe de la escolta civil de CAP. Siendo Ochoa Antich Inspector general del Ejército, interroga a la señora Gardenia en su despacho pero esta de manera soberbia le hace saber que tiene contactos en el alto gobierno y que no tiene nada que explicar (véase el libro ya citado, Así se rindió Chávez). El contacto no es otro que Cecilia Matos.

                La Gardenia y el Orlando huyen hacia Miami, la meca de los más grandes ladrones y asesinos de Venezuela. Nunca se les hizo nada. La historia de siempre. Lo insólito es que cuando el general Peñaloza se presenta ante la Comisión de Política Interior de la Cámara de Diputados para una interpelación, llega CAP y lo destituye. Todo esto revela que Orlando García tenía fuertes conexiones con Cecilia Matos, lo que era vox populi...



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4880 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a137666.htmlCd0NV CAC = Y co = US