Se requieren nuevos paradigmas conceptuales para enderezar los entuertos del mundo

La historia ha reseñado como muchas individualidades con mucho poder a través de la imaginación, han creado representaciones en el cerebro que le han permito identificar en la realidad sensible, cosas como si fueran verdades. Se han agrupados, y conformado sociedades que estructuran planes para seguir en su afán de nominación, manipulando y destruyendo los obstáculos que se le presentan, donde la política y la religión, tienen una participación significante. También existen, los que reciben informaciones mediantes facultades intuitivas, sin entender y comprender las fuentes y ni el objetivo, de fuerzas invisibles a los ojos humanos, pero sensible a las facultades mentales. Y otros, con carácter y habilidades histriónicas, que manipulan a seres humanos ingenuos y realizan prácticas negativas a espaldas de las sociedades organizadas.

Se identifican individualidades que se agrupan en los sitios que requieren concentrar poder por su debilidad manifiesta, creadores de su propio imperio; que han venido dominando los escenarios mundiales durante siglos. También existen una inmensa mayoría, proclive a vivir en sociedad y en paz, que trabajan para mantener su familia y otros que no trabajan que forman parte de la legión de seres humanos con pobreza en los diferentes niveles, con el constante esfuerzo de los gobiernos Latino Americanos para incluirlos.

Este es el escenario manifiesto del Siglo XXI. Al hacer un diagnostico de la realidad sensible de este siglo, en el momento que ubica el final del 2011. Se encuentra, con los países desarrollados en crisis política y financiera. Y países emergentes, que ven como políticas desacertadas esta llevando al mundo al precipicio, con el consecuente riesgo de ser arrastrado por una locura manifiesta. Es poner en jaque a su seguridad integral tanto interna como externa, por los recursos que posee y su potencial de desarrollo. Mientras, que las sociedades devoradoras de recursos en cantidades que ambiciona, dispuestos a crear dificultades mediante terceros, para luego entrar y actuar como salvadores y ductores del mundo, y así lograr objetivos de dominio. Ya que los que obstentan el poder mundial, se encuentran inmersos en una lucha fratricidas en detrimento de la paz mundial, al tratar de mantener todo aquello que le representan, observándose resquebrajadura en sus estructuras con posibilidades comprometidas de restauración.

Ya el mundo esta consciente que la ética y los valores están en crisis, porque se generan situaciones que pareciese que las soluciones se simulan en un supuesto supra escenario, donde no existe diferencia entre el bien y el mal. Razón tenia los Épicos Grietos, Sócrates, Platón y Aristóteles al enfrentarse a Los Sofista, que promulgaban “todo es relativo” En base a lo anterior, se puede inferir que el Siglo XXI, los filósofos e intelectuales racionales y honestos, deberían revisar conceptos en los sistemas educativos, los valores, la ética y otros, porque la manipulación con fines muy evidentes ha penetrado las fibras mas sensibles de la sociedad de Latino América y del Caribe.

Con solo hacer un análisis superficial del modo vivendi occidental, se puede inferir que se ha hecho conceptualizaciones, como si el cielo estuviese en la tierra y la tierra en el cielo. Razón, tiene Galeano al decir que “el mundo esta al revés” Cuando el sistema instituidos en sentido general, detecta un liderazgo que busca la equidad y justicia, donde se pone en marca una maquinaria militar que todo lo arrasa; pero que los pueblos no permiten que se le reconstruyan a imagen y semejanza.

Al utilizar el método deductivo con la finalidad de hacer un análisis de los conceptos en sentido general instituidos, se deduce que la mayoría de ellos es aplicada con aspecto ideológico, como si fuera algo producto de la praxis. Al analizar, los conceptos de Derechos Humanos y Democracia, donde se plantea ambos conceptos en sentido general e igualitario, con carácter internacional y regional, vinculado a la naturaleza humana y a las leyes. Cuando en la realidad, existe un completo desprecio por lo que se demanda, porque las evidencias son evidentes, como el estado de deterioro del planeta. Y la connotación de leyes, son leyes cuando conviene y no se discuten, sino se aplican mediante votos. Y cuando no conviene, se manejan como verdades, cuando en la realidad son conceptos verdaderos impregnados de verdades, errores y falsedades, como un acto ambiguo jurídico. Con las características muy evidentes de que se basa en “supuestos” con la consecuente perdidas de muchas vidas humanas. Lo que la racionalidad indica, es que ambos conceptos debería ser una construcción de los pueblos en sentido inductivo, que cada día exigirá mayor profundidad conceptual a objeto de que cada día sea más justo y equitativo, a fuerza de participación.

Es menester dedicarse a cambiar viejos paradigmas y cambiarlos por nuevos, que se adapte a las necesidades y exigencias de nuestros pueblos. Además, deberían existir las posibilidades que la región de América del Sur implementase políticas que tengan que ver con la idiosincrasia de los pueblos originarios de Latino América y del Caribe; con la finalidad de tener nuevos conceptos con profundidad ontológica.

(*)Ing. Esp.

basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1689 veces.



Basilio A. Lezama(*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: