Alquimia Política

2012: el año de la postmodernidad

Las características del pensamiento moderno  se sintetizan en ocho aspectos: Las organizaciones piramidales, en donde prevalece la jerarquía de unos pocos y las líneas verticales de mando; Los postulados de Newton y Descartes, en cuanto a que el mundo está inmerso en coordenadas masa-espacio-tiempo; La ética a la obediencia, o el reino de los “subalternos sumisos”, en acepción de Hurtado y Toro; La racionalidad como principio y la instrumentación de lo formal como procedimiento para alcanzar el conocimiento; El sujeto disciplinado, amoldado a perfiles de cargo y rangos preestablecidos para la inserción en la sociedad ( comunidad autómata guiada por las leyes); Importancia a los fundamentos de la historia, la visión social de progreso y la valoración de las utopías como ideas posibles; El manejo de un discurso cuantitativo, que observa la realidad a través de lo palpable y rígido, con preponderancia a calificativos de óptimo, objetivo, verificable, observable, etc.; y la Creación de una unidad cultural e ideológica en razón a las ideas de racionalidad y objetividad de principios. 

      Estas características, en razón de las cuales necesariamente se verá  identificado gran parte de la investigación, se desenvuelven en razón de tres modelos, o paradigmas del pensamiento; estos modelos están integrados en dos formatos de explicación que son lo epistemológico y lo metodológico.   

      Estos formatos de explicación  se encuentran materializados en el racionalismo analítico, el cual se vale del método hipotético-deductivo; la contradicción dialéctica, como elemento de interpretación de la realidad, a través del método histórico-dialéctico; y la teoría epistemológica de la estructura social, bajo patrones de métodos estructurales que vayan más al enfoque institucional del sistema que a visiones metafísicas del lugar del hombre y la naturaleza. 

      Ahora bien, las técnicas de estudio se enmarcan  en los modelos analítico y sistémico, pero a pesar de su carácter estricto y racional, se hace necesario ahondar en el factor dialéctico como aspecto necesario para interpretar los fenómeno de estudio de contenido educativo y así poder ensamblar los alcances epistemológicos y metodológicos de la modernidad, con el aspecto de novedad de la teoría postmoderna. En este sentido el modelo dialéctico es el  más adecuado para propiciar un análisis en términos objetivos, pero con la posibilidad de puntos de vistas cualitativos que sin duda presentan más de cerca la posición y reflexión del investigador. 

      Para comprender más ampliamente cómo desarrollar una técnica adecuada de estudio, es necesario comprender las premisas teoréticas que definen la postmodernidad como nueva directriz de reflexión y critica del pensamiento.  

      La postmodernidad, y esto es un fenómeno que se acentuará con mayor fuerza a partir del 2012, alcanzará, en el plano académico, una dimensión más humana. “Una mirada; una forma distinta de ver el mundo, sin que éste deje de serlo”, en términos de Rigoberto Lanz. En un sentido más específico, la  postmodernidad es un nuevo orden civilizatorio, una nueva época, que deja de valorar las coordenadas masa-espacio-tiempo, y comienza a percibir el mundo a través de las coordenadas tiempo-espacial, y símbolo, en el cual se da el movimiento sin desplazamiento. Surge el individuo que se observa así mismo y busca la realización individual, dejando a un lado el concepto de “persona”, que a pesar de ser amplio y profundamente identidad del hombre con la naturaleza, no dejaba de ser más que una expresión de utopía y excusa para la búsqueda de un progreso como meta que era evidentemente inexistente.  

      La postmodernidad es más realista, su instrumento ideal es la comunicación, dándole la oportunidad a los sujetos de ser participativos y deliberantes, así como organizándose en sistemas de interconexión, o redes, dejando a un lado los esquemas estructuralistas y piramidales del modernismo. De lo postmoderno, según autores contemporáneos como Martínez y Bunge, surgirán en los próximos cinco años, la consolidación final de las dimensiones del hombre como centro del universo, el cual se encuentra ante realidades post-colonial, post-capitalista, post-imperialista, post-patriarcal, post-ideológico, post-confesional e interreligioso, y post-socialista; hasta las dimensiones que proyectan la racionalidad dialógica, donde lo verdadero es el símbolo, cambiando el discurso objetivo y formal, por un discurso cualitativo y subjetivo, sin menospreciar la dinámica real de las situaciones formales del sistema. 

      En cuanto al  método, éste aparecerá enmarcado en un esquema de estudio teorético, el cual obedece a un principio de  investigación hipotética-deductiva-inductiva, resaltando en su esencia que es un método de análisis racional, pero a su vez idealista-analítico, creando una perspectiva  de acción cuya postura ante la razón lógica es argumentativa y dialógica, en términos del alemán Habermas.  

      El año 2012, consagrará las ciencias formales en un plano demostrativo de realidades sensibles y cuantificables; así mismo, hará de las ciencias fácticas una vía para verificar (confirman o disconfirman) hipótesis, que en su mayoría son provisionales. La demostración es completa y final, la verificación es incompleta y por ello temporaria, tal cuan lo expresa en varios de sus escritos Bunge.  

      Si la proyecciones teoréticas se confirman, en razón de cómo las últimas lecturas me lo han develado, a partir del 2012 se inicia el verdadero período de la postmodernidad, como una confirmación del impulso de una Modernidad cada vez más compleja y dinámica. Los esquemas metodológicos han cambiado; por lo tanto, la forma y manera con que los investigadores se acerquen a las investigaciones debe cambiar: “a muerto la simplicidad viva la complejidad”.  

azocarramon1968@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2166 veces.



Ramón E. Azócar A.

Doctor en Ciencias de la Educación/Politólogo/ Planificador. Docente Universitario, Conferencista y Asesor en Políticas Públicas y Planificación (Consejo Legislativo del Estado Portuguesa, Alcaldías de Guanare, Ospino y San Genaro de Boconoito).

 azocarramon1968@gmail.com

Visite el perfil de Ramón Eduardo Azócar Añez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: