Darella Osio murió. Nadie lo notificó, nadie lo publicó, nadie se enteró

Cuando uno del pueblo muere y no es útil para propaganda. Nadie se entera y los medios ¿revolucionarios? que se sirvieron de ella, no lo comunican

Darella Osio murió. Nadie lo notificó, nadie lo publicó, nadie se enteró. Conocí a Darelia en los foros de APORREA. Era una cámara batalladora, muy lucida en sus ideas y muy franca al expresarlas. Era una revolucionaria a tiempo completa. Para ella la revolución y el comandante tenían un sitial privilegiado en sus buenos conceptos.

Son muchos los medios alternativos que publicaban sus escritos. Uno en particular le debe Darelia Osio, parte de la importancia que tiene hoy en el escenario político. Pero como la solidaridad no es punto de honor en algunos medios revolucionarios, la queja de Darelita, por obtener una pensión merecida para poder lidiar con su precaria salud, murió en el abandono, en la clandestinidad pública del que no tiene valor político para los carroñeros.

Todo el esfuerzo de esta dama por lograr una sociedad justa, donde el derecho a una vida decente fuera centro de acción se fue por el caño, cuando solicitud un auxilio merecido, que no comprado, para poder seguir batallando contra la canalla escuálida y la canalla infiltrada que galopa en la revolución para hacer tanto daño como los gobiernos del pasado, descubrió con pesar que estaba sola, que no contaba para nada ni para nadie. Me consta en los correos de la camarita como ella diligenció una pensión, para poder atender más dignamente su dolencia. Ningún medio “revolucionario la publicó, ningún órgano público revolucionó y proporcionó solución. Simplemente Darelia era solo un numero, un voto, una ficha de tercera ¿Qué carajo le importa a nadie esa gente? Se murió, ¡Bah! solo se perdió un voto, una voz cansada y acogotada por el pesar de su enfermedad. ¡Viva la revolución nojoda, viva Aporrea nojoda!

Así existen miles y miles de Darelias, que sienten que la negligencia, la inoperancia, la burocracia y la indolencia de los privilegiados funcionarios públicos, que solo procuran y se ocupan de sus intereses, de sus grupos de sus beneficios particulares. Hay miles y miles de voces de Darelias gritando y exigiendo justicia, y solo encuentran desprecio y olvido ¡Qué viva la revolución! He allí el sentido de corresponsabilidad y de solidaridad para quienes aun estando en precariedad de salud, encuentran fuerzas para batallar por una sociedad justa, pero al final mueren con el pesar de la enfermedad y de saber que araron en el mar. ¿Dónde están esos medios por los cuales Darelita se expresó y que no obtuvo una publicación oportuna que reclamara justicia y apoyo a su pesar?

El presidente grita, clama, gime con honestidad, exigiendo se de respuesta al pueblo. Los ministros y demás funcionarios multipintos, solo se limpian las uñas y se dan pompas con los lujos que dan sus cargos inmerecidos ¡Que mierda!, ¿cuantos revolucionarios deben morir y ser ceros a la izquierda, para que la justicia la fin se imponga? ¿Cuántos engañados irán a parar a las filas de la malandra oposición, creyendo que en la revolución no hay posibilidad, sin entender que todo eso es parte de la historia del pasado que permanece en la quinta? Sin saber que toda vuelta al pasado es peor. Lo mismo que seguir creyendo en las carroñas con disfraz rojo rojito sin detallar que es igual de peor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1840 veces.



Javier del Valle Monagas


Visite el perfil de Gipsy Gastello para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: