La piedra en el zapato gringo

Eso somos nosotros. Una incómoda piedrita que fastidia. La igualada en los reiterados intentos por imponer la candidatura mexicana a la Secretaría General de la OEA, fue vista como una victoria venezolana que impidió a los norteamericanos hacerse de las riendas del organismo, por la vía de los favores del vecino.

La propia prensa mexicana reseñó con preocupación su disgusto porque su candidato fuese percibido entre el resto de los países como la ficha norteamericana, después del resbalón sufrido con el salvadoreño Flores. Ellos parecen ser los únicos que no se han percatado de que sí lo son.

La rebelión del “patio trasero” que provocó el empate en la OEA ha obligado a la ahora viajera Condoleezza Rice a poner a Chile en su itinerario de finales de este mes. Basta saber si Lagos e Insulza se van a dejar amedrentar con el cuento de que tras la candidatura del sureño, están apostando los países “neosocialistas” del continente. La dignidad suramericana tiene que pasar todavía esa prueba.

Luis Posada Carriles, el terrorista del exilio enMiamique fue acusado en 1976 de planificar la voladura del avión cubano que despegó de nuestro país y explotó en pleno vuelo, acaba de pedir asilo en EEUU, luego de ser liberado de las cárceles panameñas por una decisión graciosa de Mireya Moscoso, justo antes de dejar la Presidencia de ese país. El abogado de Posada Carriles argumenta que su defendido tiene derecho a aspirar al asilo norteamericano, “porque ha promovido los intereses de este país durante cuatro décadas”.

El abogado del terrorista afirma que su representado “está en el registro de la CIA desde principios de los años 1960” y que además es miembro del Ejército estadounidense.

En el avión de Cubana de Aviación viajaban 73 personas, entre ellas todos los integrantes del equipo olímpico de esgrima de ese país. Tal vez los autores de semejante crimen pensaron que los floretes que portaban esos atletas eran un peligro para la seguridad de losEEUUy que por lo tanto había que eliminarlos. Ahora Posada Carriles apela a su derecho al asilo por los servicios prestados en cuarenta años de conspiraciones, intentos de magnicidio y planes terroristas dirigidos al mandatario y la nación antillana.

Ni Venezuela ni Cuba han atentado contra intereses norteamericanos de ninguna naturaleza, como no sea mantener la frente en alto cuando los gringos aspiran a sumisión. Ese es realmente nuestro único “delito”.

Por eso se nos quiere condenar al ostracismo. El miércoles de esta semana el canciller español, Miguel Angel Moratinos, en visita a Washington, recibió un gran regaño por parte de congresistas norteamericanos altamente preocupados por la “incomprensión” que les produce la política de España hacia Cuba y Venezuela. El Canciller español se fue con el encargo de que le transmita a Rodríguez Zapatero que a EEUU no le gustan sus nuevas amistades.

Realmente ellos preferían al lacayo Aznar y no a éste contestón que lo primero que hizo fue sacar las tropas de Irak y lo segundo venir a retratarse aquí con Chávez y firmar un montón de acuerdos con nosotros.

Definitivamente somos incómodos.

Si por preservar la dignidad hay que ser piedra en el zapato ajeno, benditas sean las piedras.

(*)Periodista

mlinar2004@yahoo.es





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2400 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas