(Foto) Las 2 mentiras del golpe



Históricamente, en América Latina no ha habido ningún golpe de Estado que hubiese necesitado mentiras para su ejecución. Todos han sido acciones de fuerza, sin explicar nada, se suceden sin palabras. Cuando el 18 de octubre de 1945 fue derrocado el presidente Medina Angarita no se sabía de quién era el golpe, y fue la noche del 19 cuando los golpistas lo aclararon todo. Algo parecido sucedió el 24 de noviembre de 1948, casi en silencio tumbaron a Rómulo Gallegos y por la noche se instaló la Junta. Siempre ha sido así. Tampoco dijeron nada los gorilas chilenos antes de darle el golpe a Allende. Batista derrocó a Prío Socarrás (Cuba) y Rojas Pinilla a Laureano Gómez (Colombia), sin que mediara palabra alguna; también fueron militares silenciosos quienes derrocaron a Juan Bosh (Rep. Dominicana) y a Joao Goulart en Brasil. Así han sido todos. A los ecuatorianos nunca le mintieron ninguna de las cuatro veces que tumbaron a Velazco Ibarra. En ninguno de esos golpes los militares tuvieron necesidad de mentir antes de usar la fuerza de sus tanques. Quizás si lo hubiesen intentado, no habrían tenido medios para decirlo.

Aquí en abril, fue distinto. El Presidente conservaba toda su legitimidad y los golpistas no tenían ni fuerza popular ni fuerza militar.

Debieron mentir, engañar. Lo hicieron dos veces y en ambos casos contaron con la mayoría de los medios para difundir sus mentiras y repetirlas una y cien veces.

La primera fue atribuir al gobierno las muertes del día 11. Pasadas las cuatro de la tarde la televisión empezó a mostrar imágenes de un grupo identificado como del MVRque disparaba desde Puente Llaguno, y aseguraban que eran los responsable de las muertes habidas. Estas escenas fueron vistas cien veces, ese día y los siguientes, aquí y en el exterior, y le agregaban que recibían órdenes de Chávez que había instruido aplicar el Plan Ávila para masacrar al pueblo en la calle. Lo acusaron de genocida. ¿Cuántos venezolanos, civiles y militares, creyeron que era cierto lo que les mostraba la TV?
La mayoría debió quedar convencida. La radio lo repetía incesantemente, y al día siguiente remataron la mayoría de los diarios. Los autores de los disparos fueron detenidos y desde entonces, esos medios los llamaron “pistoleros de Puente Llaguno”.

Eran Henry Atencio, Rafael Ignacio Cabrices y Richard Peñalver. Ese mismo día, el vicealmirante Héctor Ramírez Pérez, acompañado de un grupo de altos oficiales, le informó al país de seis muertes habidas y llamó a la Fuerza Armada a desconocer al gobierno responsable de la matanza.

Esa mentira que trataba de justificar la insurgencia militar para sacar a Chávez del poder confundió a muchos oficiales. ¡Si hasta se ganó el premio Rey de España!
La segunda mentira apareció la noche del 11, bastante tarde. El presidente Chávez había dimitido. En televisión leyeron la carta de renuncia, y la mostraban sin que se viera que no aparecía firma alguna. A primeras horas de la madrugada, el general Lucas Rincón dijo en TV que al Presidente le habían presentado la carta de renuncia y él aceptó. Ahora no quedaban dudas. Chávez había renunciado.

Esta mentira, sin embargo la puso al descubierto al Fiscal General Isaías Rodríguez.

Hace poco lo relató en la Asamblea Nacional. Contó que en rueda de prensa del día 12 dijo que los fiscales militares le habían informado que el Presidente Chávez no había renunciado. En efecto, en un acta levantada en Fuerte Tiuna, que firma Chávez, y donde consta su estado físico, una de las fiscales añadió de propiamano: “Manifestó que noharenunciado”, copia de la cual le llegó al Fiscal. La verdad comenzaba a abrirse paso.

¿Qué pasó con Lucas Rincón? Entrevisté a Chávez después del golpe y me explicó que a comienzos de esa madrugada del 12 habló con Lucas, le informó de la situación, que le habían enviado una carta de renuncia y que él iría a Fuerte Tiuna a negociar.

Otro día, en un desayuno con Miguel Ángel Capriles López y Armando Capriles, Rincón nos contó su versión, confirmó lo que me había dicho Chávez, nos comentó que él le dijo que dijera lo que creyera lo más conveniente.

La prueba más evidente de que Chávez no había renunciado, es que mandaron al Cardenal Velazco el día 13 a La Orchila a tratar de convencerlo de que la firmara.

Pero la verdad sobre las muertes esperó mucho tiempo para salir a flote. El primero que reveló hechos inéditos que mostraban cómo la matanza estaba preparada por quienes desviaron la marcha hacia Miraflores, fue el corresponsal de CNN, Otto Neustald, quien horaymedia antes de quehubiese el primerdisparo, grabó a Ramírez Pérez con sus 9 gorilas leyendo esa declaración, que el periodista les pidió hacerlo,comoensayo. Esto lo dijo enun foroen la Universidad Bicentenaria enMaracay, pero no trascendió hasta que meses despuésse conoció el video queRomeroAnselmi lo pasó en VTV. Nadie más, ni CNN, se interesó en divulgarlo, mientras Neustald se hizo el loco. No quiso hablar más.

Las pruebas más contundentes contra la mentira de Puente Llaguno es el documental “Claves de una masacre”, del cineasta Ángel Palacios. También en este caso sólo VTV lo ha transmitido.Un exhaustivo estudio, con planimetrías incorporadas, presentó el Defensor del Pueblo, e igualmente ha sido poco conocido.

Las dos mentiras que sirvieron de soporte al golpe se desmoronaron. En la oficialidad de la Fuerza Armada y en el pueblo quedó claro que Chávez no había renunciado:
entonces empezó la reacción. La gente multitudinariamente movilizándose hacia Fuerte Tiuna, y Miraflores, y en Maracay hacia La Placera, sede de la Brigada de Paracaidistas, y en otras ciudades. Simultáneamente, numerosos oficiales reaccionan, retoman el palacio y en Maracay cinco generales y dos almirantes firmantes del acta de rescate de la dignidad nacional, promovían el respeto a la Constitución y el retorno de Chávez. En Fuerte Tiuna se desvaneció el gobierno efímero.

Como casi siempre, esas dos mentiras también tenían piernas cortas.

... en ambos casos contaron con la mayoría de los medios para difundir sus mentiras...”


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5843 veces.



Eleazar Díaz Rangel / Ultimas Noticias

Periodista egresado de la UCV. Ganador del Premio Nacional de Periodismo y menciones en diversas especialidades. Es Director del diario Últimas Noticias desde el año 2001. Profesor titular jubilado de la universidad central de Venezuela, cuya escuela de comunicación social dirigió (1983-86). Presidente de VTV 1994-1996. Presidente de la asociación venezolana de periodistas.

 edrangel@grupo-un.com

Visite el perfil de Eleazar Díaz Rangel para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eleazar Díaz Rangel

Eleazar Díaz Rangel

Más artículos de este autor


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a13399.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO