Pablo Pea arregla esta vaina

El tipo es bien desvergonzado, tanto como toda la plana mayor que aúpa su candidatura: el Barboza, el Ramos Allup, el Mazuco y Globovisión. Este vulgarote mamarracho surgido de la podredumbre de un Zulia desgarrado por los negocios más oscuros, por la insolencia más vil, por la chabacanería más degenerada, sale con su carota de yo no fui, luego de jalar caña en público, pegado del pico de un Santa Teresa; luego de desbarrar bestialmente ebrio y toquetearle el ano a otro de su estirpe desde una tarima con una multitud al frente.

Sale Pablo Pea de su garito en el Zulia y se mete en el territorio de los Salas donde Leopoldo López trata de empinarse en las encuestas. El Nazional recoge su andanza y coloca como una gran cosa estas expresiones de la gente: "Pablo es como la salsa espesa", dijo uno. "Es como Héctor Lavoe", afirmaron otros. "Es como Cristo", remató un adeco feliz. El precandidato mereció los calificativos por llegar tarde a la caminata por la zona sur de Valencia, pautada para las 10:00 am, pero que comenzó al mediodía.

El diario de Bobolongo añade que “Pérez satisfizo a la audiencia una vez que entró en la urbanización La Isabelica que hasta 2008 era considerado "territorio chavista".

El borracho hediondo a ron, se ahogaba entre banderas blancas de AD. Pablo Pea confía en la estrategia de la caña que durante cincuenta años montaron los betancuristas en Venezuela para ganar adeptos y vencer en las campañas electorales.

Pablo Pea grita: “El que no jala caña no es venezolano, no es hombre, no tiene pelo en pecho”.

Reseñan los medios escuálidos que Pablo Pea caminó como “Carlos Andrés Pérez, corrió, abrazó, besó niños, viejitas y jóvenes, repartió bendiciones, entró a edificios donde conversó con la gente y no se amilanó ante quienes gritaron ¡Viva Chávez, carajo!".

Pablo Pea con su hocico torcido dio tumbos a lo largo de dos kilómetros en La Isabelica y Los Samanes, junto con su esposa Carolina, y cientos de otros bebedores de caña, “bien machos” que se sumaron en el trayecto.

"Cuenten conmigo, que aquí rescataremos al hombre con tabaco en la vejiga", prometió a jóvenes sin cupos en universidades públicas y a desempleados. "Un acuerdo Gobierno empresas generará empleos”, gritó con su horrible tufo en la boca.

A su lado estaban, además de dirigentes de AD, Bandera Roja y Panas con Pablo.

Bobolongo para tratar de decir que los chavistas también empinan el codo agregó: “Gustavo Pacheco, un chavista pasado de copas, pedía a gritos que lo dejaran preguntar: "¿Y para qué quiere ser Presidente?". Pérez respondió: "Porque soy la esperanza de los pobres, de los indigentes", concluyó Pablo Pea.

 jsantroz@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3239 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a133497.htmlCd0NV CAC = Y co = US