Politiporrazos

Promesas, desmemoria y ¡¡¡Salud!!!!

Hay un torneo de promesas de la oposición al estilo de la Venezuela mal llamada entonces “representativa y vitrina de la democracia de América Latina”, no comprenden que no es tiempo de campañas con cancioncitas y piticos para elecciones, con las cuasles nos engañaron desde 1958 arribando al poder robando votos y legalizando el sufragio de personas muertas, hasta 1998 cuando el pueblo les dijo basta. Intentan mentir de nuevo y por estos días hemos visto, oído y leído sus proposiciones, aunque en honor a la verdad no tienen programa ni argumentos convincentes, desfavorecidos además por el clima político internacional. Es un desaguisado opositor proponer regresarnos a la era que felizmente superamos, empeñándose en alabar a EE UU, país depredador internacional fracasado en política y economía, que impone su “democracia” a bombazos como en otros siglos los colonialistas dominaron a cañonazos. Uno de quienes intentan cautivar votos en medio de ese arroz con mango de candidaturitis oposicionista, habla sandeces sobrio o ebrio imitando a Jaime Lusinchi en su devoción al Dios Baco…, su actitud justifica por qué el colectivo de su tierra natal conociéndole el carácter y comportamiento, le endilgó el sobrenombre de “cochino curdo”. Ultra promocionado por la ultraderecha irresponsable enchufada en la oposición mediática, también favorecen a otro bochornoso personaje, niño bien y tan refinado que pese a ser cuarentón sigue soltero, según algunos es aficionado a ciertos vicios imposibilitado de deslatrarse de su pasado nazi-fascista, porque en su juventud militó en Tradición, Familia y Propiedad, una organización que secuestraba jovencitos para adoctrinarlos en la conocida y fue penada por la Ley. Ambos aspirantes son “la misma miasma” como afirma el revolucionario humorista Joselo y basta oírles las barrabasadas para darse cuenta, particularmente una afirmación bárbara que no tiene desperdicio, hablan de no regalar el petróleo porque con el dinero invertido en convenios entre Venezuela y países que ayudan a nuestro desarrollo: agrícola, pecuario, viviendas, educación y salud, según su demagogia crearían –supuestamente- 8 millones de puestos de trabajo. Olvidan los premajunches que en sus gobiernos regalaron el petróleo a compañías extranjeras que no pagaban ni impuesto sobre la renta, cumpliendo órdenes de administraciones gubernamentales lacayas incondicionales a Washington y las transnacionales, durante gobiernos que al culminar declaraban la nación quebrada cada cinco años y al salir un Presidente adeco y entrar un copeyano, o viceversa, confesaban recibir un país hipotecado o en la carraplana. Sus mentalidades retrógradas no logran convencer la Venezuela actual, ni entienden que el colectivo se acostumbró y sigue prefiriendo el socialismo redistributivo, afianzando la soberanía patria a fin de no volver a entregarla a designios pitiyanquis, por hipocritócratas pseudo dirigentes ebrios y provocadores, antibolivarianos, pro dólar, pro euros, pro yenes o de las cuatro lochas que les ofrezcan. Enemigos de la grandeza del país, NO VOLVERAN.

luissanchezibarra@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 956 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Sánchez Ibarra

Luis Sánchez Ibarra

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a133052.htmlCd0NV CAC = Y co = US