Referente a la disculpa de Alejandro Álvarez Osuna al arq. Raúl Grioni

Referente a la disculpa de Alejandro Álvarez Osuna al arq. Raúl Grioni

El pasado 5 de octubre al revisar este sitio web me encontré con el artículo del sr. Alejandro Álvarez Osuna "Ideología y Socialismo del Siglo XXI: De la doctrina y su administración concreta ¿Socialismo del Subdesarrollo?" en el cual el autor, de la manera más irresponsable y ligera ensucia la respetabilidad de mi esposo el arq. Raúl Grioni, actual Presidente del Instituto de Patrimonio Cultural, un hombre decente, trabajador y revolucionario, una persona respetable y respetada, aduciendo un supuesto enriquecimiento súbito en conivencia del también arq. Francisco Sesto Novás, Ministro de Estado para la Transformación Revolucionaria de la Gran Caracas. Copio lo que se afirma en el artículo de marras : ......"La explotación del trabajador es así una mistificante relación de reproducción del viejo modelo de inseguridad laboral, la moderna esclavitud, donde los contratistas se hacen millonarios súbitamente, ver caso de Raúl Grioni, arquitecto a la orden de Farruco Sesto, y mientras los trabajadores ahora sin contratos laborales sin una ¿ley orgánica laboral devenida de la ¿doctrina socialista?".........

El artículo fue retidaro por los compañeros de Aporrea, el mismo día de su publicación, después de haber sido leído 137 veces, sin que ni mi esposo ni yo lo hayamos pedido, ni hecho presiones para que eso sucediera, aún cuando sí les llamamos la atención sobre el hecho en sí.

En demasiadas ocasiones he presenciado cómo, sin el mínimo escrúpulo personas quienes se califican a si mismas de revolucionarias se permiten ensuciar la reputación de funcionarios públicos, o personas comunes y corrientes, seres humanos de carne y huesos, con sentimientos y familias, haciendo aseveraciones infundadas sobre supuestos actos de corrupción, sin presentar prueba alguna de lo que se afirma.

En estas oportunidades uno se dice a simismo que esto es el precio que hay que pagar "por el destape democrático" de un pueblo, largamente reprimido, al cual por fin se le ha dado un megáfono para decir lo que piensa, y eso es aceptable hasta un cierto punto. Pero por otro lado creo que depués de más de 10 años que gozamos de la más amplia libertad de expresión ha llegado el momento de que estas "voces populares" lleguen ya a una etapa de madurez y que se hagan responsables por lo que expresen.

A mi esposo y a mi, nos extrañó sobremanera que alguien a quien conocemos desde hace muchos años en ocasión de una actividad con la comunidad de Manicomio, La Pastora, haya escrito algo que raya en lo absurdo, porque suponíamos que él sabe quienes somos, de nuestra trayectoria de compromiso despojado de intereses malsanos. Por otro lado lo que señala no tiene asidero alguno por cuanto mi esposo no es ni ha sido jamás contratista de Farruco, ni nada parecido. O sea, que además de enlodar a mi esposo, lo hace con Farruco a quien conocemos y de quien tenemos la certeza que es una persona de bien, incapaz de nada que pueda entenderse como algo reñido con la buena fe, la honestidad y el compromiso con la Revolución.

La "acusación" de marras, que nos causó cierta hilaridad y descuido, puso también en nuestra preocupación el asunto de las denuncias y descalificaciones que ruedan y ruedan por todas partes señalando a funcionarios del gobierno y a ciudadanos comunes como una pandilla de tránsfugas que no hace otra cosa que robar y robar. Según eso no hay gobierno revolucionario sino una cuerda de malandros que hacen a su antojo lo que quieren...

Está llegando el tiempo de decir BASTA: o que aparezcan pruebas reales y concretas o que los acusadores asuman consecuencias. Diosdado Cabello, según el cuento, tiene algo así como cinco mil propiedades, pero nadie sabe donde están ni cuales son. Estamos ayudando a sembrar dudas y confusión para alegría de escuálidos de todos los pelajes. Flaco favor se hace a la Revolución Bolivariana, que ha hecho por el pueblo lo ningún otro y esa es nuestra razón fundamental de lucha...

Por eso, pedimos esclarecimiento al sr. Alejandro Álvarez Osuna, quien, en una actitud que lo valora como hombre de bien, escribió la aclaratoria pública que nos satisfacen y agradecemos.

Pero confiamos que también sirva a muchos otros que continuamente enlodan sin pruebas a funcionarios e individuos de la Revolución a que denuncien, que denuncien fuerte y contundentemente, pero con las pruebas en la mano. Esto también serviría grandemente al proceso de construcción de un país sano. La acusadera generalizada mezcla la denuncia que merece atención con un montón de otras que no lo son. El pillo, que sí lo hay, queda así sumergido en un mar de confusión donde no se sabe nada con certeza...

Donatella Iacobelli



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2623 veces.



Donatella Iacobelli

Directora de la revista cultural ENcontrARTE.

 radona17@gmail.com

Visite el perfil de Donatella Iacobelli para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: