Chávez: “Si amamos al prójimo como a sí mismo” no debe haber cabida para odios

Chávez, no estoy de acuerdo contigo en cuanto a expresar, sin sentirlo desde dentro, que hay que amar al prójimo como a si mismo… Esto, es, a raíz de la reunión que ayer domingo se hizo mediante ceremonia ecuménica de sanación y acción de gracia que se desarrolló en el Balcón del Pueblo del Palacio de Miraflores, con representantes de 50 iglesias del país.

Mire, camarada presidente, digo que no estoy de acuerdo con usted porque para que ese mandamiento tenga la fuerza y el poder que ello lleva consigo, hay que poner en práctica el amor al prójimo, sin ánimos de que haya en ese pronunciamiento ninguna traza de odio; porque una cosa es rechazar los desmanes antipatrióticos de la oposición y otra es condenarlos diciéndoles que a ellos solo los mueve el odio. ¿De qué odio hablamos? ¿Es acaso practicar nuestro odio reflejado en ellos?

Las enfermedades en el hombre surgen cuando se desarmoniza o se desequilibra la tríada de pensamiento, palabra y acción (cuerpo físico y cuerpo espiritual). De modo que hay que tratar de mantener y manejar con sumo cuidado las expresiones que se dicen contra el prójimo o adversario político, por cuanto de esa postura política dependerá que se mantenga en perfecta armonización y equilibrio el buen estado y salud de la mente, cuerpo y espíritu.

Mucho cuidado con el manejo de la palabra odio, compatriota camarada, porque por oposición es la antítesis de la palabra AMOR. Ya que Dios, que es la génesis del AMOR, solo ve al UNO representado en los muchos. Sean estos buenos, regulares o malos. O, sean estos, de la derecha MUD (AD, UNT, Copey, PJ, Causa R, PPT, Podemos…) o sean estos de la izquierda Polo Patriótico (PSUV, Comunistas, Confederaciones Sociales, etc.). Ante Él, todos somos iguales.

Camarada Chávez, desde mi modesta posición revolucionaria le aconsejo que no deba usted llegar al extremo de decir que los opositores cobijan o se mueven en un mar de odio contra las instituciones públicas, contra las fuerzas armadas y contra el pueblo, ¡NO! Porque si dice eso se está diciendo a sí mismo que usted también se odia. Es decir, se contradice al decir que hay que amar al prójimo como a si mismo… Es como decir que lo bueno que piensa la cabeza, lo echan a perder los pies… No hay verdadera cabida para ese poderoso mandamiento de Dios.

A esos lastres de la contra-historia, recogidos en la MUD, se les puede decir, por ejemplo, lo que usted acaba de decir en el Balcón del pueblo ayer domingo: que son ellos “la contrapatria”. O, tal vez decirles cuando usted se refiera a ellos…, que son la negación del presente social, o que son advenedizos adversarios pro-imperiales, o que son lacayos antinacionales, vende patria; o personajes siniestros de oscura conciencia y de poca fe por el prójimo de a pie. Mas, no referirse a ellos como el espejo del odio que nosotros quizás llevamos consigo…

Las palabras, camarada presidente, hay que medirlas y saberlas decir en su momento y justa dimensión, ya que si ellas no son dichas en el debido contexto, esa parte sutil se fijara en el subconsciente, y cual mantra, en vez de actuar positivamente actuarán cual búmeran negativamente, en contra del líder y del proceso. De antemano sabemos que ellos son una casta de sumisos “contrapatria”, que se mutaron en el tiempo y se enquistaron en el poder por mucho más de 200 años. Cada cual tiene que responsabilizarse por sus actos. Allá ellos y su rendición de cuentas ante la historia… ¡Al tiempo lo que es del tiempo!

P.D.: La sustitución de la palabra “muerte” que recientemente fue reemplazada por “vivir viviendo”, fue una acertada decisión de usted, camarada Chávez. Por cuanto la repetición de ese reiterado mantra de “muerte” era perjudicial, maligna y negadora de la vida, en cuanto al estado y salud de mente, cuerpo y espíritu.

joseagaporam@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1224 veces.



José Agapito Ramírez


Visite el perfil de José Agapito Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: