Estamos criando vagos

Para Thomas Kuhn, científico y hermeneuta, una paradigma es más un paradigma mientras más inconsciente es. En estos tiempos interesantes, donde en nuestro país se procura tomar el acto creativo y liberador como punta de lanza para originar el Hombre Nuevo, revolucionario y humanista y por tanto consciente e informado sobre lo que lo rodea y sobre sí mismo, considero importante transcribir para su provecho un artículo completo de un colega argentino, que amablemente me ha permitido y yo diría hasta solicitado su divulgación. Es imposible llegar a los cometidos nombrados sin hacer conciencia nosotros, los padres, de que muchas veces lo inconsciente del paradigma capitalista no lo hace “captable” en toda su plenitud y puede llevarnos a remar en un mismo bote en dos direcciones distintas, que cual juego obsesivo, deberemos evitar para llegar a la orilla revolucionaria que nos hemos propuesto. Lo que abajo sigue no lo hemos vivido ni lo repetimos todos, pero lo hacemos demasiado, cosa que nos consta por ser parte de nuestro trabajo psiquiátrico y psicoanalítico. Para revertir un paradigma hay que tener plena conciencia de él. 

 
 
Hay que llamarlos varias veces en la mañana para llevarlos a la escuela. Se levantan irritados pues se acuestan muy tarde hablando por teléfono o conectados a la Internet. 
 
No se ocupan de que su ropa esté limpia y mucho menos ponen un dedo en nada que tenga que ver con 'arreglar algo en el hogar'. Ni siquiera lavar el plato en que comen. 
 
Idolatran a sus amigos y viven poniéndoles 'defectos' a sus padres, a los cuales acusan a diario de que 'están pasaos'. 
 
No hay quien les hable de ideologías, de moral y de buenas costumbres, pues consideran que ya lo saben todo. 
 
Hay que darles su 'semana' o mesada de la que se quejan a diario porque 'eso no me alcanza', sin ponerse a pensar de dónde es que sale el dinero. 
 
Si son universitarios siempre inventan unos paseos de fin de semana, que lo menos que uno sospecha es que regresarán con un embarazo o habiendo fumado un pito de marihuana. 
 
Definitivamente estamos rendidos y la tasa de retorno se aleja cada vez más, pues aún el día en que consiguen un trabajo hay que seguir manteniéndoles. 
 
Me refiero a un segmento cada vez mayor de los chicos de capas medias urbanas, que bien pudieran estar entre los 14 y los 24 años y que para aquellos padres que tienen de dos a cuatro hijos, constituyen un verdadero dolor de cabeza. 
 
¿En que estamos fallando? 
Para los nacidos en los cuarenta y cincuenta el orgullo reiterado es que se levantaban de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; que tenían que limpiar la casa; que lustraban sus zapatos; algunos fueron limpiabotas y repartidores de diarios; otros llevábamos al taller de  costura la ropa que elaboraba nuestra madre o teníamos un pequeño salario en la Iglesia en donde ayudábamos a oficiar la Misa cada  madrugada. 
 
Lo que le pasó a nuestra generación es que elaboramos un discurso que no dió resultado: '¡Yo no quiero que mi hijo pase los trabajos que yo pasé!'. 
¿Como por qué?.... ¿Acaso nosotros no aprendimos bastante?.. ¿Acaso no nos formó esa austeridad en que nos levantamos?  

Los niños de ahora nunca conocieron la escasez, se criaron desperdiciando; a los 10 años ya habían ido a Disney World dos veces, cuando nosotros a los 20 no sabíamos lo que era tener un pasaporte. El 'dáme' y el 'cómprame' siempre fué generosamente complacido y ellos se convirtieron en  habitantes de una pensión con todo incluido que luego queríamos que  fuera un hogar. 
 
Al final se marchan al exterior a la conquista de una pareja y vuelven al hogar divorciados, o porque la cosa 'se les aprieta' en su nueva vida. 
 
Los que tienen hijos pequeños, pónganlos los domingos a lavar los carros y a limpiar sus zapatos, limpiar vidrios, cortar césped lavar loza, barrer, arreglar sus cuartos, y si quieren pueden dar un pago simbólico, con eso genera una relación en sus mentes entre trabajo y bienestar. 
 
Las hijas mujeres deben desde temprano aprender a manejar el hogar, para que entiendan la economía doméstica en tiempos que podrían ser más difíciles y porque ellas tienen una conciencia más amplia del orden y la prosperidad del hogar. 
 
La música metálica, los conciertos, la tele, la moda y toda la electrónica de la comunicación han creado un marco de referencia muy diferente al que nos tocó. 
 
Estamos llamados a revisar  los resultados, si fuimos muy permisivos o si sencillamente hemos trabajado tanto, que hemos dejado el cuidado de nuestros hijos  en manos de la empleada doméstica y en un medio ambiente cada vez más deformante. 
 
Ojala que este mensaje llegue a los que tienen 'muchachos chiquitos', pues ya los abuelos pagaron la transición...  

 *Médico Psiquiatra. • Profesor de Psiquiatría y Bioética. • Facultad de Ciencias de la Salud. UASD y UNIBE

BUENOS AIRES, ARGENTINA

José  Daniel González Villalobos

Médico Psiquiatra y Psicoanalista



Esta nota ha sido leída aproximadamente 6983 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a128738.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO