El KKK criollo

De la misma forma como en los días previos al 23 de enero de 2003 corrieron la voz de que las criminales hordas chavistas se proponían asaltar las urbanizaciones caraqueñas, ahora los fascistas tropicales han comenzado una nueva campaña de terror.

Se trata en esta oportunidad de sembrar el pánico en la cabeza hueca de muchos padres venezolanos, suficientemente vacía como para albergar ideas estúpidas, como ésas de que sus hijos van a ser raptados, adoptados, sustraídos o adoctrinados por el Estado comunista que lidera Hugo Chávez. Lo peor no es eso. Lo triste es que aún existen personas que lo creen.

Esta semana el miedo ha cundido en los colegios privados. Las madres se llaman asustadas unas a otras. Profesores que uno imaginaba letrados, se suman al coro de alerta acerca de la amenaza que pende sobre las cabecitas de los niños venezolanos: todos serán vestidos de rojo y puestos a la orden del estalinismo nacional. Las otrora asambleas de vecinos constituidas en 2003 contra la invasión del lumpen chavista, se han convertido ahora en "sociedad de padres y representantes aterrados". La locura no para.

Esa es la nueva consigna: Chávez es comunista y los comunistas se comen a los niños; se apoderan de ellos y les lavan el cerebro. Otra vez desempolvaron el viejo eslogan de "con mis hijos no te metas". ¿De dónde sacaron semejante especie? El Presidente habló de socialismo del nuevo milenio y las cacatúas altamiranas apelaron enseguida a su cartapacio macartista, para llenar de terror las aulas de clase.

De Washington están saliendo en vivo y en directo las instrucciones para la oposición, con múltiples voceros por lo demás, cada uno más ignorante de nuestra realidad que el otro. Ellos son quienes entregan los desgastados libretos.

Con ese discursito anticuado de que las ideologías que hablen de igualdad social son una amenaza para la propiedad privada y el bienestar individual (que es realmente lo único que verdaderamente les importa, no el país), creen que se tumban gobiernos. Son un "ku klux klan" criollo, sin capucha pero con el diablo pintado en la frente. Ya sólo por eso, están condenados al aislamiento.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 2914 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas