Heinz Dieterich, el brujo despechado

Yo quería seguir escribiendo sobre el tema de la salud de Chávez y el devenir de nuestra Revolución. Pero se me atravesó Heinz Dieterich.
Para construir el Socialismo hay que consultar a Heinz Dieterich como al oráculo los griegos antes de emprender cualquier aventura.
Este Merlín contemporáneo se vende como creador del Socialismo del Siglo XXI, siendo que en 1997, durante los homenajes al Che, fue convocado en La Habana un encuentro internacional sobre El Socialismo en el Siglo XXI. Conservo los videos y hasta la libretita de notas que nos dieron con el logo del evento.

El SSXXI cobra sentido cuando reflexionamos sobre los errores que llevaron a la caída del experimento soviético, reafirmándonos en la convicción científica de que cada revolución es específica y que la construcción de la nueva sociedad “sin explotación del hombre por el hombre”, no puede ser “ni calco ni copia, sino creación heroica”.

Este Apolo del tercer milenio, actuando como dios de la profecía, ha sentenciado que Chávez, Evo, Correa y hasta Fidel, no construirán el Socialismo del Siglo XXI.

¡Pero, por favor, no le den más salchichas enchiladas a Nostradamus!

El Socialismo en cualquier siglo siempre será una construcción colectiva, nunca dependerá de la presencia efímera de una persona en particular. Dar ese determinismo a unos líderes es acientífico, y es la prueba más contundente de que el señor Dieterich no tiene ni idea de qué es el Socialismo.
Su narcisismo intelectual queda tácito en la anécdota que él mismo relata sobre las fórmulas que le presentó al presidente de Ecuador, Rafael Correa, el cual, por no haberlas asumido, ahora no logrará construir el SSXXI.

Es que todo el que desoye las premoniciones del mago Heinz va al fracaso.

Incluso Fidel, quien en una cátedra de sinceridad autocrítica confesó el error de haber creído que alguien sabía cómo se construye el socialismo, fue víctima de los latigazos del sociólogo alemán. No me quiero imaginar la suerte de los discos de Silvio Rodríguez que habrá tenido alguna vez Dieterich, cuando escuchó aquella sabia canción que dice “nadie sabe qué cosa es el comunismo”.

Y el pobre Fidel respondiendo con aquella transparencia casi cándida a la sagaz periodista que el SSXXI “es el comunismo”.

Heinz bendice a quien acepte lo que predice, pero maldice al que ignore lo que él predice. Trabalenguas misteriosos del siglo veintiuno.

Tal vez el sabio Dieterich, viva la infelicidad de Fausto y termine su amargo camino de ególatra erudición, vendiéndole el alma a Mefistófeles. Ya le publican en páginas derechistas.

Ojalá tenga tiempo de regresar a su Alemania natal para poner en práctica sus mágicas teorías, y concluir así la revolución que dejaron inconclusa Liebknecht y Rosa Luxemburgo.
 

Constituyente de 1999
caciquenigale@yahoo.es



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2267 veces.



Yldefonso Finol (*)

Economista. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente. Cronista de Maracaibo

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: