Libertad de pensamiento

En la celebración del Bicentenario del la Declaración de Independencia, que en estos días se realiza en nuestro país, con numerosos actos conmemorativos, es muy importante recordar un derecho fundamental de la “Declaración del los derechos del hombre y del ciudadano”, que sirvió de inspiración a los revolucionarios del 5 de julio de 1811: La Libertad de Pensamiento.

 Durante 200 años, la “libertad de pensamiento”, ha figurado como simple y sutil enunciado en las constituciones habidas; pero, ningún gobierno en estos 200 años ni el actual, han llevado a la práctica o han tratado de sacar de la sutileza ese enunciado constitucional, fundamental de los derechos del hombre y del ciudadano. Todo lo contrario, día a día se perfeccionan los mecanismos que adversan la “libertad de pensamiento”.

 Con motivo del Bicentenario de nuestra Independencia, es oportuno recordar conceptos que dieron origen a la declaración de la “libertad de pensamiento:

“La Humanidad ha nacido libre.

“La naturaleza no ha creado ni valores ni religiones ni iglesias ni la censura ni la propiedad.

“La Humanidad se ha hecho a si misma saliendo de la prehistoria en una larga lucha contra las terribles dificultades de un mundo que ni conocía ni entendía. Escapando de forma gradual a las limitaciones y a los obstáculos - incluidos los obstáculos y las limitaciones creados por la propia humanidad - ha ido consiguiendo, por sí misma, hacer valer sus derechos.

“Los derechos de la Humanidad no se fundamentan ni son parte de otros supuestos "derechos" de origen desconocido. Existen porque la Humanidad existe. Los Derechos de la Humanidad son "verdades evidentes por sí mismas"

“El primero de estos derechos, la primera de estas libertades es el derecho a pensar libremente.

“La libertad primera y fundamental es la Libertad de Conciencia.

“De hecho, la Humanidad existía antes que las iglesias. Y así, en efecto, por encima de las Iglesias, está la Humanidad.

“Los dioses, las iglesias, las supersticiones, los dogmas son creaciones humanas y nada más.”

¿A que libertad y a que independencia se refiere el discurso conmemorativo del Bicentenario, si la conciencia permanece atada a esas creaciones humanas que constituyen la ideología “de la explotación del hombre por el hombre”, “del hombre lobo del hombre”, sembradas en la mente desde la más tierna infancia, como “perro guardián” que ha de ladrarle toda su vida y cada vez que intente tener “libertad de pensamiento”, “libertad de conciencia?

Valga esta breve reflexión para revisar el discurso de libertad e independencia del cual hace gala la Revolución Bolivariana.

Libertad de pensamiento, libertad de conciencia, fundamento de las demás libertades: mente libre, mente sana.

leonmoraria@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2097 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor