¡Quienes tengan Euros, que salga de ellos!

Algo comienza a podrirse en Europa. La crisis económico-sistémica mundial del capitalismo muy pronto va a producir otra gran victima. No hablaremos aquí de los conatos de rebeliones revolucionarias que se experimentan en la periferia capitalista (Túnez, Egipto, Grecia e incluida España con sus “indignados”) que bien algunas de ellas podrían transformarse en verdaderas revoluciones anticapitalistas, sino de algo no menos significativo pero de mucha importancia para el centro capitalista mundial: la zona Euro.

Tal como lo aseveraron los investigadores del infame Club Bilderberg, y otros muchos: el Euro se convirtió, así como el dólar, en la moneda común indispensable para acabar con el resto de las monedas locales de la vieja Europa y allanar los caminos al gobierno mundial (el poder político oculto tras las transnacionales) que sometería a los pueblos de la región y del mundo.

El plan de construcción imperial en Europa no ha sido fácil, menos posible. Las asimetrías locales y la crisis económica mundial del sistema llego para arrebatarle a los también “think tank” del sistema sus planes hegemónicos que desde Europa contribuirían a la construcción imperial. El dólar no tiene valor ni sustento real desde 1971 cuando la administración Nixon rompió con las reglas establecidas en los acuerdos Bretón Woods (1944), y el Euro no logra mantenerse en pié. Esta afirmación no ha sido sólo producto de las especulaciones de una “izquierda trasnochada” (–como nos tilda la derecha para desprestigiarnos-); no fueron sólo los intelectuales Samir Amin, Atilio Borón y Claudio Katz quienes han augurado el fin del Euro, sino incluso la misma derecha, o mejor dicho, los apologistas del sistema capitalista quienes comienzan a aceptar sus propios fracasos.      

En un artículo del reconocido medio transnacional de difusión BBC, del día 5 de julio de 2011, se resalta lo siguiente: “Este martes, sir Martin Jacomb, ex director del Banco Central de Inglaterra, puso el dedo nuevamente en la llaga en un artículo en el Financial Times en el que señala que el euro no tiene mucho futuro (...) Señaló que “la actual política de la Unión Europea está guiada por el imperativo de salvar al euro, pero no dará resultado (…) Esta política está firmemente afincada ya que el foco de las autoridades europeas es preservar la moneda única y evitar una crisis del sistema bancario, pero desafortunadamente (los rescates financieros) no serán suficientes". Agregó que Grecia no puede salir de esta crisis, porque su adopción del Euro mina su competitividad, "eso seguirá así mientras el Euro continúe siendo su moneda". Por eso, según Jacomb, "desmantelar el euro es la mejor de las opciones".

Es sabido que el Estado venezolano conserva buena parte de sus reservas internacionales en esa moneda. Muy bien nuestros ministros y economistas asesores podrían ir pensando qué hacer con ellas, o por cual otra, o otras, sustituirla. Así ¡Quienes tengan Euros, que salgan de ellos!

basemtch@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2856 veces.



Basem Tajeldine

Marxista. Investigador de temas geopolíticos internacionales en el Centro de Saberes Africanos. Moderador del programa VOCES CONTRA EL IMPERIO, RadiodelSur y RNV.

 basemtch@gmail.com      @BasemTajeldine

Visite el perfil de Basem Tajeldine para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: