Sindéresis

Su arrojo conmocionó al mundo

Desde esa misma noche toda la plataforma comunicacional cibernética del mundo, se abocó a la presentación de la alocución del presidente y sus variadas interpretaciones. Allí, desde La Habana, estaba solemnísimo el Presidente de Venezuela. Allí estaba con su verdad, con sus dolores y con su conciencia. Su voz elocuente y sonora de siempre estuvo esta vez con ligeros signos de dificultad. A lo mejor mas por la manifestación de sus emociones contenidas, que por sus dolencias sobrellevadas. Eso si, el torrente de su voz penetraba suave, pero airoso, los oídos de la conciencia del mundo mas humilde. Nunca alguna serenidad de estadista alguno, se hizo mas sublime, Graficaba casi como singular maestro de escuela, el estado de su salud y de su conciencia. Y graficaba también, como mensaje categórico al mundo, la imperecedera esperanza de los pueblos oprimidos de la humanidad. Porque Chávez esa noche, abogaba mas por la salud de su pueblo que por la propia de él quebrantada. Fue un llamado a la unidad para la organización y el encuentro por el socialismo. Fue un llamado también a situarse en una posteridad con las alas del socialismo al viento. Fue un llamado al desprendimiento hasta de la propia vida, que él sin inmutarse esta dispuesto a entregar, para que reine la justicia. En fin fue un llamado al trabajo por el orden de la igualdad aunque en ello se vaya la vida física. Fue una entrega de todo donde la vida, vale muy poco. Por eso desde esa misma noche, se colmaron las plazas de los pueblos, las calles de gente humilde y las iglesias de creyentes, en un reguero de anhelos y oraciones confundidas en el amor por el líder. Era Chávez en la máxima expresión de un revolucionario convencido. Y ese jueves, último día del glorioso Junio venezolano, la voz del líder de los pueblos oprimidos del mundo, con un esfuerzo infinito, inundaba en lágrimas de amor, el rostro impávido de una Venezuela conmocionada. Dígase entonces, qué disertación mas extraordinaria, que aquella donde se es capaz de zarandear la fibra mas sensible del ser humano. Porque toda lagrima que con su arrojo, propició el presidente Chávez esa noche, estará convertida en transparente cascada, para iluminar el camino que conlleva a la redención definitiva de los pueblos oprimidos.


n_lacruz@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1950 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: