Samán en la sopa del cogollo PSUVeco

Quisieran los farsantes de la Revolución, quisieran quienes prefieren a escuálidos en la administración pública, quisieran quienes destruyen día a día la credibilidad y la salud de Hugo, quisieran tener a Samán de sopita; pisotearlo como a Luis Tascón, segregarlo como a Lina…, pero no pueden.

Quieren ignorarlo apostando al olvido, quieren por la vía de facto inhabilitarlo, quieren con un dedo tapar el sol de su liderazgo, quieren hasta que se escoñete en su moto, quieren verlo renunciar o en cualquier caso renegado. “¡Coño! ¿Será que lo tienen cruzado?”. Se preguntó cierta vez, un canancito desgraciado. Un canancito vendría a ser como un nieto de Elías.

Porque no pueden lo que lleven de rojo se chorea y la risa promesera se les vuelve una mueca, una inevitable arrechera cuando en la calle, en los foros, en las asambleas y en cada rincón de Venezuela, la gente pregunta, la gente los interpela: “¿Dónde está Samán?, ¡Queremos que Samán vuelva!”

Y es allí, frente a frente, cara a cara, mirada a mirada donde no sirve llamarlo Radical; donde ser Radical significa servir y educar con el ejemplo, donde ser Radical es demostrar que se cree en lo que dice Hugo consumirse, en el buen vivir socialista y no en uno adeco, en un perfumar la mierda, en el “poco a poco” del traidor retroceso, en las “graves verdades” que el Jefe se reserva.

No necesito un cargo público para servir a la Revolución y a mi pueblo”. Samán ha hecho de esa expresión una vivencia sin descanso, ha proseguido su militancia de siempre, anterior al agradecido surgimiento de Hugo. Por eso el cogollo del PSUV quiere provocarlo, desviarlo de su constante y perseverante trabajo. Por eso, voluntario o designado, ha salido Carlos Escarrá a llover sobre mojado: “Radical Eduardo Samán”. Sí, el otrora adulador, el que al pronunciar Samán parecía decir: “hermano”.

En el Semanario La Razón, de fecha 19 de Junio de 2011, última página, Carlos Escarrá, además de referirse a Samán, se dirige también a Vladimir Acosta, Heinz Dieterich y Douglas Bravo; allí habla de los “tiempos históricos” y se permite, no sin antes advertir que también es politólogo, hacer críticas desde la perspectiva del cogollo, es decir (¡Oh fastidio!): “no están dadas las condiciones”. Vladimir, según Escarrá, es “débil en su propia ciencia”, “está confundiendo los tiempos históricos”, “de repente se encuentra con una serie de valores importantes pero se desespera”; “aclara”, además: “nadie dijo que esta sería una revolución violenta, que de un día para otro establecería la sociedad perfecta, este es un proceso de pasos y etapas, y en eso estamos”. Pero hay dos preguntas del entrevistador donde su sapiencia es más aguda. Ante la pregunta de por qué los organismos de seguridad no atacan duramente la corrupción, el politólogo responde: “No lo sé, no puedo responder lo que desconozco…”: otra pregunta, acerca del caso Joaquín Pérez Becerra, y de nuevo su parecer encandila: “El Ministerio de Interior y Justicia cometió un error en el comunicado que emitió, condenando a esa persona… Pero ojo, fue un error de la burocracia no de la decisión política, son dos cosas muy distintas”. ¡No mejora nada el enfermo! En cualquier caso, aquí el asunto no es Vladimir, ni Dieterich, ni Douglas; el asunto es preguntarse en cuál escenario le sigue pareciendo a Escarrá que Samán sea un militante radical, si tiene ya más de un año fuera del Gobierno.

Llamar a Eduardo Samán radical tiene toda la intención de un estigma, un mensaje por si lo considera útil para algo el convaleciente allá en la isla. Quizás, y no sé si hasta allá lleguen sus “estrategias”, cuando le digan: “El proceso está seriamente comprometido…, anuncie cambios…” ¿O seguirá viendo sombras en los Radicales?

¡Déjalos Samán! Hay que prepararse y seguir con el trabajo sostenido, hay cuadros dispuestos para disolver tan pendejas provocaciones y el culto que semejante caballero se hace a sí mismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2633 veces.



Antonio Rodríguez


Visite el perfil de Antonio J. Rodríguez L. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio J. Rodríguez L.

Antonio J. Rodríguez L.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a125875.htmlCd0NV CAC = Y co = US