Se va la dictadura

Con el tiempo, determinado por ella misma, llegó a mi casa la carta donde mi suegra pedía permiso para ausentarse del país por tres meses. Una vez que recibimos la carta, mi esposa y mis dos hijos: Alekos y Oriana, votamos a favor de ese viaje, Y mañana sábado 18 de junio, sale rumbo a Marina de Camerota, allá, en el sur de Italia.

Antes de irse pidió hablar conmigo e igualmente les solicitó a su hija y a mis hijos que estuvieran presentes en el hemiciclo, es decir, en la Asamblea. Allí, en la sesión, tomó la palabra, como siempre, y me dijo: “Quiero que tengas muy presente que desde mi adorado pueblo te estaré gobernando. Así que presta atención a las normas que te voy a imponer”

Dijo que no abusara de la libertad de expresión que me estaba dando y que hiciera todo lo posible por no continuar violando los derechos humanos de su hija y de sus nietos. Después de muchas normas y decretos dictados por ella y firmados por ella misma allí en la sesión, terminó diciendo: “Comuníquese y publíquese”. Y así lo hicimos, por toda la casa pegamos las normas dictadas por la máxima autoridad.

En la tarde llegó a mi casa el Comité de Italianas en contra de la dictadura chavista que vive el país, y comenzaron a organizarse para hacer la despedida de la máxima dirigente. Propusieron llevar pancartas que dijeran: “Se va nuestra líder, pero sigue aquí luchando con nosotros”. “Despedimos a nuestra líder, pero más queremos despedir al dictador”. En fin, hicieron todo tipo de propuestas. Llevar volantes llamando a aplicar el artículo 350 de la constitución. Y eso sí, llevar todos los contactos que tienen en Italia para desde allá tratar de aislar al dictador que nos gobierna en Venezuela.

Una vez aprobada la propuesta de la caravana de despedida de la máxima dirigente del Comité de Italianas en contra de la dictadura chavista que vive el país, se pusieron de pie y cantaron un himno en italiano que no entendí. Después, mi suegra, la señora Franca Cusati, se puso de pie y dijo.”Ustedes, compañeras, quedan a cargo de vigilar a este chavista marginal, es decir, al esposo de mi hija, para que asuma su compromiso con ella y con mis nietos, y cualquier conducta sospechosa, les ruego me lo notifiquen”.

El sábado sale en el avión de las tres de la tarde. Yo la llevaré a las cinco de la mañana. Ya estoy respirando libertad.

robertomalaver@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3112 veces.



Roberto Malaver

Periodista y escritor. Niega ser humorista, a pesar de algunas evidencias que indican lo contrario. Co-moderador del popular programa "Los Robertos", al cual insisten en llamar "Como Ustedes Pueden Ver". Co-editor del suplemento comico-politico "El Especulador Precóz". "Co-algo" de muchos otros proyectos porque le gusta jugar en equipo.

 robertomalaver@gmail.com      @robertomalaver

Visite el perfil de Roberto Malaver para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: