¡Bingo!

Sí, como lo reseñó Ultimas Noticias después de su captura, Carlos Ortega se gastaba unos cuantos millones de bolívares semanales en el juego, razón tiene el vicepresidente Rangel en alertar los norteamericanos sobre el uso que la oposición venezolana podría estar dando a ese dinerito de ayuda que está recibiendo de allá.

A la dirigencia de la CTV le debería preocupar algo más que los derechos humanos del señor Ortega, más que respetados por cierto en este nuevo trato delicado que se les da a los presos aquí en Venezuela.

Diferencia de lo que sucede en las cárceles de Guantánamo, de Irak o en las mismas celdas gringas donde se confina a los hombres en celdas de dos por dos, con un bombillo prendido sobre sus cabezas todo el día, aquí, si es que acaso se llega a encarcelar a alguien, ahora ni siquiera se le esposa. A la CTV le debería preocupar más bien cómo explicarle a sus agremiados eso de que su máximo dirigente, prófugo, dispendiaba tal cantidad de recursos, quién sabe provenientes de dónde, mientras ese mismo dirigente llevó a la miseria a muchos venezolanos después del paro de diciembre 2002.

Por eso es que los gringos están enloquecidos y ya no hallan cómo ni con quién mandarnos mensajes de advertencia.

Los emisarios locales les han fallado en todos los frentes.

Hasta en la clandestinidad cometen patéticos errores. Eso explica que si bien hace dos años se hicieron los desentendidos con el golpe y todo el montón de complicidades en que están implicados, los norteamericanos han tomado la oposición en sus manos y ahora la dirigen ellos mismos. Nada de delegarla en estos incapaces de torpeza mayúscula.

Ya no saldrán los tanques de Fuerte Tiuna ni los laboratorios de guerra mediática estarán instalados en las televisoras nacionales. Nada de eso. Estos no sirven. Ahora vendrán los propios portaviones gringos que traigan gente a encabezar las marchas contra Miraflores; los medios para las campañas serán la Fox y CNN; los dirigentes se apellidan Rice, Zoellick, Goss, Noriega y Rumsfeld; y el nuevo partido opositor se llama “Primero Norteamérica”.

Finalmente, el juego se va abriendo y los cartones están sobre la mesa. Ya veremos cuál es el próximo número.

Periodista / MSc. en Ciencia Política





Esta nota ha sido leída aproximadamente 3062 veces.



Mariadela Linares*


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor


Notas relacionadas