El futuro de SAMHOI

He afirmado que tiene que ser factible unir a la inmensa mayoría de los venezolanos en la edificación de un país que alcance, sustentablemente, prosperidad, justicia, seguridad, libertad y el mejor gobierno posible.

Quedarían fuera de esta unión quienes para vivir requieren que otros no vivan, una proporción si acaso del 3% de la población: 900 mil habitantes, a quienes no podríamos considerar verdaderos venezolanos. Para llegar a esta situación habría que convencer a muchos nacionales, quienes viven engañados tristemente por ese 3%, que dispone de medios para hacerlo.

Si hipotéticamente en Venezuela esto es posible, en la UCV también debería serlo, por lo menos en ciertos programas ligados a la institución.

Me referiré a SAMHOI, el seguro médico de los profesores, programa auto administrado con más de 25 años de vida exitosa, a pesar de las dificultades universitarias ocurridas en ese mismo período. No debería existir ningún profesor a tiempo completo o dedicación exclusiva, que conspire contra un programa del cual depende su atención médica hospitalaria y la de sus familiares cercanos. Tendría que ser un loco, un engañado o alguien que vive del sufrimiento del resto de su comunidad, como ese 3% del país señalado con anterioridad. Hasta ahora, todas las administraciones del Instituto de Previsión de los Profesores-UCV, desde que existe el programa, lo han administrado con la mejor intención posible. Podemos no coincidir con todo lo hecho, y debemos señalarlo, pero no podemos tomar a SAMHOI como arma política de lucha.

Entiendo que haya gente que quiera asumir la administración del IPP-UCV, por razones loables o deleznables, pero atacar a SAMHOI con calumnias claras y jugar a su desaparición, no sólo es inentendible sino perverso y debe ser enfrentado por la mayoría profesoral consciente, juiciosa y previsiva, que conoce lo que significa en Venezuela perder un seguro HCM como SAMHOI. Así como no podemos estar de acuerdo con quienes para derrocar al Gobierno no les importa terminar de hundir a la patria, tampoco podemos aceptar a quienes quieren destruir al IPP-UCV y al organismo gremial, simplemente porque quienes los dirigen no son de su agrado, porque quieren dirigirlo o porque quieren utilizar sus recursos, que son de los profesores, en negociados de distinto tipo.

Las autoridades ucevistas deberían proteger a SAMHOI, pues ellas son y serán siempre profesores; no pueden escudar incumplimientos creando dudas sobre las rendiciones de cuentas, que sé se entregan oportunamente. Recuerden cuando el Gobierno les pide sus rendiciones y contestan que siempre las envían. Los ministros del sector, generalmente profesores universitarios, deberían privilegiar a los IPP y organismos similares, no sólo por sus importantes funciones sino por ser casi las únicas empresas universitarias con más de medio siglo de vida exitosa.

http://www.elsoldemargarita.com.ve/Contenido.aspx?OpcionId=5&Seccion=Opini%C3%B3n


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2133 veces.



Luis Fuenmayor Toro


Visite el perfil de Luis Fuenmayor Toro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Fuenmayor Toro

Luis Fuenmayor Toro

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a124351.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO