(Atención Equipos Estadales-Municipales del PSUV)

Elías Santana y Los Conserjes

Definitivamente, el tiempo es una especie de espada de Damocles a la espera que un doble discursero diga algo hoy, que ayer “omitió” para descargar sobre él toda su furia. Pienso que muchos venezolanos recordamos a Elías Santa y a su FACUR. Ese recuerdo debe detenerse en su aparente lucha por la ciudadanía activa que en aquel tiempo (y en este también), solía llamarse “sociedad civil”, como una primera expresión de ese movimiento de exclusión que comenzó a sentirse más intensamente en Venezuela en los dos primeros años del Siglo XXI. El concepto de sociedad civil se le asignó una condición para representar una elite. No importó mucho el origen del concepto, pero servía para marcar frontera entre una clase y otra. Esto respondía y responde bastante a la “filosofía” de Elías Santana.

Cómo ya sabemos, su visión clasista de ciudadanía activa se desmoronó un poco, porque se le abrió la puerta a un proceso de mayor participación popular y eso no va mucho con los exquisitos gustos de Elías Santana. Los Consejos Comunales sonaban a barrio y decidió abandonar un poco FACUR y se inventó un nuevo escenario de lucha que se llama “Mi condominio.com”. Este nuevo escenario de lucha viene en un empaque con un nombre de las nuevas tecnologías de la comunicación, pero conserva el esquema de exclusión que  oculta muy bien, pero con un poquito de sentido común, logra captarse  la trampa ideológica.

“Mi condominio.com”, aborda uno espacio social que va con la posición de clase de Elías Santana. No es que Elías Santana sea un oligarca, pero tiene su posición de clase que sabe esconder muy bien a través de la lucha por la “sociedad civil”. Supone casi correctamente Elías Santana, que los condominios son una forma de organización clásica de las urbanizaciones y conjuntos residenciales y lo transforma en su pateadero laboral. Es decir, Elías Santana sabe de antemano que en los barrios no hay condominios. Sabe que no son espacios para tanta exquisiteces.

El domingo 15/05/2011 escribió un artículo en Últimas Noticias con el título de “Trabajadores Residenciales” y por más que trató de ocultar el objetivo que tenía entre manos, trazó el camino que quería recorrer. Estaba claro que su intención era defender su arepa y en consecuencia, procedió a cuestionar la ley. En primera ocasión, y después de colocar la respectiva  trampa con algunas consideraciones de aparente visto bueno a la ley, va al punto y culmina su primer artículo con dos lamentos, de los cuales se copia uno seguidamente:

“Lamentamos también el marcado sesgo ideológico y confrontador, que lejos de beneficiar perjudica al gremio, pues abre la puerta para que las comunidades [léase condominios] decidan tomar un camino diferente de contratación de un conserje”. Si alguien tiene interés de reconocer los derechos de unos trabajadores que son excesivamente explotados, es confrontador. Por supuesto, que Elías Santana está ejerciendo su función de empleado de los condominios y ofrece una alternativa frente a la Ley: Despídanlos (Subrayado es nuestro)

Como es costumbre ya, los opinadores de la oposición en sus diferentes versiones (ligeras y miserables) califican o descalifican una política o una ley pero no se atreven a colocar una referencia para entender y ver lo malo de la política y sus sesgos ideológicos. Este domingo 22/05/2011, Elías Santana vuelve o insiste sobre el sesgo ideológico de la ley y muestra su interés en descalificarla. En este nuevo artículo, cuyo título es: “No me defienda, compañero”, pude leer lo siguiente:

“Esta expresión popular refleja lo que nos han comentado varias trabajadoras residenciales con respecto a la nueva ley (…) compartimos hoy su opinión (…) Desde el acompañamiento a centenares de conserjes en los últimos diez años (….) Esperaban contar con una ley (….) para su crecimiento personal y su beneficio profesional (…) Vemos avisos de asambleas de condominios, recibimos mensajes y consultas, apreciamos historias que nos comentan conserjes en ejercicio. Una tendencia creciente es la de prescindir del cargo y buscar otras opciones en el marco de la legalidad general” (Subrayado Nuestro)

En otra parte del texto se pregunta: ¿Resuelve el problema el nuevo instrumento y genera oportunidades y estabilidad al gremio?

Lo cierto es que independientemente de los posibles errores y deficiencia que pueda contener la ley, es claro la aparente neutralidad con la cual dice observar el instrumento. No se requiere de muchas neuronas para entender la trampa ideológica que monta. El realmente quiso escribir: “No jodan mucho a mis patrones” y para defenderlos, tuvo que escribir con el título: “No me defienda, compañero”. Confieso que es una manera muy inteligente de mostrar un sesgo ideológico, de clase y ciertamente confrontador, porque Elías Santana expresamente manda la primera asesoría a sus patrones, comunicándole que frente a una ley que reconoce el derecho de los trabajadores residenciales; lo inteligente para los condominios es salir de los conserjes: bótenlos  

En ese aparente acompañamiento a los conserjes durante diez años, está su sesgo ideológico y se mide cómo y de qué manera; Elías Santa defiende a sus patrones, porque es bueno repetirlo, que Elías Santana hoy vive muy honestamente de acompañar a los condominios (con talleres y cursos) y esto ya es tomar partido. Acompaña a los condominios y no a los conserjes y utiliza la ley precisamente para defender a sus patrones. La posición que asume y la trampa ideológica que monta, es parte del servicio de asesoría que presta.

Si la ley es mala para los conserjes: ¿Por qué existe “una tendencia creciente a prescindir del cargo y buscar otras opciones? ¿Quiénes prescinden del cargo? ¿Los Conserjes renuncian? ¿Los condominios los botan? Elías dice: “compartimos hoy su opinión”. ¿Hoy? ¿Y Ayer acaso no compartían una relación laboral bien degradante e inhumana para los conserjes? Dice Elías Santana que los conserjes “esperaban contar con una ley (…) para su crecimiento personal y uno tiene preguntarse: ¿Cuáles condominios han ofrecidos a un conserje opción de crecimiento personal? ¿Cuántos condominios han ofrecidos a los conserjes opción de crecimiento personal? ¿Cómo explicar esto, si a los hijos de los conserjes se les niega el derecho de usar las áreas comunes? Los conserjes, supuestamente comentan cosas, pero el esquema de exclusión está tan marcado en Elías Santana, que no es capaz de decir cuáles son los conserjes.

No dudo que los condominios puedan sacar un gran remitido colocando la opinión de conserjes contra la ley, pero lo real es lo que dice Elías Santana queriendo defender a sus patrones. Lo real es que hay “una tendencia creciente a prescindir de los cargos” y esta tendencia creciente será por algo, que no responde precisamente a un interés por dejar a los conserjes en el abandono. Me pregunto: ¿Será que la ley intenta reconocer un derecho, que no favorece a los patrones de Elías Santana? ¿Será que los condominios no le es muy simpática la idea de reconocer elementales derecho? Ahora mismo puede aparecer un sindicato de conserjes en alianza con un sindicato de condominios. Si eso llega a suceder no debe extrañarnos: ¿cuántas veces hemos visto al dinosaurio de la CTV acompañar a FEDECAMARAS en sus luchas?


evaristomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5734 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a123889.htmlCd0NV CAC = Y co = US